*


Avril Lavigne lidera nuevos shows de la cartelera 2011

Por Biut y Agencias

Llega mitad de año, la bonanza de conciertos se muda al hemisferio norte y la cartelera local frena su vértigo. Pero no del todo: ante la próspera industria de espectáculos del último tiempo, las estrellas internacionales han comenzado a bajar al sur incluso en los meses invernales. La canadiense Avril Lavigne es el caso más claro.

La cantante ya cerró una gira continental que pasará el 22 de julio por el Movistar Arena de Santiago, en su segunda vez en el país, luego de llevar más de 10 mil personas a su debut de 2005, en San Carlos de Apoquindo. Es evidente que un par de detalles han variado en la voz de My happy ending: por esos días aterrizó como una de los productos más rentables y prometedores fabricados por el mercado estadounidense, gracias a una propuesta inquieta que tomaba tanto del punk con frenillos de Blink 182, como del estilo flagelante de Alanis Morissette. El furor en Chile fue total y timbró un suceso indiscutido.

Hoy, con 26 años y un panorama musical que tiene a Lady Gaga como paradigma, Lavigne se ha reciclado como figura con pretensiones más adultas, con una estampa más sofisticada y menos púber, aunque sin olvidar por un sólo momento su pop rock de terminaciones frescas y juveniles. Goodbye lullaby, su cuarto álbum, salió el 8 de marzo y ha recogido críticas dispares, aunque la prensa ha subrayado sus intenciones por mantener un lenguaje propio.

Para ampliar el registro, la intérprete se ha concentrado en los últimos años en su línea de ropa, Abbey Dawn, y en la salida de su perfume, Black star, el mismo nombre del tema que incluye en su último título. Pese a los giros, sigue explotando en vivo los éxitos de sus orígenes, como Complicated, Sk8er boi y Don’t tell me. Las entradas para su visita se pueden comprar en Ticketmaster y tendrán una preventa que va desde este sábado 4 hasta el día 10 (20% de descuento para clientes Entel). La venta general empieza el 11 y los precios van de $ 18 mil (platea alta) a $ 28 mil (cancha).

Una metamorfosis similar es la que trae otro héroe del universo quinceañero que hoy despunta crecimiento: el estadounidense Drake Bell. De amplia fama, gracias a su rol en la serie Drake & Josh, de Nickelodeon, el cantante y actor ha tejido una carrera anclada entre el furor adolescente y las cálidas melodías que intentan llegar a un público transversal. Su debut en Santiago será el 29 de julio, a las 20.30 horas, en el teatro Caupolicán y como parte de un tour que muestra sus tres títulos a la fecha, Telegraph (2005); It’s only time (2006), y el EP Nashville Sessions (2007).

Aunque su discografía parece modesta, su mayor potencial de éxito lo acumuló en la pantalla: se inició como actor de comerciales a los cinco años y debutó como profesional en la cinta The Neon Bible (1995), de Terence Davies. Luego pasó por Jerry Maguire (1996) y por episodios de Seinfeld y Home improvement, además de encarnar la versión infantil de Rob Gordon, el personaje de John Cusack, en la película Alta fidelidad (2000). Los boletos para su presentación tienen una preventa y una adquisición general en los mismos días de Lavigne, aunque tendrá entrada única de $ 22 mil (Ticketmaster).

Vuelve George Clinton

Fue una fiesta con todos los ingredientes para convertirse en una juerga imborrable: un recinto sudoroso, un protagonista que se hizo esperar y hasta una escandalera que terminó con Carabineros instalados en pleno concierto y bajo amenazas de suspensión. George Clinton (69), nombre esencial del funk y tercer vértice de la divinidad del género que completan James Brown y Sly Stone, debutó en Chile en abril de 2009 con un concierto en Industria Cultural, marcado por las largos pasajes instrumentales, su facha fluorescente, su andar cansino y por el arribo de fuerzas policiales debido a problemas relacionados con las patentes para comercializar alcohol.

A más de dos años de su aterrizaje, el hombre nacido en la localidad de Kannapolis regresa para presentarse el 23 de julio, a las 22 horas, en el teatro Caupolicán. Se trata de un recital centrado en sus 40 años de carrera y más de 52 discos, agrupados en su vida solista, y en Funkadelic y Parliament, los dos conjuntos que fundó. Además, como si se tratara de la última reverencia a su legado, el cantante llega luego de la promoción que aún goza George Clinton and some gangsters of love (2008), disco de versiones grabadas con Santana y Red Hot Chili Peppers, entre otros. Las entradas tienen un precio de $ 30 mil y salen el 4 de junio en preventa y el 11 para adquisición general (Ticketmaster).

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.
Grupo Copesa