*


Clapton fija su regreso a Chile y los tickets salen a la venta en junio

Por Biut y Agencias

Una leyenda que reinventa su destino mirando a su pasado más pretérito. A su cuna. En eso ha invertido Eric Clapton (66) la adultez de su carrera y el último decenio de su existencia: más que buscar otro hit de alcance planetario, el británico ha despachado una serie de títulos de espíritu arqueológico y donde husmea en el blues rural, en las guitarras de viejo cuño y en la reverencia a instituciones que configuraron la prehistoria del rock and roll, como el cantante Robert Johnson.

Pese al ejercicio, uno de los guitarristas más dotados e influyentes de la música popular no ha sepultado su confeso apego por los grandes estadios y las audiencias masivas. Con ese mismo carácter, ya cerró una nueva visita a Sudamérica y con escala definida en Santiago: según la productora DG Medios, “Mano lenta” tocará en la capital el próximo domingo 16 de octubre a las 21 horas. Aunque la misma empresa negoció hace unas semanas al Estadio Nacional como primera opción, el tope de fechas con el calendario futbolístico del torneo de Clausura ha hecho repensar los planes: desde principios de año, y para ese mismo fin de semana, están programados los encuentros entre Universidad Católica y Colo-Colo; y entre Univeridad de Chile y Unión La Calera. Ambos partidos ya tienen reservado al reducto de Ñuñoa. “En esta ocasión, respetamos la solicitud que se hizo en un principio. Y ésa fue la del fútbol. Ya le comentamos a la productora que la fecha está tomada”, explica Luciano Rojas, administrador del lugar.

La coincidencia de días obligará a buscar otras alternativas para albergar el concierto. Eso sí, el formato de su presentación permite sólo cerrar sitios para más de 25 mil personas, convocatoria estimada para su retorno.

Las entradas para su visita -la tercera tras sus escalas de 1990 y 2001- salen a la venta el viernes 3 de junio por sistema Feriaticket. Sus organizadores aún no tienen precios definitivos, pero estiman que tendrán un rango que va desde los $ 25 mil hasta los $ 140 mil. En el área de cancha, la mitad se destinará a sillas, mientras que el resto será para público de pie.

Antes de Santiago, Clapton inaugurará su recorrido regional el 6 de octubre, en el centro de eventos Fiergs, de Porto Alegre; el 9 en el HSBC Arena, de Río de Janeiro; el 12 en el estadio Morumbí, de Sao Paulo, y el 14 en el estadio River Plate, de Buenos Aires. Todos con capacidad superior a 45 mil personas.

Pero no sólo el hambre de grandes estadios remitirá al Clapton histórico. El guitarrista viene con un espectáculo donde hermana su depurada técnica con su larga lista de éxitos, muchos de ellos inaugurados en su febril paso por bandas nacidas en el epílogo de los 60, como Cream (Sunshine of your love) y Derek and the Dominos (Layla). También incorpora covers plegados a fuego en su carrera, como Hoochie Coochie Man, de Willie Dixon, Before you acusse me, popularizada por Bo Diddley, y Crossroads, de Robert Johnson. Según sus últimos shows en EE.UU., el concierto dura dos horas y recorre 17 composiciones.

Además, su tropa de músicos la integran el eximio baterista Steve Gadd, también aliado de nombres como McCartney y Paul Simon, y compañero del hombre de Wonderful tonight desde hace seis años; el bajista Willie Weeks, legendario músico de sesión ligado al funk; el tecladista Chris Stainton, uno de sus más estrechos socios y músico de sus conciertos desde 1979, y las coristas Michelle John y Sharon White.

Un tipo cortés

La sensación arrojada por Clapton en sus últimas dos visitas ha sido una sola: se trata de un músico sin grandes arranques de divismo. En 1990 fue a comprar discos a la calle San Diego; y en 2001 se levantaba de su pieza en el Hyatt para salir a trotar.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.