*


sophia

Médico que recibió a Sophia publica conmovedor testimonio

El doctor Juan Eduardo Donoso, especialista en Medicina de Urgencias, recuerda que “Ni la peor de las películas de terror es tan fuerte como las imágenes que quedaron en las retinas del grupo de personas que intentó devolverle la vida esa tarde”, recuerda.

Por Tamara Arriola

El caso de Sophia, la lactante que fue violentada por su padre hasta causarle la muerte, ha conmovido a todo el país. Desde que se supo la noticia, diversas agrupaciones se han unido para pedir urgente sanciones más graves a quienes cometan este tipo de delitos hacia menores.

Quien se vio fuertemente afectado con este caso, fue el doctor Juan Eduardo Donoso, especialista en Medicina de Urgencias, que ese fatídico día tuvo que atender a Sophia. Así lo explica en el blog Supermadre.net, donde decidió publicar su testimonio.

“En el consultorio de Alerce me encontré con la peor de las pesadillas: una lactante cruelmente violentada, hasta el punto de causar su muerte”, comenzó diciendo el doctor. “Ni la peor de las películas de terror es tan fuerte como las imágenes que quedaron en las retinas del grupo de personas que intentó devolverle la vida esa tarde”, continuó.

leysophia

Donoso explica que no solo la imagen le chocó, sino que también vio a sus hijas reflejadas en Sophia. “Al terminar mi turno y llegar a casa, al abrir la puerta abracé a mis hijas y les dije que las amaba. Probablemente nunca las había abrazado tan fuerte y no entendieron por qué (…) Imaginé las caras de mis hijas en el cuerpo de Sophie y lloré” , señala.

Para finalizar el doctor hace un llamado a erradicar la violencia hacia los niños, venga de quien venga y por el motivo que sea. “Tirones de pelo, cocachos, palmadas, etc. deben ser erradicadas hasta causarnos extrañeza. Hasta generar desaprobación total”, explica.

Lee el testimonio completo en Supermadre.net

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.