*


Medicamentos

La otra cara de los medicamentos

Por Camila Essus

58% de los episodios de intoxicación tienen su origen en la ingesta de fármacos y en esta nota te contamos las precauciones a la hora de consumirlos.

La intoxicación por dosis elevadas de medicamentos puede terminar afectando la calidad de vida de las personas. Prevenir resulta el factor más importante para evitarlo y en conjunto con Katherin Falck, Médico Gestor de Calidad de Help, te presentamos las claves para descifrar un posible estado de intoxicación.

Sospechar es el primer paso para detener un caso de intoxicación. Según indica Katherin Falck, existen cuatro aspectos vitales que hay que considerar al estar frente a un paciente intoxicado. Saber qué sustancia ingirió, estimar en qué cantidad, el tiempo de consumo y el peso del paciente afectado. “Depende mucho de esas cuatro variables, por lo que siempre es bueno tener algún tipo de contacto telefónico con un centro médico que guíe la acción, los que habitualmente son gratuitos”, señala la especialista.

Si bien no todos los casos corresponden a intoxicación, ya que entre un 50 y 60% pueden ser por sustancias que no son medicamentos, cualquier fármaco puede provocar un cuadro de este tipo. “La intoxicación tiene que ver con la dosis dependiente. Hay medicamentos en los que basta tomar una pastilla más de la recomendada para intoxicarse, pero con otros se puede triplicar o cuadruplicar la dosis y no pasa nada”, agrega Katherin. Incluso el excesivo consumo de vitamina C o paracetamol, que a simple vista parecen inofensivos, pueden representar un peligro para el organismo.

La incógnita en este sentido está en saber cómo proceder. Algunos consejos sencillos que no deben aplicarse jamás a la persona son:

    • Lo primero es no dar nada por vía oral. Todo lo que se de por boca, no contribuirá a alterar la absorción de la sustancia, ésta se va a absorber igual. Por otro lado al darle mucho líquido a la persona puede generarle mayor molestia, las cuales pueden terminar en vómito por distensión gástrica. Este es un mito muy arraigado que verdaderamente no sirve.

 

    • No inducir el vómito, porque muchas veces no se sabe la sustancia ingerida. Si la sustancia hubiera sido corrosiva, por ejemplo un ácido, o algo que por contacto irrite, si al paciente se le hace vomitar, el contenido puede ser irritante para la mucosa digestiva, subiendo y bajando por el tracto digestivo.

 

  • Si la sustancia digerida produce la pérdida de consciencia, ocurre que habitualmente cuando se vomita, el organismo utiliza un recurso natural que produce el cierre de la vía aérea lo cual impide que el vómito llegue a los pulmones y se aspire. Si se está somnoliente o con la consciencia deprimida, que es uno de los síntomas de la intoxicación, puede perderse este reflejo y probablemente la persona termine aspirando parte del vómito. En ese caso, se estaría frente a un problema respiratorio mayor.

SINTOMAS

Habitualmente si el paciente está intoxicado, muchas veces las sintomatologías no se manifiesta de forma inmediata. En general la mayoría de las intoxicaciones demoran un tiempo en presentarse los síntomas y lo ideal es poder intervenir antes la absorción del medicamento o de la sustancia tóxica.

Dentro de la esfera de los medicamentos, las intoxicaciones más frecuentes tenemos las intoxicaciones por todo lo que es antiinflamatorios, paracetamol, analgésicos.

Las primeras molestias que se ven en estos casos son dolores digestivos. Náuseas, dolor abdominal, son las más precoces pero no las más graves. Estas pueden ser signos de falla hepática, o de insuficiencia renal. Esas son a más largo plazo.

No hay una sintomatología única. Depende netamente de la sustancia ingerida.

Las más fáciles de detectar por la gente son aquellas que tienen ingesta de medicamentos que tienen acción sobre el sistema nervioso central, como son los tranquilizantes, antidepresivos o neurolépticos, en los cuales una de las primeras cosas que se comienza a observar son cambios en la conducta, en el comportamiento de las personas. Se comienza a ver enlentecimiento, somnolencia, aletargamiento, dificultad en la marcha.

Las sustancias que producen síntomas de forma más precoz, son a partir de la media hora, y hay otras en que se pueden ver los efectos en 8 o 6 horas. Los síntomas que se puedan observar dependen absolutamente de qué ingirió el paciente, qué cantidad ingirió y la relación entre la cantidad y el peso.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.