*


Mamas

Mamas pequeñas y baja autoestima, ¿los implantes son una solución?

Por Viviana Vidal

Más allá de un tamaño determinado, cuando una mujer está contenta con sus mamas se viste acorde a esto, y proyecta esa satisfacción a los demás.

 

Las mamas en nuestra cultura son uno de los principales íconos de feminidad y sensualidad. Por ello, algunas mujeres relacionan las mamas pequeñas con una autoestima más baja, ¿qué tan cierto resulta este vínculo?

 

En opinión de la Dra. Montserrat Fontbona, Cirujano Plástico del Hospital Militar, las mamas son uno de los atributos físicos que más se correlaciona con el concepto de feminidad, y la autoestima es algo que tiene relación con la manera en que percibe y acepta su cuerpo cada mujer.

 

“Una mujer que está contenta con el tamaño y forma de sus mamas se viste acorde a esto, y proyecta esa satisfacción con respecto a su cuerpo. Cuando uno opera a una paciente y le coloca prótesis mamarias, se produce un importante cambio positivo en la autoestima de la paciente, que se proyecta tanto en su actitud, forma de vestir, y en cómo se siente consigo misma”.

 

Cuando los implantes son una alternativa…

Cuando una mujer está segura que el tamaño de su busto influye en su autoestima y esto es una constante a lo largo de los años, muchas veces piensa en los implantes mamarios como una alternativa, pero esto no es una decisión sencilla y se deben tener en cuenta algunos detalles.

 

Es muy importante tener cuidado con el minuto en que se decide optar por una intervención quirúrgica.

 

“Si una adolescente sufre de problemas de autoestima por sus mamas, lo ideal es esperar a que complete su desarrollo mamario para poder determinar cuál es el tamaño definitivo que tendrán, lo cual ocurre habitualmente 3 o 4 años después de la primera menstruación, por ende, idealmente es a partir de los 17 u 18 años que se puede comenzar a operar”, aconseja la Cirujano Plástico del Hospital Militar.

 

La experta agrega que es necesario evaluar en conjunto con los padres y la paciente la motivación y decisión del aumento mamario, así como también el grado de madurez sicológico de la adolescente.

 

Para todos los casos, en la decisión de someterse a una cirugía de aumento mamario “es muy relevante que la paciente se informe con su médico y verifique si la prótesis que usará está certificada antes de entrar a pabellón”. Este simple acto puede contribuir a evitar complicaciones severas a futuro, al llevar en el cuerpo implantes de mala calidad que causen daños a la salud.

 

Las dos certificaciones más importantes son CE (de la Unión Europea) y FDA (de Estados Unidos). “Por ejemplo, los implantes mamarios Allergan cuentan con aprobación de reconocidas y serias entidades regulatorias del mundo, como la FDA (Estados Unidos), EMEA (Europa) y ANVISA (Brasil), que permiten entregar seguridad, tanto para el médico como para las pacientes”, afirma la especialista.

 

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.