*


anorexia

¿Cómo detectar si alguien sufre de un trastorno alimenticio?

Por Biut y Agencias

Si tu hijo, amiga o pareja ha sufrido una baja de peso significativa, presenta constantes cambios de ánimo o frecuenta variadas veces el baño luego de comer, puede estar ante un trastorno alimenticio. La manera silenciosa en que estos se manifiestan, obligan a su entorno a estar alerta.

Anomalías como la anorexia y la bulimia son trastornos que la mayoría de las veces se presentan de manera silenciosa, por lo que es fundamental que los más cercanos a quienes  puedan padecerlas, estén atentos a la forma en que se desarrolla el estilo de alimentación y a algunas conductas específicas que pueden ser señales de alerta.

Las personas con anorexia sienten miedo a engordar y padecen de una alteración de la imagen corporal. Dejan de ingerir alimentos, pasando largos períodos de ayuno. “Se sienten bien con la delgadez y no se dan cuenta, muchas veces, de que han bajado excesivamente de peso, sin conciencia de que eso puede traer complicaciones en la salud. Aun cuando ya estén padeciendo de alguna complicación, niegan el peligro que les provoca su bajo peso, que se encuentra por debajo del peso normal. Regularmente, esta baja de peso es notoria, pero en otras, se observan bajas de peso importantes que no son consideradas como alerta de que algo ocurre en la conducta de alimentación de los hijos y son atribuidas a otras causas, sobre todo si esto se presenta durante la adolescencia”, aclara la psicóloga Jessica Piña, de la Clínica Vespucio.

En el otro extremo, la bulimia también produce el temor a ganar kilos. Según la especialista, quienes la padecen “sienten que lo que ven en el espejo, no les agrada (imagen corporal alterada), y aunque se alimentan, lo hacen de manera excesiva y descontrolada en un breve período de tiempo. Seguido, vienen los intentos de expulsión de dichos alimentos, ya sea a través de autoprovocación de vómitos y/o consumo de medicaciones como laxantes o diuréticos, a fin de eliminar el alimento del organismo con la fantasía de que con ese acto no ganarán peso. Se observa  un sentimiento de culpa por comer y contribuir a aquello a lo que tanto temen: ganar peso”.

Estos trastornos, se presentan habitualmente durante la adolescencia, y “también pueden generarse en adultos jóvenes expuestos a muchas exigencias”, explica Jessica Piña. Son cuadros que se dan mayoritariamente en mujeres, “pero actualmente, también estos cuadros son padecidos por hombres, existiendo un número de casos no despreciable de ellos”, comenta.

Jessica Piña entrega algunos cambios de conducta en que debes prestar especial atención:

  • Si en el último tiempo ha sufrido una baja de peso significativa.
  • Si nota que realiza más actividad física que de costumbre.
  • Si usa ropa demasiado ancha u holgada.
  • Presenta constantes cambios de ánimo.
  • Evita sentarse a la mesa con la familia en horarios de comida.
  • Frecuenta el baño en variadas ocasiones después de comer.
  • Faltan alimentos de manera repentina.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.