*


gym

Consejos para no abandonar el gimnasio en invierno

El estrés, la falta de tiempo, el frío y el cansancio pueden hacer que en tu cabeza ronde la idea de dejar de hacer ejercicio. Si esto te está pasando y quieres evitarlo, revisa los tips que aquí te damos para no perder este buen hábito.

Por Constanza Cortés /@lavecinacortes

gimnasioEl frío y los días grises llegaron para quedarse, y por un buen rato. Este panorama, junto a las ganas de quedarse en casa al lado de la estufa, comiendo cosas ricas también nos mata. Y seamos sinceros, en invierno preferimos realizar actividades más cómodas y relajadas y eso hace que abandonemos algunas rutinas que durante el verano hacíamos de forma enérgica, especialmente aquellas relacionadas con el culto al cuerpo y a la vida sana. Por eso, y con el fin de que puedas remediar esto, te contamos por qué las personas dejan de ir al gimnasio en esta época y cómo pueden recuperar el ritmo que llevaban con unos simples consejos.

 

 

 

Los grandes culpables

Estamos a mitad de año, la carga laboral pesa más, el estrés y las preocupaciones llenan nuestros pensamientos y sólo queremos descansar. Muchas de las veces estos son los factores que llevan a las personas que van al gimnasio a tomarse un “break” en la temporada de invierno.

Junto a esto, el mal tiempo y las bajas temperaturas hacen más fuerte este deseo de descanso. Sin embargo, en el caso de las personas con hijos también pasa por un tema de que “buscan coordinar sus tiempos con el de los pequeños y sus familias, entonces cuando los niños salen de vacaciones se tienen que quedar más tiempo con ellos, y por eso privilegian el hecho de estar más tiempo con ellos, que en el gimnasio”, cuenta Fernando Latorre, jefe de sede del gimnasio Sportlife de Chicureo.

 

Frustración por no ver cambios

Además de los agentes externos que pueden hacer que una persona deje de entrenar en el gimnasio, también es importante considerar un punto trascendental en la motivación de alguien que ya tiene el hábito de ejercitarse cotidianamente, y esto tiene que ver con los avances personales.

Por lo general, quienes desarrollan rutinas en el gimnasio ven los cambios más notorios durante los primeros meses, sin embargo puede ocurrir que en ese transcurso se provoque una especie de estancamiento” a nivel físico, es decir, que no hayan progresos o retrocesos visibles.

“Es muy normal que se presenten estas especies de estancamientos y por lo general ocurren porque la persona aplica el mismo estímulo siempre, por lo que no se reflejan avances notorios. Por ejemplo, si yo voy siempre a la misma clase de baile y siempre repito lo mismo, mi cuerpo se adaptará a la clase de baile”, explica Latorre, quien señala que para remediar esto hay que probar distintas rutinas y “realizarlas con diferentes intensidades, porque si siempre es lo mismo, se produce ese efecto, que es típico de cuando tu cuerpo se acostumbra a la misma secuencia de ejercicios”, explica Latorre.

 

Tips para motivarse con el gym

gimnasioEl invierno no puede ser una excusa para que la gente abandone el deporte y la vida sana, por eso le consultamos al experto de Sportlife qué cosas debe hacer una persona para no decaer ante al cansancio típico de esta época:

1. Consigue un “partner” para ir contigo a entrenar: Ir acompañado al gimnasio es una buena táctica, pues el simple hecho de tener que juntarte con alguien para ir a hacer ejercicio, hará que no abandones esta carrera e incluso se generará una especie de competencia entre ambos, lo que al mismo tiempo te motivará a seguir.

2. Identifícate con tu gimnasio: Esto se puede conseguir creando redes sociales con las otras personas que van a entrenar. No es necesario que hagas amigos, pero al menos trata de generar lazos con quienes asisten al recinto. Una buena forma es a través de las clases grupales, donde te convertirás en una pieza fundamental del equipo.

3. Tener objetivos reales: Plantearse metas a corto, mediano y largo plazo es una buena estrategia para ser constante y también para ir palpando los avances físicos. Lo importante es que sean objetivos reales y que se cumplan, como bajar cierta cantidad de kilos o tonificar ciertas zonas de tu cuerpo.

4. Prueba todos los servicios que tiene tu gimnasio: Ir al gimnasio no sólo implica seguir rutinas dirigidas en base a ejercicios y pesas. Es conveniente que también te abras a otras opciones que salgan de lo normal. Por ejemplo, hay gimnasios que tienen piscinas y saunas; esto puede ser una buena forma de motivarte a ir a quemar calorías, y luego relajarte.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.