*


cirugia-de-nariz

Rinoplastía y rinomodelación: Las opciones que existen para modificar la nariz

El primer procedimiento es quirúrgico, mientras que el segundo es provisorio, sin embargo ambos tienen como finalidad mejorar el aspecto de la zona nasal, pero, ¿cuál conviene más? Para saberlo conversamos con la cirujana plástica María Teresa Pesqueira, quien nos contó todo.

Por Constanza Cortés /@lavecinacortes

La nariz es una de las partes más importantes del rostro, debido a que su forma y aspecto influyen de forma directa en la actitud y personalidad de cada persona. Sin embargo, no todos se sienten satisfechos con la que tienen.

La disconformidad que puede producir su aspecto, o los problemas internos que impiden respirar, suelen ser los principales motivos para que alguien haga un cambio en su perfil. Hoy la gente se está atreviendo, y lo bueno es que con el paso de los años el mercado de la estética se ha preocupado de mejorar los procedimientos para corregir la estructura nasal, por lo que en la mayoría de los casos los resultados son satisfactorios.

En esta carrera por hacer más felices a las personas, la rinoplastía ha tomado la delantera al ser la cirugía más tradicional para mejorar la apariencia de la nariz. De hecho, hace unos años,  Letizia Ortiz se realizó una cirugía de este tipo. Sin embargo durante los últimos años, la rinomodelación ha salido al paso para competir, a través de su método “menos invasivo”.

Para aclarar dudas sobre esto, conversamos con la doctora María Teresa Pesqueira, médico jefe del centro de Cirugía Plástica y Medicina Estética de Clínica Santa María, quien nos contó todo sobre estas técnicas.

Rinoplastía vs. rinomodelación

rinoplastiaLa rinoplastía es una cirugía que sirve para modificar la forma y estructuras de la nariz, con la que se puede disminuir o aumentar el tamaño de ésta, cambiar la forma de la punta o del dorso, estrechar los orificios nasales o modificar el ángulo entre la nariz y el labio superior. También corrige los problemas congénitos, los traumatismos y algunos problemas respiratorios. En definitiva, sirve para mejorar al mismo tiempo el aspecto estético y funcional de esta zona.

La duración de la operación puede ser variar entre 20 minutos y dos horas, según la complejidad del problema y por lo general, la recuperación se da entre una semana y un mes. Según la doctora Pesqueira, la operación “no es muy dolorosa, pero sí un poco escandalosa porque hay moretones e hinchazón por lo menos durante 10 días y luego de deshincharse el resultado final tarda en verse hasta seis meses”.

rinoplastíaLa rinomodelación, en tanto, es un tratamiento para modificar la nariz sin cirugía, que  consiste en la aplicación de inyecciones con un relleno especial para darle una forma más armoniosa a la nariz. “Si bien, esto es un procedimiento menos invasivo, igual es importante, pues hace modificaciones en el organismo al introducir en el cuerpo humano una sustancia, un material extraño. Por ese motivo, sólo debiese ser efectuado por médicos que utilicen productos conocidos y certificados por el Instituto de Salud Pública (ISP) y en lugares seguros, como salas de procedimiento certificadas por la Secretaría Regional Ministerial (Seremi) de Salud. Esto quiere decir que debe ser hecho en centros médicos acreditados y no en un instituto estético y menos por un profesional que no sea médico”, explica la doctora Pesqueira.

En cuanto a su utilidad, la rinomodelación, como una forma de corrección provisoria, sirve para modificar las curvas de la nariz y para aportar volumen en los lugares donde falta rellenar. También sirve para corregir los ángulos, con el fin de que se vea más armónica -como por ejemplo, para disimular una nariz ganchosa- y además suele usarse para aumentar la perfección de la punta nasal.

Principales riesgos

Al ser una cirugía, la rinoplastía no está exenta de riesgos, sin embargo, como es efectuada por profesionales que deben ser cirujanos plásticos u otorrinos, es confiable. No obstante, siempre existen posibles complicaciones, como infecciones, sangrado por la nariz o reacciones a la anestesia.  Aún así, se trata de riesgos que se pueden minimizar siguiendo de manera cuidadosa las instrucciones de los profesionales a cargo, antes y después de la operación.

Y  aunque la rinomodelación es un método que se promociona como “no invasivo” y más seguro, la especialista de Clínica Santa María explica que “tiene muchos riesgos que se pueden dar, por ejemplo, si la sustancia que se introduce en el cuerpo no es totalmente compatible con el organismo, como puede pasar con los polímeros, las siliconas y otras sustancias que, a pesar de que están prohibidas para uso médico, igual se utilizan. Eso sí, esto también es responsabilidad de los pacientes que no averiguan qué se les administra y quiénes lo hacen”.

A esto, la cirujana agrega que en realidad la rinomodelación  “no es un procedimiento inocuo y totalmente seguro, dado que incluso si es realizado por un profesional que administra productos adecuados y certificados -por ejemplo, ácido hialurónico u otro compuesto totalmente biodegradable- igual puede llegar a producir secuelas irreversibles. Por lo general los daños se producen por embolias o trombosis en los vasos sanguíneos cercanos a la nariz, de hecho hasta se han reportado casos de ceguera a causa de esto”, precisa.

¿Quiénes pueden someterse a estos procedimientos?

Los candidatos ideales para someterse a una rinoplastía son aquéllos que buscan mejorar el aspecto de su nariz, sin aspirar a la perfección absoluta. Si la persona tiene buena salud y estabilidad psicológica, esta intervención es idónea, pues le ayudará a tener más confianza en sí mismo. No obstante, como el cambio que se hace con la operación es permanente, los especialistas recomiendan que los pacientes ya hayan desarrollado su cuerpo por completo, por lo tanto la edad recomendada es pasados los 18 años.

En tanto, las rinomodelaciones son convenientes cuando las personas son jóvenes y no tienen “su imagen totalmente formada”. La especialista agrega que se trata de un método ideal para quienes tengan imperfecciones no tan grandes y que quieran corregirlas “esperando la madurez para hacerse una cirugía permanente”.

Precios aproximados

Si bien el costo de estos procedimientos es variable, dependiendo de la clínica o centro donde se realicen, los valores aproximados para una rinomodelación bordean los 500 mil pesos, mientras que la rinoplastía puede realizarse desde los 3 millones de pesos, tomando en cuenta los gastos de pabellón y de los médicos.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.