*


roncar

Ronquidos peligrosos: Los problemas que roncar puede traer a la salud y a la vida en pareja

Más que una simple molestia, los ronquidos pueden ser indicadores de distintos problemas a la salud.

Por Javiera Arrate /@javiarrate

Algunos de los problemas que experimentan las parejas que duermen juntas son los ronquidos del otro, que no los dejan dormir, les provocan dolores de cabeza, insomnio y más. Pero roncar puede ser más grave que una simple molestia, pues puede ser un indicador de distintos problemas a la salud.

Hablamos con el doctor Christian Olavarría, otorrino laringólogo de Clínica Santa María, quien nos aclaró varias dudas que existen acerca de los desagradables ronquidos.

Es fundamental tener en cuenta que los ronquidos pueden tener varias causas, pero principalmente son una manifestación de un grado de obstrucción o la dificultad del paso del aire. En el caso de los adultos se dan mayoritariamente en los hombres, y se estima que un 40% de los hombres mayores de 40 años tienen ronquidos habituales o frecuentes. Según el médico, esto se debe a que “aparentemente las hormonas femeninas otorgan cierto grado de mayor flexibilidad a estos tejidos durante la edad fértil, por lo que en la mujer existe un quiebre importante después de la menopausia en la cantidad de ronquidos”.

La causa de los ronquidos

En el caso de los niños, la causa más frecuente tiene que ver con el crecimiento de amígdalas, adenoides y alergias. En el caso de los adultos, en tanto, muchas veces se debe a que los tejidos como el paladar y la región de la base de la lengua van perdiendo elasticidad, lo que provoca una vibración a través de la respiración.

Además, hay que considerar que existe una relación directa entre peso y ronquido. “Mientras más alejada está una persona de su peso ideal, más probabilidades tiene de roncar”, explica el especialista. 

Otra causa posible de los ronquidos es la apnea del sueño. Según el médico “cuando el ronquido se acompaña de este cuadro, significa que aparte que el paciente ronca durante la noche, tiene episodios en donde deja de respirar, y por lo tanto baja el oxígeno al cerebro y esa persona comienza a dormir con un sueño cortado, que no es reparador y por lo general causa somnolencia diurna, decaimiento, cansancio, fatiga, perdida de le libido y depresión”.

Evaluar al paciente

El ronquido en si mismo no siempre representa un problema para la salud, pero sí habla de un problema de obstrucción. “Como médicos, evaluamos a estos pacientes para diagnosticar si tienen o no apnea, porque de ser así tienen un deterioro de su calidad de vida, porque descansan de manera correcta. La razón más peligrosa es que está muy demostrado que la apnea del sueño afecta el riesgo cerebral o cardiovascular, convirtiéndose en un factor de riesgo para sufrir infartos vasculares y al corazón”, señala el doctor Olavarría.

Para diagnosticar al paciente, se le deben hacer dos estudios básicos. El primero es una evaluación anatómica de la nariz y la garganta, es decir se hace una endoscopia para seguir el mismo camino que hace el aire al entrar y poder visualizar zonas de obstrucción, que se llama nasofibroscopía.

El segundo se llama polisomnografía y consiste en internar al paciente una noche en las condiciones más normales posibles, y de esta forma evaluar cómo duerme. Aquí se estudia la frecuencia cardíaca y respiratoria, el oxígeno en la sangre, y además se hace un electroenceflagrama para evaluar cómo descansa el cerebro durante la noche.

Tratamientos para el ronquido

Cuando el paciente sólo tiene ronquidos, lo que se hace es un tratamiento en el que se identifican los tejidos que está produciendo obstrucción y se aumenta la tensión de estos con distintos procedimientos, que pueden incluir la cirugía.

En el caso de los paciente con apnea, el especialista nos explica que “no son buenos candidatos para una cirugía, sino más bien requieren un tratamiento para erradicar la apnea, lo que se hace mediante el uso de un cpap, que es una máquina que a través de una mascarilla y durante la noche, imprime una presión de aire para que los tejidos al respirar no colapsen. Es un tratamiento agresivo porque no es muy atractivo, pero para los pacientes que tienen este trastorno del sueño resulta ser un tratamiento que mejora dramáticamente la calidad de vida”.

El tiempo de uso de esta máquina es variable, en muchos casos el paciente puede dejarlo bajando de peso, pero para otros su uso es prolongado y se extiende entre cinco a siete días de la semana. La adhesión a este tratamiento es muy buena en los pacientes que tienen apnea severa, pues según nos explica el médico este artefacto “mejora radicalmente la calidad de vida, incluso sus estados de ánimo”.

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.
Grupo Copesa