*


oidos destacada

Hipoacusia: Cómo proteger los oídos para evitar la pérdida de audición

Los oídos son órganos sensibles y delicados que muchas veces dañamos sin siquiera darnos cuenta. Cuando nos exponemos a fuertes ruidos no sólo podemos generar pérdida parcial de la audición, sino que también trastornos cardíacos y perturbación del sueño. Acá te contamos cómo evitarlo.

Por Francisca Cáceres/ @Fraancaceres

Escuchar música a todo volumen y utilizar la bocina de nuestro automóvil cuando estamos en medio de un “taco” parecen conductas normales, pero ¿Qué pasa con nuestros oídos? Pocas veces nos preocupamos de protegerlos y este tipo de acciones pueden tener una incidencia directa en la pérdida de la audición.

Según Luis Ortega, fonoaudiólogo y responsable de Calidad, Formación y Audiología de Centros auditivos Gaes“las personas que están sometidas a grandes ruidos en forma continua suelen experimentar diversos trastornos  en la actividad cerebral, cardíaca, respiratoria, molestias gastrointestinales, perturbación del sueño y estrés”. Una de las más comunes y que afecta directamente a nuestros oídos es la hipoacusia o pérdida parcial de la audición.

oídos

Imagen: Gentileza de Pixabay.com

“La pérdida auditiva se produce en forma paulatina y muchas personas se van acostumbrando y no son conscientes de lo que les pasa hasta que comienzan a escuchar más bajo, entrecortado, o simplemente se acostumbran a que se les repita parte de la conversación”, dijo el especialista.

Si crees que puedes estar experimentado algún problema de audición, entonces revisa estos consejos básicos para proteger tus oídos.

CONSEJOS PARA CUIDAR TUS OÍDOS

1. No abusar del uso de reproductores de música durante más de una hora al día y con un volumen por debajo del 60% del máximo posible.

2. Abandonar un lugar cuando el sonido sea muy alto.

3. Si se trabaja con equipos ruidosos, usar protección auditiva.

4. Cuidar los oídos cuando se presenten catarros, gripes o infecciones, ya que a la larga pueden causar pérdida auditiva. Es  importante considerar que estas últimas están consideradas como la segunda causa de pérdida de la audición.

5. Utilizar tapones a medida cuando nos duchamos o nadamos para protegernos de la humedad en el conducto auditivo externo. Los tapones deben ser de material hipoalergénico, flexible y ligero.

6. No introducir objetos en el oído, ya que puedes dañar la membrana o provocar tapones con el cerumen acumulado.

7. Visitar al otorrinolaringólogo cuando se presente alguna molestia y evitar la automedicación.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.