*


Ortomolecular-destacada

Terapia Ortomolecular: El tratamiento de vitaminas de moda entre las famosas

Esta terapia de moda entre celebs internacionales busca equilibrar las moléculas del organismo que se han visto afectadas por la contaminación del entorno. Pero ¿es realmente efectiva? ¿Cómo aplicarla correctamente? ¿Qué dicen los expertos? Acá te contamos.

Por Paulina Breschi / @polabreschi

La Terapia Ortomolecular es un tratamiento que ultimamente está muy de moda entre celebs como Rhianna y Kelly Osborne. Y aunque en Chile aún no es muy conocida, ya hay famosas que se someten a este tratamiento, como la modelo argentina Vanesa Borghi, a quien acompañamos a una de estas sesiones para ver de qué se trata.

Unas lo usan como un tratamiento energético y otras  como un tratamiento integral para mejorar la salud, pero ¿Qué es la terapia Ortomelecular? ¿Cuáles son sus beneficios? ¿Cómo aplicarla correctamente? ¿Cuáles son sus peligros? Hablamos con expertos en nutrición. Y Acá te contamos  qué nos dijeron.

Vanesa Borghi se somete a su sesión endovenosa de Vitaminas

¿QUÉ ES LA MEDICINA ORTOMOLECULAR?

El término Medicina Ortomolecular fue creado en 1969 por Linus Pauling, premio Nobel de Química y premio Nobel de la Paz. Pauling fue uno de los primeros en describir la estructura del ADN y definió la medicina ortomolecular como una forma de “preservar la salud y tratar enfermedades administrando la cantidad óptima de moléculas que son necesarias para el organismo”.

Según explica la doctora Elisa Cáceres, especialista en medicina interna y en medicina ortomolecular de la Clínica de Salud Integral Yaisi Picrin, la terapia ortomolecular busca equilibrar las moléculas del organismo. Para ello la terapia consiste en “sacar lo que sobra y reponer lo que falte, para que tú vuelvas a funcionar como tienes que funcionar”, explica.

En el fondo primero se realiza un diagnóstico de los minerales, nutrientes y metales que tiene el organismo a través de una muestra de cabello, orina y sangre. Luego, a través de un proceso de quelación, el paciente comienza un proceso de desintoxicación y finalmente se reponen los nutrientes que hacen falta en el organismo a través de inyecciones o tratamientos endovenoso con altas concentraciones de vitaminas y minerales, necesarios para cada paciente. 

Sueros Ortomoleculares

¿PARA QUÉ SIRVE?

Según explica Cáceres, esta terapia sirve tanto para un tratamiento nutritivo metabólico como para problemas más complejos de la salud. “Este tratamiento fortalece tu sistema inmune”, explica. Al mismo tiempo, la doctora agrega que el fin principal de este tratamiento es la salud, pero que como consecuencia del mismo, se obtienen beneficios de belleza dado que, “si todo está funcionando bien desde adentro, todo se va a expresar para afuera”, dice.

“Hay muchas personas que vienen aquí buscando un cuerpo perfecto, verse joven o bajar de peso. Nosotros hacemos un tratamiento completo donde, se crea un plan nutricional y se complementa con el equilibrio molecular. Es un tratamiento integral”, explica Cáceres.

¿QUÉ ENFERMEDADES PUEDE TRATAR?

1. Enfermedades relacionadas con el sistema inmune

La terapia fortalece el sistema inmune para que cualquier enfermedad originada por una falla del sistema, desaparezca. Además, disminuye el dolor y mejora la movilidad de enfermedades del sistema conectivo como el lupus y la artritis reumatoide.

2. Cáncer y esclerosis múltiple

Según la experiencia de Cáceres los pacientes con cáncer logran fortalecer el sistema inmune y eso les permite resistir las quimioterapias y la enfermedad en general. “No es que elimine la enfermedad, sino que fortalece el sistema inmune para combatirla”, enfatiza y aclara que lo que busca también es disminuir los dolores para hacer las enfermedades más llevaderas.

En el caso de la esclerosis lateral amiotrófica la doctora cuenta que tuvo un paciente que tuvo mejorías sorprendentes. “El señor murió de igual forma, pero llevó mejor la enfermedad”, agrega.

3. Autismo

Dado que el autismo está relacionado con la alta concentración de mercurio en el organismo, la terapia ortomolecular busca reducir esas concentraciones. Según la experiencia de Cáceres “nosotros hemos visto avances en los niños con autismo a los que tratamos. Las mamás te lo dicen, las mamás lo agradecen, te dicen mi hijo me escucha, me hace caso, hace más contacto visual”, comenta.

Una sesión ortomolecular dura alrededor de una hora y debe repetirse cada 15 días aproximadamente.

RIESGOS Y CRÍTICAS

Sin embargo, así como existen fieles adeptos a esta práctica, también hay quienes se oponen a este tipo de tratamiento, ¿Por qué? Porque la Medicina Ortomolecular no está basada en estudios científicos que comprueben en un 100% su eficiencia y porque existen muchas clínicas que la practican sin las precauciones necesarias.

María Angélica Martín, Ingeniero en Alimentos, advierte que la terapia ortomolecular no ataca los aspectos macro de la alimentación, si no que va directo a lo micro. “No creo que la terapia ortomolecular bien aplicada sea mala, si no que se enfoca en un detalle y al final no es la solución al problema. Es una terapia parche”, comenta.

Además argumenta que, por ejemplo, no está comprobado el efecto de esta terapia en niños con autismo. Y sugiere atacar con una alimentación libre de azúcar y gluten, donde también se han observado mejorías.

Acá te contamos algunos riesgos, mitos y verdades, relacionados a esta terapia:

1. Hipervitaminosis

Según explica Martín, la terapia ortomolecular es peligrosa dado que se puede producir una sobredosis de vitaminas, lo que puede gatillar otras enfermedades y complicaciones.

Por su parte, la especialista en medicina ortomolecular explica que al ser un tratamiento endovenoso, hay que tomar precauciones antes de hacerlo. “Hay que medir las necesidades de cada organismo. En nuestra clínica nosotros no hacemos oxigenoterapia al ojo por ciento. Hay lugares en Chile donde se hace el ozono al ojo y eso no tiene ningún sentido, porque eso te puede hacer daño”, aclara.

2. No sirve para bajar de peso

Martín es enfática en señalar que para bajar de peso se necesita cambiar el estilo de vida. Tener una alimentación saludable y de calidad, hacer ejercicios y estar conscientes de lo que ingerimos. “No existen métodos mágicos”, aclara.

Por su parte, Cáceres señala que “la terapia ortomolecular acelera el metabolismo, pero debe ir acompañado de una alimentación saludable, que es la base de todo. Ya no hay que ver la dieta como algo para bajar de peso, hay que verla como algo para estar sano, para no tener diabetes, para no tener cáncer de colón. Como un tóxico más”. Y agrega que no sirve de nada someterse a sesiones de terapia ortomolecular si no se cuida la alimentación.

3. Es un tratamiento enfocado en lo micro, no en lo macro

Para Martín, la terapia ortomolecular no es mala, pero tampoco es recomendable ya que sólo se enfoca en tratar lo micro. “No se puede usar como un tratamiento único. Si bien es cierto que en casos extremos el tratamiento ortomolecular puede ser útil como terapia alternativa, yo recomiendo que si se quiere invertir dinero en la salud, es mejor invertir en comida de mejor calidad y comer una dieta más armónica”.

Es así como la experta en alimentos es enfática en motivar a las personas a tener una alimentación saludable, ya que “está claro que una alimentación poco saludable produce desequilibro hormonal, problemas de tiroides, acné y del ánimo, y para poder balancear esto yo creo que va más allá de tener un par de vitaminas más o menos. Después de combatir lo macro, entonces podemos atacar lo micro”. Y destaca la “visión simplista” de la terapia ortomolecular, donde se enfocan sólo en micro elementos que pueden estar dañando nuestro organismo.

4. Ningún estudio comprueba la efectividad de la Medicina Ortomolecular

Aunque existen varias investigaciones científicas presentadas en revistas médicas, como el New England Journal of Medicine, donde se presenta la relación del  mercurio con los infartos, no existen estudios que comprueben su efectividad mediante el método científico usado comúnmente, lo que hace que muchos sean críticos de esta terapia. Sólo se basa en experiencias personales.

Sin embargo, Elisa Cáceres, quien además de ser médico internista tiene un diplomado en nutrición, es apasionada en defender esta terapia y nos cuenta que ella se empezó a interesar en este tratamiento porque es natural. Y hace una crítica a los médicos chilenos, ya que “son muy reacios a las cosas nuevas. Ni siquiera se dan el minuto de preguntar o estudiarla. No saben lo que es y se apegan mucho a lo tradicional”, finaliza.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.