*


[Opinión] La guerra de los sexos

"Se ha manoseado tanto el término, que ahora ser feminista es sinónimo de odiar a los hombres, insultarlos, jugar a la revancha y creernos superiores".

Maria José BlancoPeriodista La Tercera

Por Maria Jose Blanco

Hace unos días vi que una amiga en Facebook compartió una imagen donde una mujer declaraba no necesitar el feminismo actual. Las razones eran las siguientes:

“No veo al hombre como un enemigo; amo a un hombre; hombres me han defendido de agresores y agresoras; me gusta atender a mi novio así como me atiende él; no me gusta que se me pague más por ser mujer, yo quiero que se me pague más por mi trabajo, no por un privilegio”.

Quien compartía la imagen viral se declaró “ni de acuerdo ni en desacuerdo”.

El depilarse o no, no te hace más o menos feminista. El tener un cierto gusto de ropa tampoco. El “ser femenina” no te hace menos feminista. Me gusta arreglarme y también andar despeinada. Pintarme las uñas y jugar a la pelota.

Me llamó la atención, porque yo me declaro feminista, entendiendo que el feminismo no busca ser superior al genero masculino, sino que las mujeres tengamos los mismos derechos que los hombres. Me llamó la atención, porque siendo feminista también estuve de acuerdo con algunos de los argumentos de la imagen, así como hay personas que están en de acuerdo con la definición feminismo, se declaran en contra de ello. ¿Por qué?

La radicalización del concepto no es bueno y no me refiero a ‘radicalizar’ en el sentido de manifestarse de forma extremista, sino el querer encasillar a lo que supuestamente debiera ser el feminismo. El depilarse o no, no te hace más o menos feminista. El tener un cierto gusto de ropa tampoco. El “ser femenina” no te hace menos feminista. Me gusta arreglarme y también andar despeinada. Pintarme las uñas y jugar a la pelota. El feminismo tiene que ver con la actitud, a mi parecer, de respetar al otro tal cual es y pueda tener las mismas oportunidades que el resto. Por el hecho de ser persona y que no se le prive de hacer algo con el argumento de ser de un género u otro.

327968b3028c8afb5b88d0b18b86da20

De ahí nace mi instinto feminista

No porque soy mujer, sino porque al ser persona tengo los mismos derechos que hombres y mujeres y sí, sé que históricamente se ha mirado a la mujer como el sexo secundario, porque el sistema así lo ha implantado, pero no me siento secundaria. Tampoco primaria. Solo soy mujer. Soy persona y por serlo merezco los mismos derechos que otros.

Tampoco creo en que la lucha del feminismo sea solamente de mujeres, como más de una vez he escuchado. Al contrario, creo que los hombres tienen un rol fundamental en esta lucha de igualdad, porque no se trata de que como somos mujeres queremos ser superiores. Queremos que se nos deje de golpear, de menospreciar, de humillar. ¿Entonces por qué lo hacemos con ellos? ¿Por venganza? ¿Por jugar a la revancha? ¿continuar una lucha entre géneros?. Si vamos a emparejar la balanza, que sea para ambos lados, no intentando disfrazar una causa solo cambiando para el otro lado. No condenando solo cuando se le pega a una mujer y riendo cuando se le pega al hombre, ni normalizando el lenguaje machista donde “ser mina” es malo y ser hombre es signo de orgullo.

Creo que los hombres tienen un rol fundamental en esta lucha de igualdad, porque no se trata de que como somos mujeres queremos ser superiores.

Se ha desvariado tanto el verdadero significado que cualquier mujer que se declare feminista es tildada de feminazi. Se ha manoseado tanto el término, que ahora ser feminista es sinónimo de odiar a los hombres, insultarlos, jugar a la revancha y creernos superiores. Si no, “no eres una verdadera feminista”. 
Yo soy feminista y no soy nada de eso. No creo que la lucha de la reivindicación de la mujer en la sociedad actual sea exclusivo de nosotras, porque no somos las únicas que habitamos este lugar. No entiendo ni voy a entender a quienes justifican el feminismo desde la violencia contra el genero masculino, porque al final es revertir el machismo desde nuestro genero. Una guerra de sexo por denostar al otro.

Un video ya de hace un tiempo en el Tetazo de la ciudad de Buenos Aires, mostró cómo “feministas”, y las pongo entrecomillas porque no considero que lo sean, expulsaban a hombres que también marchaban en contra de la violencia de la mujer, con gritos e insultos, justificando que “esta no era lucha de ellos, sino de nosotras”. Se me cayó la cara de vergüenza. ¿Cómo es eso posible?. Hombres. Sí. Hombres están caminando a nuestro lado para crear conciencia del respeto que debemos recibir por ser personas, ¿y algunas son capaces de rechazar aquello? ¿de qué manera entonces queremos generar conciencia de que debemos tener igualdad de derechos, si al primer indicio de igualdad intentamos diferenciarnos por ser mujeres y hombres?

No entiendo ni voy a entender a quienes justifican el feminismo desde la violencia contra el genero masculino, porque al final es revertir el machismo desde nuestro genero.

Está claro que jamás seremos iguales porque ya biológicamente no lo somos. Pensamos diferente y actuamos diferente, pero antes que ser de un género específico somos personas. De ahí nace la búsqueda de igualdad y de ahí debiera nacer la lucha de derechos y oportunidades. No por ser mujeres, no por ser hombres, sino por ser personas. Dejemos ese argumento de exclusivo género. “Que los hombres son todos iguales”, “que todas las mujeres son locas”. Hasta cuando metemos a todos en el mismo saco de la estupidez si está más que claro que el mundo lo está desvirtuando a una lucha de sexos que no debiera ser.

El verdadero feminismo busca igualdad, no superioridad. Aquellas mujeres que creen que esta lucha es solo de nosotras están muy equivocadas. Porque son ellos los que nos matan. Son ellos los que nos agreden en la calle. Son ellos quienes abusan de nosotras. Pero también son ellos los que nos pueden ayudar a cambiar la realidad que nos afecta.

Estas actitudes femeninas le hacen un flaco favor a la lucha por la igualdad de género – Biut.cl

Se podría pensar que los mayores detractores de la lucha por la igualdad de género serían los hombres. Pero muchas veces el peor enemigo de este movimiento seríamos nosotras mismas. Y es que aunque digamos que estamos de acuerdo con todos los postulados del feminismo, con o sin querer, en ocasiones nuestro propio comportamiento como mujeres dice todo lo contrario.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.