*


destacada nicky

Reggaetón y feminismo: Dos conceptos que si pueden ir de la mano

En el último tiempo hay varias mujeres que toman el reggaetón como una oportunidad y no una ofensa hacia el género femenino. Revisa qué opinan sobre esto y quiénes son.

Por Isa Luengo

Mucho se habla de que al ser feminista una mujer no puede escuchar reggaetón y mucho menos bailarlo. Sin embargo, cada vez son más las artistas mujeres que toman el perreo como una oportunidad y no un insulto hacia el género femenino.

Es así como artistas internacionales como Miley Cyrus, Rihanna y Nicky Minaj han incluido el perreo o twerking, como se le llama en Estados-Unidos, en sus presentaciones.

Miley Cyrus y su comentado twerking en la presentación de los VMA's el 2013.

Miley Cyrus y su comentado twerking en la presentación de los VMA’s el 2013.

¿El perreo y el feminismo pueden ir de la mano? Revisa qué es lo que opinan algunas mujeres que se han introducido al mundo del reggaetón sin problemas.

Mujeres reggaetoneras

En el sitio web del diario El País, señalan que la cantante y compositora argentina Romina Bernardo declaró en una entrevista al medio digital Poolp, que su intención es “romper con el imaginario machista que nos sugiere este género urbano, resignificándolo en clave queer y abriendo las puertas para repensarlo desde diversos aspectos”.

Otro grupo de mujeres reggaetoneras que se introdujeron en este mundo son las “Torta Golosa”. Ellas son dos mujeres chilenas lesbianas que en su página de Facebook se describen como: “par de lesbianas que un día se juntan a leer feminismo y a hablar de sus lesbiandramas y terminan cantando reggaeton lesbotransfeminista”.

Imagen: Facebook Torta Golosa

Imagen: Facebook Torta Golosa

Tomasa del Real también es una mujer chilena que canta reggaetón. En una entrevista con “The Clinic”, Tomasa señaló que “ser mujer en el reggaetón solo me ha traído beneficios, porque en los videos típicos salen los hueones cantando con minas vestidas sexy, pero ahora soy yo la que está cantando esos temas” y agregó que “el reggaetón es una manera diferente para demostrar amor, no denigra a la mujer. Al contrario, es una oda a las minas. Todo gira en torno a ellas”.

Así como ellas, hay muchas mujeres que se han hecho un espacio en el mundo del reggaetón, a pesar de que digan que es sólo para hombres. Algunas son Ivy Queen, La Factoría, Tremenda Jauría, K-Narias, entre muchas otras.

Imagen: Print video musical "La vida es así" de Ivy Queen.

Imagen: Print video musical “La vida es así” de Ivy Queen.

¿Qué opinan las mujeres del reggatón?

En el mismo sitio de noticias de España muestran algunas opiniones de mujeres profesionales que les gusta el reggaetón.

La periodista Catalina Ruiz-Navarro, escribió en su blog “Catalinapordiós” un artículo titulado A mover el culo, o una defensa del perreo, donde señala que: “Son muchos los bailes que tienen la función social de cortejo, desde el waltz hasta el reggaetón. A mí me gusta mover el culo al bailar, ‘perreo’ que llaman, y no creo que hacerlo deba ser tomado como una invitación a propasarse, de la misma manera que una minifalda y un escote no son una invitación. Qué tan ‘explícito’ es un baile es algo que depende del contexto cultural. Hace algunos años un tobillo podía ser la cosa más erótica y tabú”.

June Fernández, es otra periodista que tiene un blog llamado Mari Kazetari y una revista digital llamada Pikara Magazine. Desde ahí opina que, “si hay un reparo ante el reggaetón que me gusta rebatir es el de que es un baile machista porque la mujer se mueve para darle placer al hombre. Es curioso porque, bajo una premisa aparentemente feminista, una vez más se niega la sexualidad y el placer de las mujeres. ¿O sea que si yo me froto contra un tío es para darle gustito a él? ¿Acaso no creen que frotarme me da gustito a mí?”.

Rihanna y Drake en su actuación en los Brit Awards del 2016.

Rihanna y Drake en su actuación en los Brit Awards del 2016.

La comunicóloga feminista Gabriella Nava en un artículo escrito para el blog Antes de Eva señala que: “Si bailo como me gusta bailar, no necesariamente lo hago para complacer a los hombres a mi alrededor. Si bailo como me gusta bailar es porque me divierto, bailo para mí, ya deben saber que el baile es una forma de expresión. Y no, mover el trasero no me hace ‘menos mujer’, ni ‘menos feminista’, ni una ‘perra’, ni una ‘fácil’, o una ‘putona’…

                                 Y tú, ¿Qué opinas?

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.