*


yamilareyna portada

Yamila Reyna confiesa: “Quería ser mamá más por mis papás que por mí”

La argentina, que fue recientemente confirmada como número humorístico del Festival de Dichato, habla de maternidad, de cómo ha logrado sacar adelante su relación con Daniel Valenzuela y cómo ha logrado la armonía entre su pareja y Paloma Aliaga.

Por Soledad Reyes

Dice que siempre ha sido partidaria de la armonía y la buena onda. Por eso, no es de extrañar que Yamila Reyna fuera una de las grandes artífices de la paz y unión entre Daniel Valenzuela y su ex pareja, Paloma Aliaga, tras el escándalo de su separación.

Es que la trasandina, confirmada como uno de los números humorísticos del Festival de Dichato, ha logrado que su actual pololo y Aliaga mantengan una relación civilizada, sobre todo por sus hijas. “Para mí es una pareja que se separó y tiene hijos, como cualquiera en el mundo. La diferencia es que ella está con el hermano de él. Pero fuera de eso, es una relación más que se terminó”, indica.

Yamila agrega que “no tengo porque generar una mala onda gratuita, al contrario mientras mejor nos llevemos mejor para todos” y señala, con respecto a la polémica ruptura que “no puedo opinar porque es una tema que no me incumbe, una historia que yo no viví. Yo llegué a la vida de Daniel cinco años después, entonces él ya estaba sanado, había hecho un proceso interno”.

En cuanto a Paloma, Reyna señala que “es sumamente agradable, una excelente anfitriona” y que, al final, “cuando hay niños en medio hay que ser inteligente, pensar en ellos más que en uno”.

¿Y te llevas bien con las hijas de Daniel?

Sí, me llevo increíble. Yo no soy mamá, pero soy muy respetuosa de los tiempos de los demás y no me meto donde no corresponde.

¿No te llama la atención ese rol, el de la maternidad?

Me queda poco tiempo, lo sé, pero no me llama. Soy muy dueña de mi independencia, entonces no me veo mamá. Hace años atrás quizás te hubiese dicho que quiero, pero ahora, casi a los 40 años ya no. Estoy enamorada de mi pareja, pero estoy más enamorada de mi trabajo.

¿Por qué?

Es que me ha costado muchos años, y siento que estoy recién empezando a cosechar un poquito y quiero cuidarlo. Tal vez el día de mañana me arrepienta, pero ahora me importa mucho mi pega. Además, me estoy guiando por lo que siento, no por lo que la sociedad me dice que debería hacer.

Igual debes sentir la presión…

La verdad es que con la despedida de mi padre me di cuenta que mi obsesión de ser madre era por darle el gusto a los dos. Mis papás me decían ‘lo único que queremos en la vida es que nos hagas abuelos’. Pero después, con el tiempo, mi mamá me dijo ‘nosotros queremos que hagas lo que te hace feliz y si te hace feliz no tener hijos te vamos a apoyar igual’. Y eso me calmó y sacó una mochila gigante de encima. Al final, ahí me hice consciente de que quería ser mama más por ellos que por mí.

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.
Grupo Copesa