*


Princesa Alba

La sincera confesión de Princesa Alba: “Fui bulímica. Me odiaba mucho, odiaba mi cuerpo”

'Ha sido bacán poder enfrentarme a comer desde una perspectiva sana y no como un enemigo”, confesó la cantante chilena que sufrió una depresión importante.

Por Javiera Kessra

Trinidad Riveros, más conocida como Princesa Alba, una de las exponentes del trap y referentes de la música nacional, se sinceró en una extensa entrevista con el sitio Nueva Mujer, donde además de hablar sobre su carrera profesional, compartió su opinión sobre el matrimonio, feminismo y el amor propio.

La intérprete de “Convéncete” hizo alusión a las críticas que recibió en una fotografía donde aparece usando un body escotado, asegurando que “nunca me di cuenta que tenía las pechugas caídas, eran las mías y fin. Siempre salía con ese body y me sentía rica. Cuando caché los comentarios, me di cuenta que sí, tengo las pechugas caídas y no hay nada de malo en eso”, sentenció e, incluso, agregó que “no ocupo sostenes”, porque no le gustan.

Según la artista, esto se debe a que “el trabajo previo que hice en mi confianza fue muy fuerte, sentí que lo único que me quedaba era empoderarme y parar los carros frente a la basura que me tiraban. No soy de quedarme callada”, aseguró.

Este proceso de amor propio comenzó después de su adolescencia, luego de que pasara por un delicado momento: la bulimia. “Nunca se lo conté a nadie. Me odiaba mucho, odiaba mi cuerpo, tenía una depresión importante. Cuando conocí a mi expareja fue el momento de abrir mi corazón. Confesé y me traté. El primer amor y el amor propio fueron de la mano, pero siempre fue un proceso interno mío, no de dependencia”, manifestó.

“Después de la adolescencia, me volví una persona muy segura de mí misma. Después de las críticas a mi primera canción, que apuntaban sobre todo a mi cuerpo, me encontré firme. El amor propio lo tengo hace rato, no depende de alguien. Me odié tanto, y ese proceso sicológico fue tan grande, que ahora me siento feliz conmigo. Muy feliz (…) Ha sido bacán poder enfrentarme a comer desde una perspectiva sana y no como un enemigo”, contó.

 “Siempre va a ser un desafío. No estoy sintomática desde los 18, pero en mi inconsciente siempre va a estar la bulimia. La relación de las mujeres con la comida está super viciada, todas tenemos un tema con eso. Es inevitable. Veo en mi mamá, en amigas, en conocidas, ciertas conductas que no terminan siendo una enfermedad alimenticia, pero sí son súper nocivas. Todas tenemos esas conductas, chicas o grandes, que son dañinas. Es un tema sin fin”.

Imagen: Captura Instagram @princesa.alba

Imagen: Captura Instagram @princesa.alba

Esa es una de las razones por las que la fanática de Colo-Colo constantemente debate sobre su imagen. “Estoy más flaca y más rubia. Estoy cumpliendo con esos estereotipos que impone la sociedad, pero no fue algo premeditado (…) Eso me hace sentir culpable. ¿Debería intentar quedarme como la Trini de My only one para seguir con mi coherencia o tengo el permiso de engordar, bajar de peso, ser rubia, ser morena? Es un eterno debate que tengo hoy”, explicó.

Su look no ha sido lo único que ha cambiado en la chilena, ya que también ha modificado su percepción del amor y del matrimonio. “El concepto de amor ha mutado mucho para mí. Partí pololeando en el colegio y duré cinco años (…) pensé que iba a ser mi único pololo siempre. Cuando terminé, me encontré con (…) un proceso que debí haber vivido más chica (…) Antes me quería casar en serio. Quería hijos a los 25 y tener una vida tradicional. Ahora ya no, no me interesa. No lo encuentro malo y más adelante puede cambiar de nuevo. No encuentro que sea una contradicción ser feminista y creer en el matrimonio”, argumentó.

Sin embargo, se abrió para confesar que “siento que sigo descubriendo el concepto de amor, lo descubro y lo redescubro, y de eso van mis canciones (…) Es entretenido ir descubriendo el amor mediante mis canciones”, confirmó.

Princesa Alba

Imagen: Captura Instagram @princesa.alba

En este escenario musical, la mujer no dudó en manifestar que el trap “no es amigable con las mujeres (…) Nunca hubo muchas mujeres, nunca hubo un espacio para que yo pudiese cantar (…) El trap más estricto sigue siendo un carrete de hombres”, aseveró. Por otro lado, fue honesta en afirmar que “jamás se me juzgó por no saber producir, por no saber mezclar, y eso fue bacán. Jamás me dijeron una pesadez por no saber cómo hacerlo y eso me gustó, porque si me hubiesen dicho algo, daba un paso al costado de pura vergüenza”, exclamó.

Pese a que la cantante contó que todo el éxito que ha tenido “fue una sorpresa”, no negó que “me lo esperaba de alguna manera, porque sabía que estaba poniendo cosas súper polémicas en la mesa, como las mujeres en el fútbol, mujeres fumando, mujeres con pechugas caídas, mujeres bailando entre ellas afuera del Monumental”, explicó.

Su carrera artística no es el único anhelo con el que ‘Princesa Alba’ sueña, ya que reveló que cuando niña siempre que le preguntaban qué quería ser, “yo decía ‘ser mamá’. Me gustaría serlo, mucho (…) sigo creyendo que sería una buena mamá, Me gustaría vivir eso. No lo veo cercano ni en millones de años más, pero me gustaría”, finalizó.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.