*


transición

Alexa “Glaam” cuenta cómo vivió su proceso de reasignación genital: “El dolor es satánico, pero lo volvería a hacer diez veces más”

'Me gusta mucho como quedó la operación, me siento súper cómoda, mi vida sexual es mucho mejor ahora', confesó la mujer trans, que compartió en Biut todos los detalles de su proceso de transición.

Por Javiera Kessra

“Habría sido todo más fácil en mi vida si hubiese nacido mujer”. 

Con esta frase entre sus pensamientos, creció Axel Soto, quien luego de varios años pudo al fin definirse en cuerpo y alma como Alexa. Y es que pese a haber nacido en un cuerpo con características físicas masculinas, Alexa “Glaam”, como todos la conocen, siempre se sintió mujer. 

“Siempre fui súper libre con mi expresión de género y nunca dejé que la gente se metiera en lo que quería hacer. Era súper femenina desde chica y aunque mis papás me retaban, no me importaba. Nunca dejé que ellos tomaran una decisión por mí o que eligieran cómo me veía o comportaba en mi entorno”, contó a Biut.

transición

Imagen : Captura Instagram @alexaglaam

Sin embargo, no fue un camino fácil, considerando que nació en una familia católica y muy conservadora. “Todo el rato pensaba en el momento que les iba a tener que decir que era gay (…) Repudiaban todo esto, por eso jamás iban a ver la posibilidad de que fuera mujer”, comentó.

Pese a esto, reconoce que desde entonces han cambiado su forma de pensar y que jamás le dieron la espalda.

Camino hacia la transición

A los 19 años, Alexa decidió independizarse e irse de casa. En ese periodo, “quería relacionarme con hombres, pero no me pescaban porque me veía femenina. Entonces empecé a masculinizarme, pero eran súper pesados conmigo, nunca tuve una relación ni un encuentro con un hombre que me haya hecho sentir cómoda”, recuerda.

Lo anterior le hacía creer que tenía mala suerte en el amor y lo atribuía a sus inseguirdades. “Me sentía mal conmigo misma, fea. Me costaba mucho ser una persona masculina y estuve mucho rato intentando. Me paraba frente al clóset y pensaba ‘¿qué me pongo hoy para verme más masculino?’.

Hasta que un día se preguntó: “¿Por qué me estoy vistiendo así? Esto no es lo que quiero”. Junto con esto, decidió deshacerse de ese pensamiento y feminizarse con más fuerza.

transición

Imagen : Captura Instagram @alexaglaam

Cuando tenía 23 años, una amiga me dijo, ‘obvio que algún día vas a ser mujer’ y ahí recién lo pensé, nunca antes vi la posibilidad”, confesó.

La joven de 27 años comenzó su transición a través de un tratamiento hormonal, y los primeros cambios los notó recién a los seis meses. Según cuenta, lo primero que notó fue la disminución del acné y la piel más suave. Con el paso del tiempo, su nariz se puso más menuda y observó cambios corporales, como la acumulación de grasa en zonas del cuerpo donde antes no se acumulaba.

Sin embargo, Alexa confiesa que sintió mucha ansiedad durante el proceso. “Tuve cambios emocionales. Hay una cosa interna de querer verte súper mina, porque siempre tienes la imagen que te muestra el capitalismo y el patriarcado de las personas ‘trans’. Nunca va a haber en una publicidad, mujeres trans que no parezcan tan ‘mujeres’ (…) Eso genera un nivel de ansiedad fuerte cuando estás tomando hormonas, porque todo el tiempo quieres ver cambios y las pastillas son lentas”.

En cuanto a su cambio de nombre, la estilista y dueña de su propia peluquería, asegura que nunca tuvo la intención de borrar su pasado o intentar ser otra persona.

“Para mí era súper importante Axel (…) Nunca el pasado, antes de mi transición, fue algo que debía borrar o evitar. Nunca quise ser otra persona, solo quería sentirme cómoda siendo femenina y sintiéndome mujer, pero nunca quise partir desde cero, porque mi vida ya estaba construida, solo quería cambiar mi identidad y para mí eso no es cambiar mi vida. Así que desordené Axel y ahí llegué a Alexa”, confesó.

transición

Imagen : Captura Instagram @alexaglaam

Reasignación genital

“Cuando empecé con pastillas, no pensaba tanto en la transición genital, porque quería ver los cambios con las hormonas. No sabía cómo me iba a ver, era todo un misterio. A veces veo fotos de cuando partí y me encontraba súper mina, aunque mi transición no era muy avanzada, me sentía tan segura y bien conmigo misma, que se transmitía”, dijo.

Sin embargo, Alexa no se había detenido hasta ese entonces en un detalle no menor. “Me di cuenta que no había ido a la playa y piscina en tres años, porque no sabía qué usar. Ahí entendí que no estaba cómoda con mi cuerpo. Un año después (a los 23) me operé”.

Alexa recuerda que tras someterse a una Genitoplastia Femenizante Transexual Femenino, sintió mucho dolor, sobre todo los primeros días. Tras la operación estuvo tres días hospitalizada y 14 días bajo los cuidados de una enfermera en casa.

“Los primeros ocho días fueron rudos, me dolió mucho, lloraba desesperadamente. En las noches me daban una pastilla de un medicamento y la mitad de otro para dormir y aun así me despertaba a las cuatro de la mañana del dolor”, contó.

La estilista recuerda que cuando despertó de la operación estaba tan alterada que le pegó a una enfermera. “Cuando estuve consciente, estaba amarrada y no me querían soltar. Me puse a llorar y aun así se negaron, supongo que porque había sido violenta. Pero creo que las enfermeras me maltrataron, incluso, no me quisieron llamar por mi nombre”, aseguró la mujer que dejó de sentir dolor, recién, a los dos meses de haber sido operada.

transición

Imagen : Captura Instagram @alexaglaam

El primer orgasmo femenino

Pese a esta dura experiencia, Alexa Glam dice que nunca sintió ni un atisbo de arrepentimiento tras la decisión tomada.

“El dolor es satánico, pero lo recomendaría y lo volvería a hacer diez veces más. Me gusta mucho como quedó la operación, me siento súper cómoda, mi vida sexual es mucho mejor ahora (…) Estás en el rol que quieres estar”, aseguró.

Y es que Alexa asegura que tras la operación, por fin pudo disfrutar plenamente su sexualidad.

“Cuando no quieres tener genitales, te sientes más incómoda y tu desempeño en el sexo es diferente (…) Antes y después de operarme mantuve una relación con un chico que fue mi primera pareja de la vida y una parte súper importante en esta transición (…) Teníamos una vida sexual súper recíproca, nos amábamos mucho y como teníamos confianza, pude descubrir mi vagina y empecé a disfrutar el sexo”, confesó.

A raíz de esto, “Glam” logró experimentar en primera persona un orgasmo femenino.

“Tener un orgasmo es mucho más fácil para los hombres que para las mujeres. Intentaba hacer muchas cosas, me tocaba con el dilatador y trataba de irme descubriendo. Me esforcé mucho en conseguir el primer orgasmo, tuve que aprender a conectarme conmigo misma para lograrlo y de ahí en adelante fue todo más fácil”, relató.

transición

Imagen : Captura Instagram @alexaglaam

Amor y maternidad

En cuanto a sus relaciones amorosas, Alexa cuenta que, hasta que se operó, nunca había sentido atracción por una mujer.

“Nunca pensé que me podía gustar una mujer en mi vida, hasta que fui mujer y me gustó. Me asusté y creí que no podía ser lesbiana, pero me di cuenta que sí podría haber estado con ella porque me gustaba. Esa relación me abrió la mente a pensar que en verdad podría estar con cualquier persona”, aseguró.

Pese a esto, para Alexa es muy importante basar sus relaciones en la verdad. “Es súper importante para mi dejar en claro lo que soy. Si no le gusta, se va a ir. Pero creo que hacer las cosas al revés, conocer a alguien y después contarlo, es peor. Al final lo ocultas porque te importa, es un secreto. Y yo lo veo como algo relevante en la vida de una persona transicional, es el camino que te llevó a la felicidad”, advirtió la mujer.

transición

Imagen : Captura Instagram @alexaglaam

Y ante la pregunta de si ha pensado en convertirse en madre, Alexa confiesa que le gustaría poder adoptar un niño.

“Es súper irresponsable traer niños al mundo, siendo que hay muchos menores que no tienen papás. Adoptaría un niño por el hecho de ayudar a crecer a un ser humano y que se convirtiera en una gran persona. Ese es un desafío que me llama mucho la atención”, finalizó.

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.
Grupo Copesa