*


miedo

Fobias femeninas: ¿A qué le tememos las mujeres?

Por Constanza Cortés /@lavecinacortes

El miedo a la muerte, a perder el trabajo y hasta envejecer muy rápido son algunos de las principales miedos que nosotras tenemos en la actualidad.

El miedo es una de las emociones más antiguas de las que se tenga registro y comúnmente se asocia al peligro de sufrir una experiencia desagradable, pero que no necesariamente se concretará. Sin embargo esta sensación actúa como una forma de freno, que nos dice que no hagamos algo, para evitar salir lastimadas.

Esto también se asocia a la ansiedad, que es un estado en el que las personas que sufren algún episodio de estrés o necesidad urgente, hacen todo lo posible para remediarlo. De hecho Sigmund Freud habló de la ansiedad como un componente relacionado con el miedo, en el sentido de que ambas sensaciones se dan cuando se espera un “trauma”; esto se traduce en que las personas se ponen más ansiosas cuando esperan que ocurra algo.

En la actualidad, la sociedad acelerada en que vivimos nos expone a más momentos de tensión y problemas. Por eso hoy es normal que tengamos más miedos y de diversos tipos, sobre todo las mujeres, que a diferencia de los hombres tendemos a mezclar más las preocupaciones con el trabajo y la vida de pareja.

Pero tranquila, tener miedo a ciertas situaciones es normal y se pueden controlar. A continuación te mostramos los que más se repiten en las mujeres del siglo XXI:

1. Quedar sin “pega”

Esta preocupación te puede llegar a quitar el sueño, debido a la intensa competitividad que hay entre los pares y con nosotras mismas. El sólo hecho de pensar en que nos despedirán, nos hace imaginar un futuro oscuro y negativo con el que no queremos toparnos.

Consejo: Sé responsable en tu trabajo y evita los problemas.

2. Ser gorda

La comida y la belleza -por imposición de las grandes empresas y las marcas comerciales- hoy son enemigos. Existe la creencia de que las mujeres delgadas tienen más éxito en la vida, y que las más rellenitas tienen más dificultades para cumplir sus deseos.

Consejo: Cultiva tu autoestima y no dejes que el peso se convierta en una obsesión, aunque igual es necesario que te preocupes por tu apariencia física. Una buena opción es practicar alguna actividad física, de forma regular para mantenerte saludable.

3. Que nos asalten en la calle

Los índices de delincuencia suben cada día y eso nos neurotiza. Hay una psicosis generalizada respecto del tema, por eso vivimos con el temor a ser víctimas de un atraco en cualquier momento.

Consejo: No te expongas a situaciones donde puedas verte envuelta en una situación así; evita caminar sola de noche o andar con la cartera abierta.

4. Envejecer muy rápido

Este caso es parecido al del miedo a engordar; la publicidad se ha encargado de hacernos creer que llegar a la madurez, más que una etapa natural, es algo traumático. Las empresas cosméticas y el mundo de la moda están empecinados en moldear estereotipos de belleza, basados en juventud y medidas perfectas, sin embargo los años deben llegar.

Consejo: Acepta tu edad y los cambios que tu cuerpo irá sufriendo con el tiempo, pero más que todo destaca la experiencia que te darán los años.

5. Descubrir que tenemos una enfermedad grave

La muerte y las enfermedades que la pueden provocar son un tema para la mayoría de las mujeres, sobre todo porque desde los 20 años estamos más expuestas a sufrir enfermedades ginecológicas.

Consejo: Cada seis meses practícate todos los exámenes que tu médico te pida y de esta forma estarás al tanto de tu estado de salud.

6. No quedar embarazada cuando queramos tener hijos

Esto le pasa sobre todo a las chicas que están en la “etapa límite” para quedar embarazadas -35 años en adelante- y que han pospuesto la maternidad en pos de su desarollo profesional.

Consejo: Realízate exámenes de fertilidad para estar al tanto del funcionamiento de tu aparato reproductor. Si los resultados son negativos, no te preocupes porque hoy por hoy existen nuevas técnicas que te pueden ayudar a concebir.

7. Estar amarrada a un trabajo detestable, sólo porque es la única fuente de ingreso que tenemos

La realización personal es uno de los fines que cualquier persona quiere cumplir en un empleo. Sin embargo, muchas veces nos vemos en la obligación de trabajar en un lugar hostil, donde nuestras expectativas no se concretan o porque no practicamos lo que estudiamos, pero debemos hacerlo por necesidades económicas.

Consejo: Trabaja con buena disposición, pese a que no te sientas feliz y toma esa experiencia como una oportunidad para aprender cosas nuevas. Una mentalidad positiva te ayudará a hacer más agradable este proceso, sin embargo, de forma paralela, trata de buscar un trabajo donde puedas desarrollarte como profesional.

8. Que mi pareja me engañe con otra mujer

Este es uno de los mayores temores de una mujer. El hecho de pensar en que tu pareja puede serte infiel con otra, puede destrozarte, volverte loca y también un poco psicótica.

Consejo: No te pases rollos, sin tener pruebas concretas y por lo mismo evita hacer escenas de celos.

9. De tener una vida monótona, sin emociones

La rutina de todos los días puede bajonearnos mucho y hacer que veamos la vida como una verdadera lata, pero eso depende de las actividades y actitud ante la vida que nosotras tengamos.

Consejo: No sólo debemos vivir para trabajar, también tenemos que darnos tiempo para divertirnos y disfrutar del amor, así que hazlo.

10. Quedarme soltera para siempre

La soledad aterra a las personas y sobre todo a nosotras, porque inconcientemente, las mujeres siempre tenemos el ideal de que algún día formaremos una familia y estaremos con la persona que queremos. Sin embargo la ansiedad por conseguir este cometido, a veces puede jugarnos en contra.

Consejo: No te preocupes tanto del tema, ni acoses a tu pareja para comprometerte. Mejor difruta de la vida sin esa obsesión, y si en algún momento te quedas sola, no te aflijas… sólo es una etapa que debes aprovechar para reencontrarte contigo misma.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.
Grupo Copesa