*


dest

Fernanda Hansen cambia el jardín a domicilio por uno tradicional: “Creo que los niños son súper flexibles y se adaptan rápido a los cambios”

Fernanda Hansen, Viví Rodríguez y Antonella Ríos cuentan cómo lo hacen para que sus hijos vuelvan a la rutina de marzo sin problemas.

Por Isa Luengo

El año pasado la periodista Fernanda Hansen dio conocer la idea de un jardín a domicilio para estar más cerca de su pequeña Amalia. En ese entonces, ella quiso optar por esta opción para no romper con la rutina que llevaba su hija.

Actualmente, a un año de esa decisión, Fernanda nos contó cómo  fue ese periodo  con este tipo de jardín. “Fue una súper experiencia, ella aprendió mucho lo pasó bien, fue súper cuidadoso en términos de resfríos y bichos, porque como eran cuatro niños era mucho más controlado. Le encantaba ir a su jardín, todas las mañanas se levantaba e iba contenta, además era cómodo porque me quedaba en mí mismo edificio”, comenzó diciendo.

1

Con respecto al sistema, la periodista dice que fue súper bueno y cómodo para las mamás que pueden hacerlo, ya que sólo eran tres horas de jardín, por lo que para los padres que necesiten jornadas más extensas para sus hijos sería un poco más complicado.

“La conclusión principal es que como son más chicos están más cerca de ti, es más controlado porque son pocos niños, hay más atención personalizada porque es una profesora para solo cuatro niños.  Además como uno se organiza con la familia, con vecinos o con gente, conoces otras mamás y vas teniendo la primera experiencia más cercana a un curso o reuniones de apoderados.  Tal como un jardín tradicional, este funciona con informe final, los avances que tuvo, lo que aprendió, lo que no aprendió. En ese sentido fue súper bonito”, relata Fernanda.

2

Sin embargo, ahora llega el momento de enviarla a un jardín tradicional fuera de la casa. Estamos ya a días de que comience marzo y hay que volver a la rutina que todo eso significa, sumándole el pequeño estrés que genera el enviar a los hijos por primera vez en la vida a “estudiar” fuera del hogar y que pasen todas esas horas en otro lugar. Con respecto a esto, Fernanda dice que le provoca el miedo que a todos los padres les genera, pero que está tranquila.

“Es finalmente la aceptación de los papas de que los niños van creciendo, van cumpliendo etapas, y ella ahora está en una nueva etapa. Ya tiene 2 años y 4 meses y en ese sentido va a convivir con niños más grandes, de su edad también, y ahora serán más, no solo cuatro y en un lugar más grande donde hay juegos y actividades”, nos cuenta.

3

Como mamá, le genera un sentimiento de orgullo de ver a su hija crecer y cumplir etapas. “Ir acompañándola en este proceso de formar un ser humano que ojalá sea lo más independiente y que vuele con sus propias alas. Yo voy a darle, ojalá, la mayor cantidad de herramientas posible”, señala, y agrega que en este momento lo que ella puede darle es la oportunidad de ir a un jardín donde conozca más gente en un lugar distinto a su casa y así pueda ir preparándola para cuando le toque ir al colegio.

Proceso de adaptación durante los primeros días

Como volver a clases y a marzo requiere de un proceso de adaptación, sobre todo para los más pequeños, hay algo que a todos los padres les preocupa, que es cuando les toca quedarse solos a los niños en otro lugar y por lo general se asustan o lloran. En relación a eso, Fernanda dice que “es un miedo que tenemos todos los padres en general, y las historias son sabidas que dejan a los niños y quedan tristes. Afortunadamente el jardín que elegí tiene un periodo adaptativo y la mamá se puede quedar con el niño en el jardín hasta que se vaya acostumbrando”.

“No tengo tanto miedo en eso porque  voy a poder acompañarla si es que ella está un poco nerviosa”, señala, agregando que “espero que esta oportunidad en un jardín distinto sea un poco parecido al que era a domicilio, que al principio la acompañe y después se vaya sintiendo cómoda ojalá desde el principio”.

4

Sin embargo, para estos días es primordial tener un orden y así ir acostumbrándose para los meses que vienen. Fernanda dice que lo que ella hace estos días es que “antes de entrar al jardín es ir acostumbrándola a ese horario que le va a tocar y eso es ser más rígida un poco en los horarios de comida, de baño, de acostarse o de levantarse, de lavarse los dientes, la cara, vestirse, y ya ponernos a hacer actividades desde temprano porque es lo que va a hacer en el jardín”.

Ella no cree en el exceso de estructura, pero si cree en los límites y en la rutina en general. “Creo que los niños son súper flexibles y se adaptan rápido a los cambios. Desde mi perspectiva creo que es súper difícil dar un consejo porque la conversación con los hijos es súper personal y cada niño es muy distinto y tiene necesidades súper distintas (…) hay que ir adaptando los tiempos de rutina que, finalmente,  pienso que eso les da estabilidad emocional a los niños y un cierto orden”.

¿Cómo lo harán otras mamás famosas?

También hablamos con otras mamás para preguntarles cómo lo harán estos  primeros días. Es así como Antonella Ríos cuenta que “la entrada a clases siempre es conflictiva porque en el fondo uno está en una dinámica de descanso, de relajo y todo es medio traumático”. Sobre todo, porque en su caso su hijo entra un jueves, por lo que le corta la semana. “Cuando entran el lunes uno puede hacer una terapia de cambio de hábito, acostarse más temprano, empezar a aclimatarse con las levantadas”, señala.

5

Un consejo que da Antonella es hacerlos dormir unos días antes más temprano, y conversar con ellos explicándoles que empieza el colegio y hay que hacerse la idea. “Lo que yo hago tiene que ver con no estar alterada ni sobrepasada por algo que es súper natural, que todos vivimos el primer día de clases”.

Por su parte, Viví Rodríguez coincide con que debe haber una conversación entre padres e hijos independientemente de la edad. “Que se explique cómo va a ser el proceso, motivarlos por el lado de lo entretenido que es experimentar algo nuevo, conocer gente nueva… Y dejar claro que los papás estarán siempre para apoyarlos”. Lo anterior no quita que ella como mamá se sienta con cierta angustia, pero confía en que su hija Kali lo hará bien.

La genial idea de Fernanda Hansen para no enviar a su hija al jardín – Biut.cl

Muchas madres sufren cuando llega el momento de separarse de sus hijos y enviarlos al jardín. Las razones son variadas, pero el mayor temor es que los niños se enfermen. Por esto, cuando Fernanda Hansen regresó al trabajo, luego de un año y siete meses de dar a luz a su pequeña Amalia, debió resolver el dilema de llevar o no a su hija al jardín infantil.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.