*


javiera

¿Es realmente dañino el uso prolongado del chupete?

La actriz Javiera Contador pidió consejos en redes sociales para que su hijo de tres años deje el chupete y nosotras recurrimos a la voz de los expertos para aclarar esta interrogante que complica a muchos a padres.

Por Isa Luengo

Javiera Contador se encuentra de vacaciones en Europa junto a su familia, y en la última publicación que compartió en su Instagram, la actriz decidió comentar un problema que la aqueja con su hijo Theo de 3 años: el pequeño no quiere dejar el chupete.

“Yo sé que a algun@s les llama la atención que el Theo use mucho chupete. Créanme que tengo conciencia y que es un TEMÓN”, comenzó escribiendo Contador, adelantándose a las preguntas y comentarios de sus seguidores.

“Yo sé que a much@s les ha resultado botárselo y chau, o cortarle la punta o echarle ají o dejárselo al burro de los chupetes (…)nada de eso resulta con Theo, y mientras él más nota que se transforma en un tema importante, más apego le provoca. ¿A alguien más le ha pasado?”, comentó la también animadora.

Ante esta pregunta, Contador decidió recibir los consejos de sus seguidores para que su hijo deje el chupete, con el hashtag “#IgualLoLograré”,  finalizó su publicación.

¿Cómo y cuándo eliminar el chupete?

La Asociación Española de Pediatría (AEP) explica en un documento sobre Uso del chupete y lactancia materna, que el chupete “calma el llanto del bebé, ayuda a conciliar el sueño y reduce el estrés y el dolor, situaciones que provocan preocupación y ansiedad en los padres”.

Sin embargo, algunos especialistas también señalan que si el chupete pasa a ser usado más allá de la salida de los dientes, podría provocar deformaciones en la boca del niño. Pero según explica a Biut la psicóloga infanto-juvenil Varinia Signorelli, “todos los niños tienen un objeto transicional, que es un objeto que emocionalmente lo que genera es una sensacion de seguridad, que cuando empiezan a crecer lo dejan”.

Imagen de boryanam para Free Pik.

Imagen de boryanam para Free Pik.

La especialista agrega que al momento de retirar el chupete, “no podemos dejar de lado que se trata de un objeto que nosotros introducimos en la vida del niño como necesario y generamos esa necesidad. Por lo mismo, el momento de sacárselo es cuando el mismo niño ya no lo necesita, no es cuando nosotros como padres o el dentista necesita sacarlo. Incluso existen odontólogos, los más jóvenes y actualizados en el tema dental infantil, que dicen que casi no hay relación entre el chupete y la deformación de la mordida, salvo en conductas más obsesivas. Porque lo que ocurre, cuando sacas repentinamente el chupete, es que igual se va a chupar el pulgar o la mano, entonces el problema deja de ser el chupete y pasa a ser esa necesidad”.

Es por esto que Varinia enfatiza en que “si decidimos ponerle chupete, seamos conscientes que tenemos que ser respetuosos al retirarlo, y para eso hay que ser super observador de lo que el niño va necesitando. Y sí, hay que entregarles más cariño, porque hay que reemplazar el chupete con algo. Pero por ningún motivo hay que ser firme en términos de que si el niño necesita el chupete, esconderlo, botarlo o no dárselo. Si no que ocurre lo mismo que con el destete en la lactancia, la premisa es ‘no ofrecer, pero no negar’, para que no se resienta el niño”. 

 

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.