*


halloween-candy-2903173_640

Halloween: las actividades físicas que queman el azúcar de los dulces que comen los niños

La celebración de Halloween puede llevar a que los niños sobrepasen en más de mil por ciento el consumo máximo de azúcar recomendado por los especialistas. ¿Cómo evitarlo? Descúbrelo acá.

Por Biut y Agencias

Cuatro gomitas azucaradas, un kojak y dos caramelos o masticables aportan, en total, el máximo de azúcar que debería consumir un niño de ocho años: 40 gramos.

Sin embargo, la celebración de Halloween, puede llevar a que los pequeños sobrepasen en más de mil porciento el consumo máximo de azúcar recomendado por los especialistas. 

candy-2518372_640

Una calabaza plástica, donde los más chicos suelen ir juntando los caramelos y chocolates, puede llegar a aportar 476 gramos de azúcar. Teniendo en cuenta que el máximo recomendado para un niño son 40 gramos, el total de dulces debería ser consumido en varias semanas, ya que dentro de esta porción se deben incluir al menos dos frutas diarias, que además de fibra y vitaminas contienen azúcar.  

Alejandra Domper, secretaria ejecutiva del Sistema Elige Vivir Sano, explicó que aunque no se le puede prohibir a los padres darles dulces a sus hijos., “queremos invitar a las familias a la moderación en su consumo, así como también buscar opciones creativas saludables para regalar a otros niños. Todos somos responsables en la creación de buenos hábitos de alimentación, incluso en las fiestas donde más se come”, sostuvo Domper.

Alejandra explica que algunas opciones saludables que podrían reemplazar los dulces son bolsitas con una porción de frutos secos; cereales sin azúcar ni sellos (20 gramos), fruta deshidratada o liofilizada.

Imagen: Gentileza Elige Vivir Sano y Sochipe.

Imagen: Gentileza Elige Vivir Sano y Sochipe.

Por su parte, el presidente de la Sociedad Chilena de Pediatría, Dr. Humberto Soriano sostuvo que “las últimas encuestas indican que cerca de la mitad de los niños entre 5 y 7 años son obesos o presentan sobrepeso, cifra que en el caso de los adolescentes se ve en uno de cada tres. Para revertir esto, la prevención tiene que partir por casa. Urge tomar conciencia de que esto es realmente un problema y un predictor de posibles enfermedades crónicas futuras”.

Para poder gastar lo que los niños consuman, los expertos hacen un llamado a cuidarlos e incentivarlos a realizar actividad física, según la cantidad de azúcar ingerida.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.