*


Carla Zunino

Carla Zunino contó que perdió un bebé y el duro proceso que experimentó: “Debe ser lo más doloroso que me ha tocado”

'Me dijeron que no había opción de que fuera a expulsarse, así que me dejaron hospitalizada y me hicieron un aborto, fue la peor noche de mi vida”, contó la periodista emocionada.

Por Javiera Kessra

En junio, Chiqui Aguayo anunció emocionada sus seis meses de embarazo, pese a que confesó que “he tenido hartos temores también”, debido a la pérdida que sufrió en su primer embarazo, donde vivió un largo y doloroso duelo que terminó, incluso, con una intervención.

Sin embargo, la panelista del “Muy Buenos Días” no fue la única que vivió este difícil momento. Carla Zunino, confesó, en el matinal, que perdió a su segundo bebé y reveló cómo experimentó el duro proceso.

“Fui a hacerme la ecografía y el doctor me dice ‘esta guagua no está creciendo lo que tiene que crecer y su corazón está latiendo a un ritmo menor’. Me entró un terror, pocas veces he sentido terror en mi vida, de qué va a pasar, qué pasa si esta guagua se afirma, si empieza a crecer un bebé que después va a ser inviable, cómo le voy a explicar a Facu (su hijo), qué decisión voy a tomar. Nunca tuve tanta sensibilidad sobre el aborto libre ni en tres causales y por primera vez lo pensé”, comenzó su relato.

Carla Zunino

Imagen: Captura Instagram TVN.

“El doctor me dice ‘tenemos que esperar una semana más para ver qué pasa’, fue la peor semana de mi vida. Yo iba a trabajar todos los días y pensaba ‘¿qué estará pasando?’, porque no sientes nada y era una eterna espera, y cuando llegué a la ecografía la semana siguiente, el doctor me dice que dejó de latir y fue pánico. ‘¿Qué hago?, ¿cuáles son las alternativas?, tengo dentro mío una guagüita que se murió’, y me dijo que tenía tres opciones, podía tomarme unas pastillas y abortar en mi casa, dejar que el cuerpo lo expulsara naturalmente o hacer un legrado (nombre médico del aborto). Yo estaba en shock, me quedé paralizada, no sabía qué hacer, qué era mejor, qué era peor, no sabía cómo vivir ese proceso. Y dije voy a esperar y dejaré esto en manos de Dios y decidí que fuera una expulsión natural”, continuó.

“Pasaron cinco semanas y no se expulsaba nada. Yo seguía trabajando y no me tomaba días libres porque no quería ni pensar…y nadie se atreve a decirte ‘anda y hazlo’ o ‘va a pasar esto’ y como todo el mundo siempre confía en que yo soy la que toma las decisiones con mucha conciencia, nadie se daba cuenta de lo paralizada que estabaninguno de los que estaba en mi entorno, por mucho que quería ayudarme, lograba entender la dimensión de lo que estaba sintiendo”, sinceró.

“Creo que nunca había sentido pánico”

“A la quinta semana mi prima, que había vivido una pérdida tres meses antes, me llevó al médico y me dijeron que no había opción de que fuera a expulsarse, así que me dejaron hospitalizada y me hicieron un aborto, fue la peor noche de mi vida”, contó.

“Me acuerdo estar sentada frente al doctor, llorando a mares y, pese a que soy una mujer súper fuerte, firme y positiva, en ese momento me desarmé. Me desarmaba tomar una decisión y hacer un aborto de la manera que yo no quería, es súper y poco digno que tu guagua sea sacada de ti con un instrumental médico, porque yo ya estaba enamorada de ese bebé”, manifestó.

Carla Zunino

Imagen: Captura Instagram TVN.

“Me impresionó la pastilla, Misotrol, que se vende en el mercado negro y que hay mujeres que lo usan para abortar de manera clandestina, y en teoría es un avance de la ciencia porque permite que el cuello se vaya abriendo, pero una de las alternativas que me dieron era ‘llévate la pastilla a tu casa y solo si tienes una hemorragia, ven a la clínica’ y pasado el tiempo, doy gracias a Dios no haber tomado esa alternativa, porque cuando estaba esperando el aborto en la clínica, te empiezan unas contracciones mucho peores que en el parto, porque además la meta es mucho más triste. En el parto, la ilusión hace que esas contracciones tengan sentido, acá tienes unas contracciones del demonio toda la noche para saber que al otro día te van a hacer el aborto y es bien artificial y duro el proceso y tú te pones a merced, haces un acto de fe, esperas que los doctores usen bien el instrumental para que no te hagan un daño posterior y te encomiendas no más, entonces hay un susto de qué va a pasar contigo, con tu cuerpo”, reveló.

“Creo que nunca había sentido pánico, porque perder una guagua es fuerte pero que ese bebé se haya afirmado, para mí era un mundo y eso me causó terror, debe ser lo más doloroso que me ha tocado”, confesó emocionada.

Después de eso, la conductora aseguró que su prima le llevó “un rosal y lo plantamos e hicimos un ritual. Sentir que dejas ir a esa guagüita y entender que por alguna razón no llegó, algo venía mal en ese bebé…Las cosas pasan y es importante hablarlo desde lo práctico (…) En Chile falta harto apoyo, encuentras poca información, se habla poco de las pérdidas y cuando lo vives te hace sentido el aborto en tres causales, yo decía ‘¿cuándo se habla de la práctica?, porque necesito que alguien me ayude a sacar a esta guagua dentro mío’ (…) porque es un terror, no sabes qué va a pasar con tu guagua ni contigo, qué pasa si no puedo tener más hijos o si tendrá algún daño”, afirmó.

“Cuando tú estás acostumbrada a tener el control de todo, es más violento pensar que esto no está en tus manos. Yo no tomo, no fumo, soy súper sana, hice todo lo que tenía que hacer y la vida me pone en un jaque donde tengo que decidir y no sé qué hacer y fueron semanas así (…) Encontrarme a otras mujeres que me decían que lo habían pasado, me hacía sentir que alguien entendía lo que estaba hablando, que no era la única e iba tratando de evaluar los escenarios de acuerdo a lo que esas otras mujeres generosamente me contaron, pasa mucho por la empatía (…) Me pongo en los zapatos de las madres que les dicen que sus guaguas son inviables, ¿qué haces?, ¿quieres abortar o vas a seguir los nueve meses para que respire un rato y después muera?, es una decisión tan personal”, enfatizó.

“Después traté y nunca más quedé embarazada y le decía al doctor ‘¿será que habré esperado mucho para volver a tener un hijo?’, porque hay que esperar físicamente, porque un aborto es súper traumático para tu cuerpo”, aseveró.

Carla Zunino

Imagen: Captura Instagram TVN.

Sin embargo, Zunino agradeció que esta delicada situación no haya sido con un hijo primerizo, ya que “ayuda mucho (…) si me hubiese pasado con mi primera guagua, creo que hubiese sido mucho más difícil de superar”, exclamó.

Por último, Carla explicó que actualmente “no es un dolor que haga que yo viva mi vida de manera distinta, porque siento que tuvo que ver con algo que no tenía que ser y dentro de todo pudo haber sido sabia la vida, a lo mejor no era el momento para embarazarme”, lo que no quita que se emocione, “porque revivo la sensación que tuve, me acuerdo de mí misma (…) ese dolor no se te olvida, ese dolor queda, y si quedara embarazada el día de mañana estaría con mucho susto, por más que sea una bendición. Te vas auto protegiendo, que igual es absurdo porque si te vuelve a pasar no hay nada que te pueda proteger, lo vas a vivir igual, muerto de pena, pero uno intenta ponerse más duro”, finalizó.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.