*


animados

Dibujos animados: ¿son realmente perjudiciales para los niños?

Mientras algunos expertos en salud mental infantil advierten sobre las consecuencias negativas de los dibujos animados en los niños, otros especialistas aseguran que los efectos de éstos tendrían matices y dependería del contexto.

Por Maria Jose Urbina Moukarzel

Desde Peppa Pag hasta Masha y el Oso. Desde hace un tiempo que las series infantiles se pusieron en la mira de algunos especialistas en educación y salud mental infantil, por el efecto que pueden tener en los niños que las ven.

Si bien, no son pocos los expertos que advierten sobre las consecuencias negativas de los dibujos animados en los niños, otro grupo no menor asegura que los efectos de éstos tendrían matices y dependerían del contexto de cada uno.

Por ejemplo, la psicoterapeuta australiana Karen Phillip sostiene que “los niños están perdiendo la capacidad de desarrollar habilidades en empatía y leer el lenguaje corporal de otras personas, porque ya no están en sintonía con él”.

animados

Imagen: Instagram @officialpeppa

Además, acusa a estos dibujos de mermar el desarrollo de su imaginación. “Los pequeños están perdiendo la capacidad de crear nuevos juegos, nuevos conceptos y nuevas ideas por estar demasiado acostumbrados a ser entretenidos por una fuente externa”. 

Para ejemplificarlo, la doctora menciona a la serie de la cerdita y su familia: “Si los padres interactúan con los niños mientras ven Peppa Pig, cantando, bailando e interactuando con ellos, entonces la cosa cambia. Una serie como Peppa Pig solo es beneficiosa para los niños si estos la ven en compañía de sus padres”. 

animados

Imagen: Pixabay.com

Por otra parte, Giuseppe Iandolo, psicólogo y doctor en Desarrollo Psicológico, Aprendizaje y Educación, basado en la evidencia de una investigación clínica de la Universidad de Stanford, sostiene que “los dibujos animados brindan oportunidades para el desarrollo infantil. 

“Los de tipo educativo pueden contribuir al desarrollo lingüístico y narrativo, a la dimensión espaciotemporal, así como a la capacidad de solucionar problemas y dificultades a través del modelado”, dice. 

Pero esto no nos exime de una supervisión, sino todo lo contrario. “Más allá de que los contenidos de un dibujo animado sean adecuados, su impacto en la educación del niño dependerá de otros factores, como el grado de implicación de los padres en compartirlos con ellos, explicándolos y supervisándolos”, aclara el doctor en psicología.

animados

Imagen: Pinterest.com

No tomes medidas radicales 

Iandolo no aconseja la prohibición o las medidas muy radicales. “No permitir que un niño vea dibujos animados por considerar que son dañinos, además de privarle de una ocasión educativa, podría perjudicarle en su sentimiento de adecuación y relación con sus amigos, y nos reclamará que todos los demás los ven y él no”, explica el psicólogo. 

La mejor solución “será delimitar los tiempos y el tipo de dibujos, para dejar espacio a otras actividades también fundamentales para desarrollo infantil: el juego, la lectura compartida y la socialización con otros niños”.

animados

Imagen: Pixabay.com

Ambos expertos coinciden en que el exceso de tele no les hace ningún favor a los niños y podría tener consecuencias negativas.

“Los niños adictos a la tele manifiestan algunos efectos negativos en la socialización y comunicación, como son los sentimientos de soledad, una excesiva identificación con los personajes de los dibujos, y menor rendimiento académico”, asegura Iandolo.

Otro tema que preocupa es la propia trama de las historias, que en ocasiones es muy dramática. Pero esto no debería quitarnos el sueño, ya que “contribuye al desarrollo emocional del niño”, según aclara el investigador. 

animados

Imagen: Captura Youtube.com

¿Cómo afectan los personajes?

Sobre si pesa más la historia o el personaje, el experto no lo duda: “A corto plazo, durante la visión del dibujo animado, pesan más los personajes”, ya que la influencia de la historia requerirá un proceso de maduración posterior. 

Por esta misma razón a los padres les conviene no solo ver dibujos de vez en cuando con los niños, sino dejar que ellos mismos nos cuenten sus propias interpretaciones. 

“No existen los dibujos animados perfectos porque el pensamiento narrativo se basa en lo imperfecto, pero un buen dibujo animado permitirá al niño y a sus padres buscar el significado de la experiencia, tal y como ocurre en la vida real”, finaliza.

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.
Grupo Copesa