*


met-destacado

Lo mejor y lo peor de la Met Gala: Caótico punk

Por Andrea Hartung / @jartung

Bajo la temática del punk, las celebridades y los personajes más importantes del mundo de la moda se dieron cita en el Museo Metropolitano, para hacer gala de algunos de los looks más osados del año. Aquí dejamos nuestro veredicto.

¿Qué es el punk? O mejor dicho ¿cómo podemos expresarlo a través del vestuario y el estilo? Esta fue la pregunta que se hicieron famosos y diseñadores de lujo, de cara a la Met Gala. Algunos aprobaron, otros hicieron caso omiso a la temática, mientras que algunos lo intentaron y fallaron.

Lo mejor

Sarah Jessica Parker fue la reina de la noche, con un tocado estilo mohicano diseñado por Philip Treacy. La actriz acompañó el “detalle” con un vestido vaporoso y satinado y unos botines en gamuza. Glam Punk en su máxima expresión.

La actriz de Vampire Diaries, Nina Dobrev, sorprendió con un traje vestido/pantalón de Monique Lhullier, acompañado con maquillaje y peinados retro.

La sorpresa: Anne Hathaway. Tras el debacle de la noche de los Oscar, la premiada actriz se robó los flashes con maquillaje de alto impacto, un nuevo color de cabello y un vestido de Valentino que desafió todas las reglas.

Dakota Fanning se convierte de a poco en todo un ícono, gracias a looks como el de anoche. La actriz vistió un Rodarte alado, que daba énfasis a su diminuta cintura.

Miley Cyrus fue un poco textual con la definición de punk, y llegó con el pelo fijado en puntas con gel, y un vestido de malla de Marc Jacobs.

Rooney Mara fue, definitivamente, una de las más elegantes con un Givenchy blanco, acompañado de accesorios muy minimalistas, un peinado ordenado y labios oscuros.

Miranda Kerr, por su parte, fue una de las más sensuales, mostrando gran parte de su torso en un delicado diseño negro del americano Michael Kors.

Perdidas

Jennifer Lawrence nos está acostumbrando a ser impecable sobre la alfombra roja, pero poco tenía que ver su vestido Dior con la temática del evento. Poco ayudó a la causa la malla que usó sobre su cabeza, similar a la que ocupa en la publicidad de la marca.

Ashley Olsen, en tanto, parecía que iba a un encuentro de meditación, o simplemente a cambiar las sábanas. La actriz y diseñadora terminó usando algo similar a una sábana naranja y un cabello sin peinar.

Linda Evangelista, en tanto, perdió la carroza y no llegó a la fiesta de Cenicienta, sino que terminó en el Met Gala con un vestido que ni la supermodelo pudo lucir.

Lo peor

La actriz Kerry Washington es una de las mujeres con más estilo en Hollywood, pero no logró dar la nota alta con su vestido Vera Wang morado y con diseños. Los guantes largos y la cola de tul negra no le hicieron ningún favor.

Cameron Díaz tiene un cuerpo que ya nos quisiéramos mujeres 20 años más jóvenes que ella. Pero la sensual actriz cubrió sus curvas y se sumó años con un vestido azul de Stella McCartney. Lo mejor, eso sí, es el cinturón con puntas que usó.

Madonna, Madonna, Madonna. La cantante dejó los pantalones en casa, se puso unas medias rotas, unos zapatos rosados, una chaqueta con tachas y una peluca en bob. Punk sí, pero poco apropiado y algo triste.

Kim Kardashian sigue sin manejar el look maternal. La personalidad televisiva se sumó otros 20 kilos con un vestido floreado de manga larga y cuello alto. O sea, todo lo que una embarazada debe evitar para estilizarse.

Elle Fanning es una de las actrices más prometedoras del momento, pero su vestido Rodarte quedó arruinado por un maquillaje desordenado y sucio, que llevó el tema punk a niveles satíricos.

El look que llamó la atención

Mención honrosa para la cantante Katy Perry, que hasta una corona se puso para asistir a este evento. La intérprete de Wide Awake se habría inspirado en nada más ni nada menos que la histórica Juana de Arco.

 

 

Revisa imágenes de las otras celebridades en nuestro board de Pinterest

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.