*


jane portada

La historia de Jane Juska, la mujer que puso un anuncio para tener sexo a los 67 años

La inusual experiencia de esta profesora de inglés se convirtió en un exitoso libro y también en toda una lección de vida.

Por Soledad Reyes

Acaba de morir a los 84 años. Si hablamos de Jane Juska lo más probable es que sean pocos los que la conozcan.

Sin embargo, su historia es fascinante, digna de ser transmitida, sobre todo pensando que Jane deja un legado de tres libros y una experiencia para ser contada.

Resulta que a sus más de 60 años, esta profesora de inglés decidió poner un anuncio en una revista literaria. “Antes de cumplir 67 años el próximo marzo, me gustaría tener muchas relaciones sexuales con un hombre que me guste. Si quieres hablar primero, Trollope me va bien”, escribió, según consignan en la web de Vanity Fair, donde además comentan el origen del hecho.

“Todo surgido porque no quería pasarse el día pensando ‘¿Qué pasa si no vuelvo a acostarme con un hombre nunca más?’”, señalan en la misma web, donde además revelan parte de su historia.

“Lejos del glamour, Jane era una profesora de inglés jubilada cuya vida había sido tan vulgar como poco apacible y feliz. Divorciada desde el 72, había criado a su hijo en California sin ayuda de su ex marido, sumergiéndose en una espiral autodestructiva de comportamientos erráticos, adicción al alcohol y aumento desordenado de peso en hasta 30 kilos. Su hijo Andy había huido de casa para alejarse de ella, y solo tras muchos años de psicoterapia había logrado volver a tener una existencia estable y una buena relación con él. Durante tres décadas de su vida Jane se había centrado en el trabajo de profesora de inglés y sus relaciones con los hombres habían sido escasas, esporádicas y poco satisfactorias”, indican.

Jane siendo entrevistada en el programa de Charlie Rose. Imagen: pantallazo

Jane siendo entrevistada en el programa de Charlie Rose. Imagen: pantallazo

Es por eso que Juska decidió darle un vuelco a su existencia lanzándose a una experiencia que, hasta el día de hoy, puede resultar polémica.

“Vio la película de Éric Rohmer ‘Cuento de otoño’, en la que la protagonista se contacta con hombres mediante anuncios por palabras. Fue la mecha necesaria para prender en Jane, que se dio cuenta del poco sexo que había tenido en los últimos 30 años de su vida y de lo desgraciada que se sentía por no haber publicado nunca un libro. ¿La solución? Copiar la idea del film francés y matar con ello dos pájaros de un tiro”, dicen en Vanity Fair.

A partir de ese momento, Jane empezó a salir con los desconocidos que contestaron su anuncio. “Mi dentadura no es tan brillante como lo era antes, y lo que antaño estuvo firme ahora está flojo. Pero considerando todo esto tengo buen aspecto. A los 67 años, soy lo que podría llamarse una mujer fácil”, describió posteriormente en su libro A Round-Heeled Woman. My Late-Life Adventures in Sex and Romance, donde desmenuzó toda la experiencia.

“Sus citas y conductas sexuales son curiosas y pueden resultar aberrantes para algunos, pero precisamente por el hecho de existir, de ser una sexagenaria que habla de estar excitada, de conseguir un orgasmo y de acostarse con hombres de todo tipo de entre 32 y 84 años, resultan revolucionarias por cómo subvierten los cánones de los establecido, y hacen reflexionar a algunos de sus lectores sobre qué están haciendo con su vida… cuando lo que desearían es hacer otra cosa”, aseguran en Vanity, donde la recuerdan como toda una revolucionaria.

Antes de que su vida se extinguiera, Jane también relató parte de lo vivido al New York Times, donde regaló una de sus mejores conclusiones, revelando que una de las grandes sorpresas que le dejó el atreverse a publicar el anuncio fue “encontrar parejas intelectuales, lo que es tan excitante como el sexo o incluso más en ocasiones. Ser capaz de hablar con un hombre muy inteligente que te dice ‘valoro tu opinión sobre esto’. Cuando yo crecí tenías que rebajarte ante el hombre más cercano y mantener la boca cerrada. No tenía esperanzas de conseguir nada de esto. Esperaba ser asesinada o como mucho entristecerme al final. Pero nunca esperé llegar a tener amistades íntimas con hombres extraordinarios”.

¿Qué te parece su llamativa experiencia?

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.