*


3456

Estudio confirma que las mujeres son más infieles que los hombres: ¿Cuáles serían las razones?

Estudio señala que la tasa de mujeres infieles ha aumentado en un 40% desde 1990. Además, antropólogas afirman que la infidelidad es algo natural y se da por un tema de supervivencia genética.

Por Isa Luengo

Siempre se ha creido que los hombres son más infieles que las mujeres. Sin embargo un nuevo estudio viene a derribar esa creencia.

Según la investigación publicada por El Mundo seríamos nosotras las que engañamos más. El estudio encuestó a 500 hombres y mujeres sobre temas relacionadas a la fidelidad ¿el resultado? Las mujeres infieles llegaron a un 52% y los hombres se quedaron con el 48%.

Imagen: Copesa

Imagen: Copesa

Esto ha sido corroborado por la psicoterapeuta belga Esther Perel, autora de The State Of Affairs: Rethinking Infidelity, quien ha observado que la tasa de mujeres infieles ha aumentado en un 40% desde 1990.

Aunque no se tiene una respuesta concreta de por qué ha subido tanto el nivel de mujeres infieles, se pueden sacar algunas ideas de la tercera Encuesta Nacional de Actitudes Sexuales y Estilos de Vida de Reino Unido, que citan en el mismo medio español, donde después entrevistar a 6,669 mujeres y 4,839 hombres que aseguraron haber tenido al menos una pareja sexual en el último año “se descubrió que aquellas mujeres cuyas inquietudes distaban más de las de sus parejas experimentaban una falta de apetito sexual mucho mayor que la que reportaban los hombres en sus mismas circunstancias”, señalan en el portal.

Imagen: Copesa

Imagen: Copesa

Como consecuencia de lo anterior, el estudio reveló que las mujeres que llevan relaciones largas, puede que terminen perdiendo el interés por el sexo, en mayor cantidad que los hombres. Y si esto sucede, hay muchas posibilidades de que las mujeres comiencen a ceder ante la tentación de una nueva persona completamente distinta a la pareja.

En esa misma línea, el doctor en psicología social David Buss y su equipo de investigación de la Universidad de Texas concluían uno de sus estudios señalando que por un tema de genética, las mujeres podían manejar distintas opciones por si la relación fracasaba.

La infidelidad como algo cultural

Son varios los investigadores que señalan que la promiscuidad y el tener varias parejas viene de culturas antiguas por un tema de  supervivencia genética.

Imagen: Archivo Biut

Imagen: Archivo Biut

En ese sentido, la antropóloga Sarah Hrdy publicó que, a través de la promiscuidad femenina, “la hembra se protege contra la infertilidad del macho, mejora sus probabilidades de quedarse embarazada, incrementa sus opciones de tener una descendencia sana y construye una vasta red de apoyo al rodearse de varios machos que creen que las crías podrían ser suyas”.

Además su colega Helen Fisher, explicó que “sólo hay que fijarse en el resto de especies para darse cuenta de que la fidelidad no es sólo insólita sino antinatural”. Sólo el 3% de los mamíferos es monógamo y argumenta que es porque “la infidelidad es una consecuencia necesaria de los procesos químicos cerebrales”.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.