*


1

Diez formas de motivarte a hacer ejercicio, cuando no quieres hacerlo

No queda nada para el verano y ya es tiempo de que te pongas en forma. Revisa acá cómo darte ánimo, sobre todo si no te gusta hacer deporte.

Por Soledad Reyes

Sí, sabes que hacer ejercicio es bueno para la salud, que te ayuda a verte más linda y feliz, blá, blá, blá.

El problema es que, pese a eso, odias la más mínima idea de ejercitarte, ya sea porque te da flojera o porque definitivamente encuentras más entretenido salir con tus amigos.

Por eso, el sitio Vidaysalud.com recopiló diez consejos para ayudarte a salir de esa desidia eterna y tomarle el gustito al deporte. ¡Toma nota!

¡Vamos que se puede!

Nada es imposible

Tal como diría el Nico Massú: nada es imposible. Así que lo primero es entender que el cambio depende de ti y sólo de ti. “Nada sucederá si no cambias primero tu actitud”, afirman en la web de salud.

ejercicio

Creado por Predragphoto77 – Freepik.com

Analiza por qué odias el ejercicio

“¿Te da vergüenza como luce tu cuerpo, no te gusta transpirar frente a los demás, no tienes tiempo, te falta la ropa apropiada, necesitas un compañero de rutina, te resulta muy costoso tener acceso a un gimnasio o sientes que en experiencias anteriores no has visto demasiados resultados luego de tu esfuerzo? Una vez que identifiques las razones que te mantienen pegado(a) al sofá, será mucho más fácil combatirlas y motivarte a hacer ejercicio.”, aseguran en Vidaysalud.

La motivación es la clave

Ponte una meta: bajar de peso, verte más linda, estar con más energía. Una vez que la tengas, la motivación llegará sola. ¿Otro tip? Prueba diferentes tipos de ejercicios, hasta que llegue el que más te acomode y haga que te levantes de esa cama sin alegar.

Olvídate del gimnasio

Si tu problema es estar encerrada y rodeada de puros extraños que sientes que se burlan cada vez que intentas levantar una pesa, busca otras opciones, pero no abandones. “Puedes tomar clases de danza, salir a caminar o a correr con amigos, andar en bicicleta por tu barrio”, aconsejan en la misma web.

No culpes al tiempo

Seguramente la excusa más común para no ponerte en forma es que no te alcanza el tiempo. Pues bien, empieza a hacértelo. Todos tenemos un minuto del día que podemos destinar a estar más saludables, por ejemplo, en vez de quedarte cinco minutos más en la cama, levántate y empieza a moverte.

ejercicio

Creado por Freepik – Freepik.com

Si no puedes, no te desanimes

Si pasa que un día sabes que saldrás más tarde de tu trabajo y no alcanzarás a cumplir con tu rutina completa, no abandones tus ganas de hacer deporte. “Puedes hacer ejercicio en media hora y hasta cortarlo en recreos de 10 o 15 minutos por vez, que bien puedes intercalar con otras actividades, ya sea en casa o en el trabajo. Lo importante es perseverar”, afirman.

Todo sirve

Ve cada actividad del día como una oportunidad para poner en forma tu cuerpo: prefiere las escaleras en vez de los ascensores, camina en vez de manejar, sobre todo si vas a un sitio cercano, o aprovecha de apretar tus músculos mientras cocinas o jardineas.

Que el dinero no se interpongan

Sí, sabemos que los gimnasios son caros. Pero eso no debe desmotivarte. Aprovecha las plazas y parques cercanos o simplemente tu conexión a Internet. En Youtube existen infinitos videos con rutinas que puedes practicar en la comodidad de tu casa.

Busca algún partner

¿Te complica partir sola a correr a la calle? Busca una amiga que también quiera hacerlo o aprovecha la compañía, por ejemplo, de tu mascota. Todo vale. Incluso, si tienes hijos y ellos tienen que ir a fútbol en la semana, acompáñalos y mientras corre alrededor de la cancha. Así, nunca te sentirás sola.

Cultiva la paciencia

Entiende que los cambios no son de un día para otro, que todo requiere constancia y esfuerzo. Sólo así no querrás tirar la toalla tras tu primera semana deportiva, donde seguramente te dolerá todo y no reducirás ni un gramo. Ya verás cómo, al final del camino, terminarás enamorada de tus cambios y del ejercicio.

¿Por qué nos cuesta tanto motivarnos a hacer ejercicio? – Biut.cl

Algunos culpan a nuestros ancestros y también a nuestros genes. Es que motivarse a realizar una actividad física no es algo que se dé de un día para otro. Mientras algunos tienen una voluntad de hierro y se lanzan a correr de un día para otro, hay otros a los que les cuesta enormemente siquiera pensar en hacer algún tipo de ejercicio.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.
Grupo Copesa