*


dest

¿Por qué las bebidas con gas podrían hacerte subir de peso?

El gas de las bebidas sería un factor importante en la causa de la subida de peso en las personas. ¿Por qué? Acá te lo contamos.

Por Isa Luengo

Es común escuchar que las gaseosas nos hacen mal, que hay que tratar de evitarlas por su alto contenido de azúcar y que lo más recomendable es consumir agua. Pero esta vez la pregunta que se hicieron un grupo de investigadores es si el problema estaba sólo en la cantidad de azúcar o también el gas podría provocar más hambre en las personas, cuenta BBC Mundo.

Esa incógnita surgió luego de que, en el programa de la BBC “Trust Me I’m a Doctor”, vieran un estudio de la Universidad de Birzeit donde analizaron a unas ratas dándoles distintos tipos de líquidos: bebidas gaseosas, bebidas con azúcar pero sin gas y agua de la llave.

Imagen de Natthapon Ngamnithiporn para Free Pik.

Imagen de Natthapon Ngamnithiporn para Free Pik.

El resultado arrojó que las ratas que más ganaron peso fueron las que consumieron bebidas gaseosas, porque descubrieron que tenían un nivel mucho más alto de grelina, la hormona del hambre.

Experimento en humanos

Luego de este resultado, los de la BBC decidieron hacer su propio estudio en humanos con la ayuda de James Brown, de la Universidad Aston. Todos los que participaron fueron voluntarios.

La idea consistía en que todos llegaran con un porcentaje de grelina similar, por lo que se les pidió ayuno de 10 horas y en el laboratorio se les dio un sándwich de queso a cada uno.

Imagen: La Tercera

Imagen: La Tercera

“Una hora después, cada uno recibió una de las varias modalidades de bebidas para el estudio: unos consumieron un vaso de una bebida gaseosa y con azúcar, otros la misma bebida pero sin gas, agua gasificada y agua sin gas”, explican en la BBC y agregan que “diez minutos después, el investigador James Brown le tomó a cada uno de los voluntarios una muestra de sangre para medir los niveles de grelina en la sangre”.

El objetivo que tenía el investigador era evaluar las calorías que consumían después del experimento.

Posterior a esto, los voluntarios regresaron tres veces más al laboratorio y les dieron el mismo sándwich, pero cada vez lo alternaron con una bebida distinta.

Finalmente el experto descubrió que “los niveles de grelina eran 50% más altos en quienes habían tomado bebidas gaseosas”. Esto quiere decir que esas personas sintieron más hambre luego de tomar bebidas con gas y también agua con gas.

Imagen de Siraphol para Free Pik.

Imagen de Siraphol para Free Pik.

“Si tomas en cuenta las bebidas gaseosas y las sin gas, comieron en promedio 120 calorías más después de haber consumido las primeras en comparación con las últimas, y esto es un resultado bastante significativo”, explicó el investigador de la Universidad de Aston.

La razón de la subida de peso por causa del gas tendría dos explicaciones según el experto:

“Una es que después de consumir bebidas con gas, el dióxido de carbono se libera en tu estómago. Hay receptores químicos en el estómago que detectan esta sustancia y causan que las células de la parte superior de este liberen más hormonas grelina y eso te hace sentir más hambriento”, señaló.

Y la otra es que “el estómago se infla y se expanda y eso estimula a las células a liberar más niveles de la hormona del hambre”.

13 curiosos y desconocidos usos que le puedes dar a un refresco Cola – Biut.cl

Un estudio realizado el 2004 por el SERNAC , dice que las “bebidas cola son gaseosas elaboradas con agua carbonatada, coloreadas con colorante caramelo y endulzadas con edulcorantes […] Contienen, además, aditivos permitidos, como saborizantes, preservantes (benzoato de sodio, sorbato de potasio), acidulantes (ácido fosfórico, ácido cítrico) “.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.