*


Tiroide-destacada

Tiroides: Las señales que avisan que algo anda mal

Según datos de la última Encuesta Nacional de Salud, el 19,4% de los chilenos tendría algún tipo de enfermedad asociada a la tiroides.

Por Francisca Quezada

La tiroides es una pequeña glándula en forma de mariposa, que se ubica en el cuello, específicamente delante de la tráquea, bajo lo que se conoce como la “manzana de Adán”. Y es clave para la regulación de muchas funciones del cuerpo.

Sin embargo, según la última Encuesta Nacional de Salud 2009-2010 (pag 692), el 19,4% de la población en Chile tendría algún tipo de enfermedad asociada a la tiroides. De estos, sólo la quinta parte estaría en tratamiento, y un 46% de estos pacientes, tampoco tendrían un buen control de la enfermedad.

tiroides

Por esto conversamos con Lorena Mosso, endocrinóloga de la Pontificia Universidad Católica y miembro de la Sociedad Chilena de Endocrinología y Diabetes, nos explicó la importancia de estar atentos a cualquier problema que pueda afectar a esta importante glándula.

“La tiroides produce y libera hacia el torrente sanguineo las hormonas tiroideas, que tienen la misión de regular la velocidad del metabolismo que afecta las actividades de los órganos, como por ejemplo el corazón, cerebro y sistema digestivo. Además mantiene la salud de la piel, cabello, uñas,  músculos y nervios en buena condición. Incluso puede influir en la forma en que pensamos o sentimos y en la capacidad de memoria a través de la actividad cerebral”, explica la especialista.

ENFERMEDADES MAS COMUNES Y SUS SINTOMAS

Según la endocrinóloga, las enfermedades a la tiroides pueden existir desde el nacimiento, pero lo más común es que se generen progresivamente. Y las principales causas del mal funcionamiento de ésta, son su sensibilidad a enfermedades del sistema inmune y sustancia tóxicas.

“La presencia de autoanticuerpos que atacan a la tiroides es una de las causas más comunes que altera su funcionamiento. Como también los tóxicos presentes en el medio ambiente, la comida y los productos de uso diario, conocidos como disruptores tiroideos, explica Mosso.

tiroides

Imagen: La Tercera.com

Y para estar atentas a las señales que indican que nuestra tiroides puede estar funcionando mal,  es importante conocer los síntomas de las enfermedades más comunes que la afectan que la doctora detalla a continuación:

– Hipotiroidismo:

La falta de hormona tiroidea, genera cansancio, falta de animo y energía, fallas en la memoria y capacidad de concentrarse, sensación de frío, una frecuencia cardíaca lenta, la piel seca, estreñimiento, aumento de peso a pesar de no estar comiendo más o haciendo menos ejercicio de lo normal, retardos en el desarrollo o crecimiento en niños.

– Hipertiroidismo:

Se caracteriza por el exceso de hormona tiroidea. Esto genera nerviosismo, irritabilidad, problemas para concentrarse, hipersensibilidad, frecuencia cardíaca rápida y diarrea, problemas para dormir y disminución de peso sin causa aparente.

– Nódulos tiroideos y Cáncer:

Se trata de la aparición de una masa o nódulo en el cuello, en la zona donde está la tiroides. Si la masa es muy grande, puede causar dificultad al tragar y si irrita un nervio que va hacia la laringe, pude producir ronquera o dificultad al respirar, pero esto último es poco frecuente.

TRATAMIENTOS

La especialista Lorena Mosso asegura que las consecuencias de no tratar a tiempo estos problemas, dependerán del grado de la alteración y de las condiciones en que se encuentre cada persona.

“En el período de gestación es muy grave, porque puede afectar el embarazo y desarrollo del bebé. Por lo tanto, en mujeres, se debe estar atento en los periodos de fertilidad y embarazo”, explica. Y agrega que el riesgo de no tratar estos problemas en los niños puede desencadenar “hipotirodismo congénito que produce retardo mental infantil”, asegura.

tiroides

Imagen: Gentileza Pixabay.com

En el caso de no tomar en cuenta el hipertiroidismo, “las consecuencias pueden ser grave y provocar la así llamada tormenta tiroidea y arritmias”, advierte Mosso. Mientras que en el caso de los nódulos, la endocrinóloga explica que, “en su gran mayoría son benignos, pero deben ser evaluados, porque un 10% corresponden a cáncer”.

La buena noticia es que todas estas enfermedades tienen solución. “Para el hipotiroidismo el tratamiento es suplementar una pastilla con levotiroxina que suple la falta de hormona. Para el hipertiroidismo existen medicamentos que logran controlar el exceso de producción y se puede usar yodo radioactivo o cirugía. Y los nodulos deben ser estudiados para descartar que sean malignos y mantener bajo observación”, asegura Lorena Mosso.

ANUNCIOS

COMENTAR