*


Sin título-1

Cómo reducir las calorías de cinco platos, entre ellos la lasaña y los tacos

Se puede comer rico cambiando la forma de cocinar. Acá te explicamos cómo reducir un plato de 1060 calorías a 420.

Por Isa Luengo

Reducir las calorías de los platos puede tener varios beneficios, entre ellos mejorar la salud y bajar de peso. Pero es importante entender que para lograr esto no es necesario reducir la cantidad de comida ni pasar hambre, así lo afirma la experta en nutrición clínica Ángela Quintas, en El País y comenta que es muy fácil lograrlo, “cambiando la forma de cocción del plato o sustituyendo ingredientes por otros”.

Aplicando ciertos trucos en la cocina, se puede lograr un plato mucho más sano e igual de rico. Esto es lo que enseña Paula Norris, a través de su cuenta de Instagram. En las fotos muestra dos platos que parecen iguales pero uno tiene más calorías que el otro.

Tacos

Plato de la izquierda: 3 tacos pequeños, 1 cucharadita de aceite para cocinar, 1/2 diente de ajo, 1/2 cebolla, 200g de carne picada normal, condimento para tacos y hierbas, 1/2 tomates, 4 tomates cherry, 1/4 de choclo, 50g de palta, 40g de queso cheddar.

Plato de la derecha: 3 hojas grandes de lechuga, 1 cucharada de agua para cocinar, 1/2 diente de ajo, 1/2 cebolla, 100g de carne picada extra magra, 70g de frijoles rojos, 1 pequeña zanahoria rallada, condimento para tacos y hierbas, 1/2 tomate, 8 tomates cherry, 25g de pimiento rojo, 1/4 choclo, 25g de palta, 10g de queso parmesano.

Sobre este plato Ángela Quintas explica que  “la cantidad de calorías que tiene el primer plato es muy superior a lo que necesitamos en condiciones habituales”, y explica para el mismo sitio español que el truco para pasar de las 1.060 calorías a las 420 está en “eliminar los hidratos de carbono que aporta el pan del primer plato, cambiar el tipo de queso, elegir una carne con menos grasa y cocinar sin aceite”.

Lasaña

Plato de la izquierda (por ración): 150g de carne picada, dos cucharadas de aceite, 100g de nata, 40g de queso.

Plato de la derecha (por ración): 100 gramos de carne picada magra, agua para cocinar, 1/2 zanahoria mediana, 1/4 calabacín grande, 75g de ricotta, 25ml de leche, 12g de queso parmesano.

Ambos platos contienen (por ración): 1/4 de cebolla, 1 hoja de pasta para lasaña, 35g de salsa de tomate, 1/4 de tomates, ají, tomillo, orégano y perejil.

“Es una buena idea reducir las calorías de este plato tan rico que tanto nos gusta para seguir disfrutando de él”, afirma la especialista en nutrición. En este plato, Paula cambió la forma de cocinar de algunos ingredientes como la carne al eliminar el aceite. Además cambió la nata por tricota y leche y el tipo de queso también influyó en la reducción de calorías. El parmesano tiene más sabor, entonces se puede usar menos cantidad.

Carne con verduras

Plato de la izquierda: 175g de carne, 4 papas, 20g de espinacas, 40g de coliflor, 25g de calabacín, 25g de brócoli.

Plato de la derecha: 100g de carne, 3 papas pequeñas, 40g de espinacas, 100g de coliflor, 74g de calabacín, 60g de brócoli.

En este caso, los ingredientes son los mismos per cambian las cantidades. La especialista señala que “para una vida sedentaria, es más beneficioso tomar alimentos que nos den un gran aporte de vitaminas y minerales y reducir las calorías”, como se muestra en el plato de la derecha.

Fideos con carne

Plato de la izquierda: 180g de carne picada, una cucharada de aceite, 15g de parmesano, 1 taza de pasta.

Plato de la derecha: 1/2 taza de fideos de calabacín, 1/2 taza de pasta, 100g de carne magra picada, 1 zanahoria, 1 tomate, 5g de parmesano, cocinar con agua en lugar de aceite.

“El aporte calórico a base de hidratos de carbono hará que tengamos una digestión pesada, estemos más cansados y volvamos a tener hambre dos o tres horas después de comer”, dice Quintas y añade que “la cantidad de pasta en el primer plato es bastante desmesurada”.

Ensalada de pollo a la plancha

Plato de la izquierda: 300g de pechuga de pollo, mayonesa, bacon, tostadas horneadas con 1 cucharada de aceite, 15g de parmesano.

Plato de la derecha: 120g de pechuga de pollo, cebolla roja, tomates cherry, zanahoria, tostadas horneados sin aceite, 5g de parmesano. Para la salsa: 1 cucharada de yogur, 1 cucharada de mostaza de Dijon, ajo.

Muchas veces, al comer una ensalada pensamos en que comimos sano, sin embargo, Paula señala que “esta lleva tostadas, bacon y mayonesa y puede aportarnos casi 900 calorías”. En este segundo plato, la especialista agrega que ella le quitaría las tostadas de igual forma.

ANUNCIOS

COMENTAR