*


blonde-1503202_640

Sociedad Chilena de Cirugía Plástica asegura que filtros de redes sociales generan una trastornada realidad de belleza

Cirujanos plásticos identificaron por primera vez esta tendencia en la muestra anual 2017 de la Academia Estadounidense de Cirugía Plástica Facial y Reconstructiva.

Por Biut y Agencias

Según la Sociedad Chilena de Cirugía Plástica (SCCP), en Chile se realizan 18 mil cirugías a pacientes de diferentes edades. Y advierten que la cifra va en aumento. Es por esto que el organismo médico considera que el país está falto de regulación en términos de seguridad hacia los pacientes que se someten a cirugías con fines estéticos.

Desde la SCCP advierten que las distintas aplicaciones de redes sociales como Snapchat o Instagram, están brindando una nueva y trastornada realidad de belleza para la sociedad actual. Estas aplicaciones permitirían a las personas alterar su apariencia y ajustarse a un estándar de belleza que no es real y muchas veces inalcanzable.
selfie-465560_640

“Estas  apps hacen que las personas pierdan el contacto con la realidad, ya que esperan verse perfectamente arregladas y filtradas en la vida real también. A este problema se le conoce como Trastorno Dismórfico Corporal, y se trata de una preocupación excesiva por un defecto percibido en la apariencia, clasificado dentro de los trastornos somatomórficos ”, explica el Dr. Claudio Thomas, Presidente de la Sociedad Chilena de Cirugía Plástica.

El estudio anteriormente señalado, también arrojó que las personas que intentan mostrar una imagen específica de ellos mismos y que analizan y comentan en exceso las fotos de los otros, tendrían un mayor nivel de insatisfacción corporal y de autoestima.

Desde la Sociedad Chilena de Cirugía Plástica (SCCP), aseguran que los cirujanos plásticos están capacitados en estos conceptos y entienden el tema de cómo identificar este tipo de alteraciones, y de cómo repercuten en la sociedad. Han sido incorporadas las redes sociales en el uso actual de comunicación con los pacientes, por ende los especialistas están al tanto de este tema, que está relacionado con la modificación de la imagen y lo que significa para las personas su presentación frente a otras personas, por lo que pueden aconsejar de manera responsable y ética a todos sus pacientes.

“No es fácil darse cuenta cuando una persona tiene este problema, pero hay algunos detalles que muestran indicios de trastorno dismórfico, es ahí, cuando hay que derivarlos en el área de la psiquiatría”, finaliza el Dr. Thomas.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.