*


cancer

Inmunoterapia: En qué consiste el tratamiento contra el cáncer que suma cada vez más seguidores

Te contamos en qué consiste el tratamiento que podría ayudar a someterse a menos quimioterapias.

Por Isa Luengo

Calificada por algunos de revolución, la inmunoterapia consiste en reforzar las defensas del cuerpo frente a la enfermedad.

Dos inmunólogos ganaron el Premio Nobel de Medicina, el estadounidense James P.  Allison y el japonés Tasuku Honjo, por haber descubierto cómo provocar una  respuesta del organismo contra el cáncer, neutralizando algunas moléculas que  le impiden defenderse.

La inmunoterapia “está en pleno auge, es quizás la vía más importante descubierta recientemente para tratar el cáncer”, afirma el  investigador francés Pierre Golstein.

Imagen de rawpixel.com para Free Pik.

Imagen de rawpixel.com para Free Pik.

“Es una revolución equivalente a la llegada de los antibióticos”, se entusiasma Eric Vivier, investigador y director científico de Innate Pharma,  empresa de biotecnología francesa especializada en la investigación de este  tratamiento.

Esta técnica solo se halla en sus inicios y no funciona con todos los pacientes. Pero las expectativas son tales que la industria farmacéutica está  invirtiendo masivamente.

Hasta el pasado julio, había 800 ensayos clínicos en curso en el mundo y  más de 30 medicamentos en desarrollo, según un recuento de la American Cancer  Society.

Imagen de freepik

Imagen de
freepik

Para defenderse contra lo que es extraño en nuestro organismo, el cuerpo se  apoya en unos glóbulos blancos llamados linfocitos T.

Pero estas células llevan en su superficie unas moléculas llamadas  “inhibidoras”, que pueden frenar la eficacia de su acción si la persona sufre  cáncer.

La inmunoterapia consiste en neutralizar estas moléculas inhibidoras (dos  de ellas llamadas CTLA-4 y PD-1), utilizando proteínas llamadas anticuerpos. El objetivo: levantar estos frenos y permitir a los linfocitos defender el  organismo contra el cáncer.

La CTLA-4 fue hallada por Pierre Golstein y su equipo en 1987. “Pero son los laureados del Nobel quienes desarrollaron los anticuerpos  correspondientes”, explica Vivier.

“Estos medicamentos transformaron las perspectivas de numerosos pacientes a  quienes no les quedaba ninguna otra opción”, subraya el profesor Charles Swanton, de la asociación británica Cancer Research UK.

Imagen: Gentileza Pixabay

Imagen: Gentileza Pixabay

¿Exceso de entusiasmo?

Desde 2011, la FDA y la EMA, las autoridades sanitarias estadounidense y  europea, “aprobaron la administración de medicamentos de anticuerpos para el  melanoma metastásico, el cáncer de pulmón avanzado, el cáncer de riñón metastásico y para cánceres de otorrinolaringología y de la vejiga”, enumera la  profesora Laurence Zivogel, inmuno-oncóloga del Instituto Gustave Roussy, cerca  de París, primer centro de lucha contra el cáncer en Europa.

Aunque, pese a las esperanzas que despiertan, estos tratamientos “no son  completamente inofensivos”, según el profesor Golstein.

“Las células del sistema inmunitario que se activan pueden causar ciertas  manifestaciones auto-inmunes, cutáneas o contra algunos órganos endocrinos”, agrega, precisando que estos efectos indeseables pueden ser controlados.

Imagen de Dragana_Gordic para Free Pik.

Imagen de
Dragana_Gordic para Free Pik.

Más allá del cáncer, la inmunoterapia “provocó una revolución en el hecho  de plantearse la utilización del sistema inmunitario para combatir otras  enfermedades”, según el profesor Dan Davis, inmunólogo de la universidad de  Manchester (Inglaterra).

“Creo que por ahora solo vemos la punta del iceberg y que hay otros muchos  medicamentos en el horizonte”, confía.

Pero esta revolución es a veces interpretada con un exceso de entusiasmo  por los pacientes. En Estados Unidos, algunos enfermos piden a sus médicos ser  tratados de entrada con inmunoterapia en vez de quimioterapia, radioterapia o cirugía, incluso cuando los tratamientos convencionales son eficaces.

“Lo que me preocupa es que este entusiasmo nos lleve a ignorar otros  ámbitos prometedores en la medicina de precisión, la radioterapia o la  cirugía”, afirma el director médico del American Cancer Society, Otis  Brawley.

El profesor Allison, uno de los laureados con el Nobel, dijo este lunes en  Nueva York que la inmunoterapia no “reemplazará el resto”. “Formará parte de la terapia propuesta a casi todos los pacientes dentro de unos 5 años”.

Destacó que la financiación no debería únicamente versar sobre el  desarrollo de medicamentos. “Hay que continuar financiando la investigación  fundamental, es ahí donde surgen las ideas”.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.