*


leche

Leches enteras y semidescremadas: ¿Qué tan buenas o malas son para nuestra salud?

Experta en nutrición asegura que este tipo de leches no serían perjudícales para salud y enumera los beneficios de consumirlas.

Por Francisca Quezada

En los últimos años, se han generado diversos mitos respecto a los tipos de leches que ofrece el mercado y a los productos lácteos. Para algunos no son necesarios, para otros son fundamental. Pero ¿qué tan malos o bueno son estos productos?

Según detalla Danissa Rojas, académica de la Escuela de Nutrición y Dietética de la U. Andrés Bello, “la leche y los productos lácteos son parte integral de la nutrición humana y se consideran portadores de proteínas de alto valor biológico, calcio, ácidos grasos esenciales, aminoácidos, grasas, vitaminas liposolubles y varios compuestos bioactivos que son muy importantes para varios procesos fisiológicos”.

La nutricionista advierte que “existen diversos estudios en los últimos años, como los publicados recientemente en la revista Lipid in Health and Disease y en la European Journal of Nutrition, sobre los beneficios de la leche tanto como alimento nutritivo y sus propiedades antioxidantes”.

leche

La académica de la UNAB describe que “en estos artículos se resaltan las leches enteras como semidescremadas por su gran poder saciante, al tener un mayor contenido graso cuentan con más contenido de vitaminas liposolubles, como la A y D”.

Para la experta, “otra ventaja de estas leches es que al tener contenido graso la absorción de calcio en el hueso es mucho mayor, por lo que las grasas de estas leches no son perjudícales para salud, todo lo contrario, por lo que está demostrado que estas grasas saturadas no afectan la salud cardiovascular ni el peso”.

Pero ¿Qué pasa con la leche descremada?

Según la nutricionista “si bien tiene menos caloría, menos grasa, es menos saciante, posee menos vitaminas, pero no deja de ser una buena fuente de proteína”.

leche

Antioxidantes en las leches

Una propiedad importante de la leche es su capacidad antioxidante. Para Danissa Rojas, “esta capacidad se debe principalmente a los aminoácidos que contienen azufre, como la cisteína, el fosfato, las vitaminas A, E, los carotenoides, el zinc, el selenio, los sistemas enzimáticos, la superóxido dismutasa, la catalasa, la glutatión peroxidasa, los oligosacáridos de leche y los péptidos producido durante la fermentación y maduración del queso”.

La profesional agrega que “la actividad antioxidante de la leche y los productos lácteos puede mejorarse con la suplementación de fitoquímicos, mientras que se ha informado que los productos lácteos fermentados contienen una mayor capacidad antioxidante en comparación con los productos lácteos no fermentados”.

Finalmente, la académica UNAB concluye que “ninguna leche es mala, todo lo contrario, todas tienen propiedades que son beneficiosas para la salud. Depende de la preferencia de cada persona. El problema no se encuentra en las grasas que están en forma natural en los alimentos, sino en las grasas saturadas que se agregan a los alimentos procesados y a los azucares añadidos”.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.