*


A solas con Rodrigo Delgado

Por Camila Essus

La política, el éxito y la juventud no siempre son palabras que se complementan, pero Rodrigo Delgado, alcalde de Estación Central, está muy cerca. Con dos años y medio a la cabeza del municipio, su trabajo lo ha llevado a estrechar lazos a través de medidas sociales para la mujer y a proyectarse como una figura fuerte dentro de la política nacional. Aquí, un recuento de sus proyectos, familia y sello personal.

TRABAJO

¿Cómo comenzó tu interés por la política?
Llegue a la política básicamente por casualidad. Era compañero de colegio de Gustavo Hasbún, y él me invitó a trabajar a la alcaldía cuando salió electo a fines del 2000. Me integré a un proyecto bastante interesante, al que llegué desde un punto de vista más técnico, como psicólogo, a hacerme cargo de todas las políticas sociales de la comuna, un trabajo que siempre me ha apasionado.

Me fui posicionando en la comunidad y aparecí como un eventual candidato cuando Gustavo Hasbún se fue candidato al parlamento. Gané, y esa fue la primera elección que ganaba en mi vida. Dos años y medio después sigo aquí.

Hice el camino largo, un trabajo muy técnico y después hice un trabajo más político sin renunciar a mi esencia de psicólogo. En esto hay que buscar el equilibrio, uno no puede ser 100% político ni 100% técnico y creo que la experiencia me ha hecho estar desarrollándome así.

¿Cuál ha sido el mayor desafió que te ha tocado liderar como alcalde de Estación Central?
Me puse varios objetivos cuando llegué a la alcaldía, pero el mayor fue pasar de ser funcionario municipal, a ser alcalde. Eso supone un desafío en lo personal muy importante, porque uno tiene que pasar a ser el jefe máximo de un municipio y eso trae una carga emocional muy importante. Tienes que cambiar de la noche a la mañana la lógica de cómo te ves a ti mismo, cómo te ven los demás, y cómo tener que actuar, porque no es lo mismo llegar de afuera, ser candidato y ser alcalde. Es distinto ser por tanto tiempo ser funcionario municipal y al otro día alcalde. Eso fue el primer y gran desafío que tuve.

Después obviamente han venido más desafíos. Ahora el principal es renovar la infraestructura deportiva de la comuna, en eso estoy. Me comprometí con mis electores en ese minuto y acercar la municipalidad a la gente a través de distintos programas que lleguen más a la comunidad, al barrio, a la puerta de las personas.

Los establecimientos educacionales en toma dejaron millonarias pérdidas para la comuna ¿Cuál cree que es la alternativa más viable para superar la crisis educacional?
En este minuto, volver a retomar las clases. Yo creo que acá hay muchos alumnos que quieren volver, muchos apoderados que quieren que sus hijos vuelvan, no solamente porque se educan, sino porque muchos apoderados necesitan que sus hijos estén en el colegio para, por ejemplo retomar también sus trabajos. Hay mucha gente para la cuál los paros les han generado un trastorno en su vida diaria.

Yo creo que todos apoyamos a que la educación sea de calidad y ojala sea gratuita para las personas que así lo requieran para poder sacar adelante sus vidas, pero hay que volver en este minuto al sistema con los compromisos necesarios por parte del gobierno y los estudiantes para tener una agenda en común, a corto plazo que pueda generar una revolución en la educación.

Representa al ala más joven de la UDI ¿Sus proyectos apuntan a seguir una carrera política dentro del partido?
Muchas veces no me he sentido cómodo en la política, muchas veces he sentido que mi camino va por otro lado, pero lo que pasa es que en la política uno puede hacer cosas por la gente, y eso me gusta.

Yo no descarto ir a la reelección, porque creo que uno como político tiene que tener una evaluación por parte de la gente, de cómo lo hizo. Un proceso eleccionario es la mejor evaluación que uno tiene para saber cómo la gente está evaluando tu trabajo.

Creo que hay una nueva generación de políticos, parlamentarios y alcaldes, sobretodo dentro de la UDI, que vienen con una nueva forma de pensar y hacer las cosas. Me parece interesante que esas personas tengan cada vez más espacios, y ese es el gran desafío del partido: generar los espacios para que los jóvenes puedan tener la posibilidad de plasmar esas nuevas ideas desde cargos concretos.

Sin duda ser alcalde da la posibilidad de hacer cosas por la gente, por una comuna en específico, y yo creo que los políticos jóvenes han marcado una diferencia importante.

¿Cómo haz compatibilizado tu profesión de psicólogo con tu faceta política?
Yo siempre me dediqué a la psicología social comunitaria, eso es algo que desde la época de la universidad a mí me llamaba mucho la atención y era un bicho raro porque en ese minuto la psicología social comunitaria no era muy conocida. Realicé trabajo ligado a mi profesión durante los 8 años que estuve como Director de Desarrollo Comunitario.

Me tocó desarrollar una serie de planes y programas, políticas comunales, con diversos grupos dentro de la comuna y esa mirada desde mi profesión siempre está presente. En mi caso, creo que tiene más cosas a favor que en contra y creo que perfectamente uno puede tener esa mirada durante todo el tiempo que uno ejerza como alcalde.

Si te ofrecieran estar a la cabeza de un municipio ¿Cuál sería?
Yo no sería alcalde de otra comuna. Siempre lo he dicho porque siento una identificación con Estación Central. Son casi ya once años de mi vida dedicados a la comuna. No es menor. Casi un tercio de mi vida he trabajado aquí y es mi comuna, donde están mis amigos, mis afectos, donde conozco a la gente, donde sé las necesidades. La verdad es que no me imagino conociendo en detalle otra comuna siendo alcalde. Yo vibro cuando puedo sacar un proyecto para Estación Central.

Sí tengo un gran cariño por La Ligua, porque me crié allá antes de venirme a estudiar a Santiago. Me encantaría algún día poder hacer algo por La Ligua, nosé si desde la política, nosé si desde la empresa privada, pero tengo un gran cariño por esas ciudad.

En tu trabajo como Director de la Dirección de Desarrollo Comunitario, te dedicaste especialmente al cubrir áreas para las madres ¿De dónde viene ese interés?
Esta es una comuna donde la mujer jefa de hogar alcanza niveles por sobre el promedio nacional. Conversando con las mujeres en terreno, ellas siempre tenían una capacidad emprendedora que estaba oculta, y de alguna forma querían volver a insertarse en el mundo laboral pero no encontraban el espacio, porque o estaban criando a sus hijos, o por dedicarse a ellos había pasado mucho tiempo y habían quedado fuera de mercado.

Dada esa situación, yo cree un programa que apoyaba el emprendimiento de las mujeres y ese es uno de los resultados que a mí me tiene más orgulloso porque surgió con una persona que dispuso en ese minuto una persona y un teléfono. Hoy, es uno de los departamentos más grandes del municipio, proyecto que ni en mis mejores sueños imaginé que se convertiría en lo que es ahora.

Tenemos dependencias, infocentros, salas de capacitación y convenio para ellas. Son mujeres a las que les ha cambiado el rostro y la forma de mirar el mundo y han podido generar trabajos e ingresos con lo que están educando a su familia. La mujer de Estación Central necesitaba ese impulso y no me equivoqué y con el correr de los años me parece increíble haber partido de esa forma. Tenemos muchas mujeres microempresarias y que fue gracias a esa primera iniciativa que formamos.

FAMILIA

¿Cómo divides tu tiempo entre la familia y el trabajo?
Cuesta mucho. A mí en lo personal el trabajo social y el sector público me han traído cosas positivas y negativas. Haber llegado a ser alcalde es algo que valoro pero los costos personales también son altos. Uno tiene que dedicarle mucho tiempo, muchas veces duermo con el celular encendido por si hay un problema mayor y también los fines de semana uno tiene que estar disponible para la agenda y las invitaciones trabajo en terreno que uno tiene. Eso requiere de dos situaciones. Primero que uno como persona tiene que asumir, que su vida o trabajo es distinto al de sus amigos. Pero pese a eso, también supone que la gente que a uno lo rodea y lo aprecia dentro de su contexto, también tiene que entenderlo uno y eso es una de las cosas que más cuesta. Muchas veces amigos o gente de la familia se molestan porque uno se demora o no contesta una llamada.

Soy de los que piensa que tener cargos como el que me toca ejercer a mí es un privilegio, no por las cosas que uno puede acceder, es un privilegio al poder decir que mi trabajo impacta sobre 130 mil personas que constituyen la población de una comuna. Son costos que uno tiene que estar dispuesto a pagar para seguir adelante con una carrera tan linda como la de ser alcalde.

¿Qué característica no podría faltar en tu mujer ideal?
Tiene que ser una persona que sea partner, una mujer que me movilice, que me lleve más allá de lo que yo estoy dispuesto a hacer en algún minuto. La mujer que esté al lado mío tiene que ser una verdadera compañera, alguien que yo admire y también me saque de los esquemas.

En mi caso yo estoy muy ensimismado en el trabajo y necesito que de vez en cuando alguien rompa mis esquemas con actividades que me saquen de la rutina diaria. Es muy importante que sea una persona muy creativa. Además de ser muy femenina tiene que saber de alguna forma generarme actividades que me saquen del día a día.

ESTILO

Distinto de la imagen seria de alcalde, Rodrigo Delgado entre sus amigos es quien lleva las riendas del humor. Se define como bueno para la talla y amante de los deportes, especialmente del raquetball, que practica desde 1992. Además de tener este pasatiempo, disfruta del sushi y la comida peruana. A continuación, una reseña de su estilo personal.

Tipo de ropa que te acomoda más…
Soy muy distinto de la imagen seria de alcalde. Desde cómo me visto, qué hago y el tipo de relación con mis cercanos. Cuando puedo me pongo mis jeans. Trato de ser distinto.

Tu mayor virtud y mayor defecto serían…
La virtud yo creo que soy una persona que sé con lo que me puedo comprometer, y cuando lo hago, hago todo para cumplirlo. Si uno se anda comprometiendo por la vida con hacer muchas cosas, yo creo que en este tipo de cargos a uno le va mal. Entonces sé cuando se puede y cuando no se puede.

En cuanto a defectos yo creo que en este minuto tengo que tener claro que muchas veces siento que soy muy joven para las cosas y eso te pasa la cuenta. A veces me veo todavía como un niño a mi mismo y eso hace que me perdone cosas que ya no me puedo perdonar.

Tu lugar predilecto en Santiago es…

Me gusta mucho el circuito que se ha dado en Lastarria y el Barrio Italia, un polo bien entretenido de distintas actividades, cafés, restaurantes, muebles, ropa. Se está generando un barrio muy interesante, y a mí me gusta mucho ese concepto. Lo prefiero por sobre el mall, el tema de caminar y recorrer, y en estos casos más algunos lugares de Providencia, se da esa lógica de que tu puedas caminar y sentirte como en un barrio. Yo me crié en un pueblo y me gusta eso de caminar y recorrer, de tener contacto más directo con la gente.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.