*


Aumenta el número de trastornos alimenticios en Latinoamérica

Por Biut y Agencias

Los casos de trastornos alimenticios en Latinoamérica aumentaron durante la última década, revelaron hoy expertos que participan en un seminario sobre el tema en Miami (EE.UU.).

En el seminario titulado “Soy hermosa, libre de preocupaciones relacionadas con la comida y mi cuerpo” participan 12 especialistas de Colombia, Venezuela, El Salvador y Estados Unidos para intercambiar conocimientos y presentar testimonios de pacientes con el fin de identificar nuevos y mejores tratamientos.

Actualmente, nueve de cada diez personas que presentan desórdenes alimenticios en América Latina son mujeres.

México con más de un millón de casos conocidos encabeza la lista de países de la región con más trastornos alimenticios como anorexia, bulimia o trastornos por atracón (comer sin control y en exceso en muy poco tiempo).

Le siguen Colombia, con más de 800.000 diagnósticos; Venezuela con medio millón de casos y Argentina.

“El tema está tomando grandes niveles en Latinoamérica e incluso supera lo que pasa en EE.UU.. Erróneamente la gente piensa que los desórdenes alimenticios son un tema que sólo pasa en EE.UU., pero no es así. En nuestros países el problema supera lo que pasa aquí”, afirmó Claudia Pimentel, del Centro Oliver Pyatt.

Agregó que en ciudades como Medellín (Colombia) los problemas entre las adolescentes menores de 24 años son preocupantes.

“Medellín es la capital de la moda en Latinoamérica y esto origina serios problemas en las jóvenes modelos y en las que quieren serlo. Un 17 por ciento de las niñas de esa ciudad tienen algún tipo de desorden alimenticio identificado. Ese número es muy elevado”, añadió.

Pimentel afirmó que la anorexia -la falta anormal de apetito- es el principal problema alimenticio en los países de la región.

“Esta es la que puede causar más muertes, ya sea por los problemas de salud que puede ocasionar o en muchos casos por las conductas suicidas derivadas por la depresión o adicciones de sustancias como el alcohol o las drogas”, señaló.

Además del hecho de que una de cada cinco personas que sufren de anorexia puede llegar a morir, las consecuencias médicas más frecuentes y graves para quienes sufren de anorexia, bulimia u otro desorden alimenticio pueden ser de tipo cardiaco o renal.

También se puede presentar osteoporosis, producción exagerada de vello y hasta pérdida de la menstruación.

“Además la calidad de vida se disminuye y los problemas familiares se pueden agudizar por esta situación”, indicó la especialista.

La principal recomendación de los expertos es que los padres de familia ayuden a identificar el problema de sus hijas lo antes posible, dado que el problema va en aumento, aunque existen tratamientos muy efectivos y esperanza para cualquier paciente.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.