*


Cada día ocurren en Chile cinco violaciones

Por Biut y Agencias

El año pasado 1.832 personas fueron violadas en el país. 152 abusos sexuales ocurrieron cada mes y cinco violaciones se llevaron a cabo cada día.

Las crudas cifras fueron dadas a conocer por Gloria Requena, directora de ONG Activa, quien reveló que durante el 2010 ingresaron al poder judicial 17.776 casos de delitos sexuales.

La directora hizo un llamado a las autoridades a darle mayor prioridad a la prevención de delitos sexuales. “Aún falta mayor protección a las víctimas, en especial en las zonas rurales y mejorar la cobertura de los centros de atención de las Víctimas de Delitos Violentos del Ministerio del Interior”, explicó.

En la actualidad sólo existen 22 centros de atención a lo largo del país, por lo que no dan abasto para cubrir todas las necesidades que requieren las víctimas. “Nosotros queremos hacerle un llamado a la autoridad a que entienda el dolor de las víctimas. No basta con el apoyo emocional, necesitamos que ese apoyo vaya acompañado de recursos y mejores instalaciones”, señaló Requena a La Hora.

Las regiones que presentan mayores casos de delitos sexuales por violación son la Región Metropolitana, Biobío y Valparaíso. Juntas, concentran el 72,4% de los casos por delito de violación.

La Región Metropolitana es la más afectada con 1.056 violaciones anuales, es decir, cada día ocurren 2,9 violaciones. Dentro de ésta, la provincia de Santiago concentra la mayoría de los casos – sobre los 900 – seguida por las provincias Cordillera y Maipo.

En el ámbito de comunas, Puente Alto registró el mayor número de casos, con 85 violaciones ocurridas. Siguen Santiago, Maipú y San Bernardo.

Para evitar que este tipo de crímenes sigan ocurriendo, Requena recomienda entre otras medidas revisar los procesos judiciales y darles más celeridad y generar una política de financiamiento para temas de prevención.

PERFIL DEL VIOLADOR

Varios estudios se han realizado para detectar qué conlleva a una persona a cometer un delito sexual.

Pese a que las investigaciones difieren en algunos puntos, sí coinciden en otros: por lo general los agresores han tenido relaciones familiares abusivas, tienen una percepción muy desvirtuada del rol de la mujer, existe un consumo problemático de drogas y alcohol y ven la violencia como un medio aceptable para resolver conflictos o diferencias.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.