*


Chile tiene el más alto porcentaje de madres mayores de 34 años en Sudamérica

Por Biut y Agencias

El año 2009 fue clave en términos de fecundidad en el país: se registró la cifra más alta de nacimientos de los últimos nueve años, con 265.840. Un aspecto relevante detrás del aumento de la natalidad en ese período es el protagonismo de las mujeres mayores de 34 años. A tal punto, que Chile tiene el mayor porcentaje de madres de 35 años o más, de acuerdo con el Estudio Colaborativo Latino Americano de Malformaciones Congénitas, ECLAMC. La medición contempla todos los recién nacidos que pesaron 500 g o más, en el período 1995-2008.

El estudio muestra que el promedio de los países de la región para ese ítem es 11,3% y que Chile lidera la lista de las naciones que están por encima de ese nivel, con 14,4%. Le siguen Uruguay (13,6%) y Bolivia y Paraguay (ambos con 12%). Por el contrario, los países con menor proporción de madres mayores de 34 son Venezuela (7,8%) y Colombia (6,3%). “Más allá de si es una situación ideal o no, se trata de un proceso esperado por los años de estudio que tienen las mujeres de hoy”, comenta Julio Nazer, pediatra neonatólogo del Hospital Clínico de la Universidad de Chile y uno de los autores de la parte chilena del estudio.

En el otro extremo etario, Uruguay (15,6%) y Chile (17,5%) tienen los porcentajes más bajos de madres de 19 años y menos entre los nueve países de la región. El promedio para Sudamérica es de 19,7%. En relación con las edades recomendadas para ser mamá -entre los 20 y 34 años-, Chile está en el promedio de la región, con 68%.

Prioridad

La decisión de postergar la maternidad por parte de la mujer es una tendencia que se ha reforzado con los años. En 1990, las mujeres de 35 años y más representaban sólo el 10% de las madres y hoy son el 14,4%. ¿Las razones? La prioridad es allanar el camino de una carrera profesional y alcanzar el éxito en ese proyecto. Pero no se trata sólo de ambición personal. También de buscar las mejores condiciones al momento de dar paso al proyecto de familia. “Me educo, mejoro mi situación económica y después tengo hijos. Eso tiene como primera consecuencia que han mejorado las condiciones de vida de los recién nacidos”, dice Nazer.

Esta postergación no quiere decir que los hijos hayan perdido importancia. Se sabe que los hijos generan en los hombres una sensación de trascendencia. A las mujeres, en su realidad actual de trabajadoras y madres, les entrega la sensación de estabilidad ante la incertidumbre de la vida laboral.

Riesgos

Potenciar la carrera y buscar las mejores condiciones de vida para ser madre es una parte de esta realidad. La otra tiene que ver con la salud. Nazer dice que cuando una mujer toma la opción de postergar la maternidad sabe que tiene mayores factores de riesgo. “Creo que asumen ese riesgo, pero sería interesante estudiar más ese punto”.

De acuerdo al estudio, si bien Chile y Uruguay tienen las frecuencias más altas de madres de 35 años o más, su realidad es muy distinta respecto del síndrome de Down, patología en que incide el hecho de ser madre a avanzada edad. Chile tiene la tasa más alta de la región, 24,7 por 10.000 nacimientos, y Uruguay, 13,2 por 10.000. Nazer agrega un dato: el 24,7% de los niños con síndrome de Down en el país pertenece al grupo de mujeres de 35 años o más.

Pero en este estudio hay un alcance sobre ese punto. Si bien la edad de la madre es un factor de riesgo para esta patología, no es el único. ¿Cuál otro? El ECLAMC propone estudiar el factor étnico: las madres de origen hispánico tienen mayor riesgo de tener hijos con síndrome de Down y la composición étnica de Chile tiene influencia hispánica e indoamericana. La de Uruguay, en cambio, europea y africana. “La etnicidad es uno de los factores, además de la edad materna, pero pueden influir otros de tipo ambiental que podrían afectar a la madre. Por ejemplo, la exposición a radiación ionizante o a pesticidas”, comenta Nazer.

El pediatra agrega otro dato: un estudio revela una mayor prevalencia de síndrome de Down en Viña del Mar y Concepción que en el resto del país. Hasta ahora, está ese dato estadístico. Falta saber por qué ocurre.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.