*


Científicos alemanes creen haber encontrado el gen de la generosidad

Por Biut y Agencias

Un grupo de trabajo de la Universidad de Bonn dirigido por el catedrático de psicología Martin Reuter cree haber encontrado el gen de la generosidad, tras un estudio en el que participaron cien personas a las que previamente se les había practicado un test de ADN.

Las cien personas, según dijo hoy Reuter durante la presentación del estudio, fueron invitadas a realizar una prueba de retención de datos en las que tenían que aprender una serie de dígitos y luego repetirla de memoria.

Tras la prueba, cada uno de los participantes recibía cinco euros y se le daba la posibilidad de donar parte de esa cantidad para un fin benéfico.

“Los donativos eran anónimos pero nosotros sabíamos cuanto dinero había en la caja, por lo que podíamos calcular el monto de la cantidad donada”, explicó Reuter.

En el test de ADN los investigadores se concentraron en el llamado COMT-Gen que contiene el diseño para la generación de una encima que desactiva determinadas sustancias en el cerebro, entre ellas la dopamina.

Desde hace 15 años se sabe que existen dos variantes distintas del COMT-Gen: el COMT-Val y el COMT-Met, que estás distribuidos de forma bastante equitativa entre la población humana.

En las personas con la variante Val la encima trabaja de forma cuatro veces más efectiva, de manera que la dopamina es inactivada de forma mucho más rápida.

El estudio de la Universidad de Bonn demostró que esto tiene efectos en el comportamiento y las personas que participaron en el experimento y que tenían la variante COMT-Val donaron el doble de la cantidad donada por las que tenían la variante Met.

Es la primera vez que un estudio empírico muestra una correlación entre un factor genético determinado y actitudes altruistas.

No obstante, estudios con gemelos ya habían demostrado que los genes influían de alguna forma en los comportamientos altruistas.

El grupo de trabajo de Bonn se concentró en su análisis en el COMT-Gen debido a que desde hace varios años se sabe que la dopamina influye en el comportamiento social de seres humanos y animales.

Así, por ejemplo, la dopamina, junto con otras sustancias como la vasopresina, tiene influencia sobre el comportamiento sexual y la disposición a contraer vínculos.

Además, la dopamina tiene relación con la emocionalidad y con la tendencia a motivarse por estímulos exteriores.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.