*


Cinco consejos para combatir los hongos en verano

Por Biut y Agencias

Aunque las infecciones a causa de hongos (micosis), pueden manifestarse durante todo el año, la época de verano registra un aumento de los casos debido a la mayor humedad, sudoración y el uso de telas sintéticas, factores que favorecen su aparición.
 
Existen distintos tipos de micosis que afectan la piel o las uñas y según explica el Dr. Francisco Urbina, dermatólogo de Clínica Avansalud, la más común es la denominada “pie de atleta”, que se presenta con mayor frecuencia en deportistas expuestos a sudoración excesiva y/o al uso de zapatillas deportivas que contienen goma en las plantas.

“Se caracteriza por presentar maceración, descamación, picazón y formación de fisuras en los espacios entre los dedos de los pies e incluso puede extenderse hasta las plantas”, explica el Dr. Urbina. “La infección por hongos también puede aparecer en otras zonas húmedas o con pliegues, como las ingles o menos frecuentemente las axilas”, agrega el experto.
 
Otro tipo de hongos es la onicomicosis (infección por hongos de la uña), que origina cambios en la coloración de la uña con tonos que varían de blanquecino a amarillento o a marrón, acompañados de descamación como polvillo.
 
Además, durante los días de calor pueden aparecer hongos en personas obesas con pliegues redundantes, en las regiones bajo las mamas en las mujeres y en el pliegue interglúteo. “El denominado intertrigo candidiásico, una infección producida por Candidas,  se caracteriza por una maceración de un color rojo vivo -como cocedura- acompañado de picazón”, detalla el Dr. Urbina.
 
¿Qué medidas podemos tomar para eliminar la infección por hongos y bacterias en la piel? El Dr. Urbina entrega los siguientes consejos que podemos seguir en estos días donde las temperaturas sobrepasan fácilmente los 30 grados:
 
1.- Secar prolijamente después del baño las zonas de pliegues como axilas, ingles y los espacios entre cada dedo de los pies.
 
2.- Evitar el uso de calzado que contenga goma en la planta. Resulta mucho más barato comprar tres pares de zapatos buenos, de cuero y con suela por debajo -no goma-, que el tratamiento de una infección por hongos de las uñas de los pies.
 
3.- No pretender eliminar la flora normal de la piel. Respecto a las bacterias, nuestra superficie cutánea se encuentra colonizada por un gran número de ellas que constituyen la denominada flora normal de la piel. Dichos microorganismos nos protegen de infecciones más graves, por lo que pretender eliminarlos en base a productos antisépticos es absurdo (además de que tras de su empleo, inevitablemente, la piel rápidamente recuperará su flora normal habitual).
 
4.- Si tenemos hongos, debemos acudir a un especialista para recibir el tratamiento adecuado. En el pie de atleta puede bastar con un tratamiento tópico en base a una crema, pero en una infección por hongos de una uña el tratamiento de elección es oral y puede extenderse durante al menos tres meses. En pacientes adultos o muy medicados puede optarse por un tratamiento en base a una laca antimicótica.
 
5.- Los pacientes con factores predisponentes como diabetes o problemas circulatorios de miembros inferiores tendrán mayores probabilidades de que la micosis tienda a reaparecer. Un riesgo potencial de una micosis cutánea es que, por las fisuras que produce, especialmente entre los dedos de los pies, aparezca una sobreinfección por bacterias, especialmente estafilocócica, lo que originará una celulitis aguda o una erisipela, cuadros de mayor gravedad que la infección por hongos.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.