*


Columna de opinión: Amores incompletos… y recurrentes

Por Biut y Agencias

Con Danito nos conocemos hace cuatro años y durante esa misma cantidad de tiempo hemos estado “comenzando” una relación, la que nunca se ha concretado. Después de cada quiebre, algunos meses después, volvemos a reencontrarnos y a caer en este círculo. ¿Algún día se acabará nuestra historia? Llevamos demasiado tiempo así y creo que es el momento de definirnos y dejar este juego, dejar el miedo a un lado y aplicar el antídoto.

Nosotros hicimos que este amor fuera incompleto y por eso vuelve cada cierto tiempo. Ya me cansé de este juego y aplicaré el antídoto.

No sé qué me pasa con ese hombre, es algo químico, místico, no sé, pero para mí él es irresistible. No importa cuánto tiempo pase sin hablarnos, cada vez que retomamos el diálogo es como el primer día,  pura coquetería y un enamoramiento al más puro estilo de García Márquez. Las cosquillas en la guata no son simples maripositas, es algo que se retuerce dentro, mi corazón late de una manera impresionante, me pongo estúpidamente nerviosa y tengo la certeza de que a él le pasa, por lo menos, algo parecido.

Pero si nos gustamos tanto, ¿por qué nunca nuestra relación ha pasado al siguiente nivel?
La respuesta es simple, parecemos no entendernos. Él no me dice lo que piensa o siente y yo por miedo hago lo mismo. Así siempre terminamos amurrados, hasta el nuevo encuentro meses después.

¿Por qué no me puede dejar de gustar?
Con mis ex parejas termino y listo, ¡sería! Tras el típico duelo drámatico y un par de lágrimas está todo olvidado. Pero con Danito la cosa no es así, me siento de 17 y caigo enamorada una y otra vez.

Y el problema es el siguiente: Tenemos una química fuerte, nos gustamos mucho. Sin embargo,  no nos conocemos bien, seguimos siendo algo misterioso el uno con el otro y, entonces, nuestra relación sigue estando en esa etapa inicial de coqueteo y cosquillas en la guata.

¿Qué hacer? Si ya detecté el “problema” ahora me armaré de valor y aplicaré el antídoto.

En esta relación siempre tuve miedo de sufrir y por eso arranqué cada vez que se complicaba. Y él hacía lo mismo cada vez que algo le molestaba de mí. No hacíamos nada por arreglarlo y ver qué pasaba. Nosotros hicimos que este amor fuera incompleto y por eso vuelve cada cierto tiempo. Ya me cansé de este juego y aplicaré el antídoto. ¿Cuál es? Jugármela y completar esta relación, darle un final, feliz o triste pero un final. Esta semana tenemos nuestra “primera cita”  de este reencuentro versión junio 2011, voy decidida a aplicar el antídoto, veremos qué pasa.


Historias anteriores de Lulú

 

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.
Grupo Copesa