*


¿Cómo evitar enfermedades por baño en piscinas?

Por Biut y Agencias

La micosis, impétigo, forúnculos y herpes son algunas de las infecciones que pueden contraerse en piscinas. El director del Departamento de Dermatologí­a del Hospital Clí­nico Universidad de Chile, doctor Juan Honeyman, alertó que éstas son las enfermedades infecciosas más frecuentes.

“La micosis tiene que ver con una infección por hongos más conocida como tiña. El impétigo, en cambio, es una infección por bacterias en zonas ya infectadas y se caracteriza por producir manchas con aspecto de miel de abejas (pus), en cambio los forúnculos son infecciones por estafilococo y se detecta por ser una hinchazón dolorosa”, explicó el facultativo.

El especialista señaló que todas estas infecciones que producen enfermedades a la piel son totalmente evitables, y además,enfatizó que el contagio no sólo se desarrolla en las piscinas, sino también en otros lugares, pero, durante esta época es donde más precauciones se deben tener ya que su transmisión es a través de los pies descalzos.

Por lo general, los lugares en donde es más frecuente contagiarse de estas infecciones son aquellos en que las personas se lavan los pies, las duchas y sanitarios.

El especialista recomendó que “si la persona va a circular por estos lugares es importante que utilice chalas o calzado adecuado, para no estar en contacto directo con las superficies húmedas en donde otras personas anduvieron con dichas infecciones”.

Para evitar el contagio es importante mantener la piel limpia y seca, ya que los hongos se proliferan en zonas húmedas.

El médico alertó sobre el cloro, que también dijo, puede hacer mal. “Este causa resecamiento de la piel y puede desencadenar alergias en personas sensibles. Si el problema fuera solamente la piel seca, lo importante es usar hidratantes luego del baño. Beber mucho lí­quido también ayuda”, dijo.

Algunas medidas preventivas

– Ducharse antes de entrar a la piscina y bañarse inmediatamente después de salir.

– Usar gafas para piscina con el fin de evitar tanto la conjuntivitis como inflamación por el exceso de cloro.

– Tener cuidado con el uso de las toallas. Secarse bien el cuerpo al salir de la piscina.

– Usar siempre sandalias tanto en las inmediaciones como en las duchas.

– No tragar el agua de la piscina y tratar de evitar que entre a la boca.

– Lavarse las manos con jabón y agua después de ir al baño.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.