*


Conoce los alimentos funcionales

Por Pía Fouilloux

No es novedad que para tener una vida más saludable, debemos tener una dieta equilibrada y balanceada. ¿Pero qué pasa cuando tenemos problemas como colesterol alto o diabetes y no podemos consumir todos los alimentos que nos gustarían? Para estos casos específicos, existen los denominados alimentos funcionales.

Carla Leone, Nutricionista de Benecol, explica que los alimentos funcionales “son alimentos que contienen un ingrediente que le agregaron y que es capaz de demostrar una acción que aumente el bienestar de un individuo o que disminuya el riesgo de una enfermedad”. Además de aquellos que son modificados, podemos encontrar alimentos funcionales naturales.

La especialista señala que este tipo de alimentos existen desde hace décadas “pero en los años 90 surge más el concepto de los alimentos funcionales lo cual ha hecho que se investigue más, lo que ha promovido la formulación de productos con características específicas” y destaca, por ejemplo, el desarrollo de productos con prebióticos, probióticos y fibra.

Otro ejemplo es el de las enfermedades cardiovasculares. El 64% de los hombres y el 46% de las mujeres chilenas padecen de riesgo cardiovascular alto, siendo esta enfermedad la primera causa de muerte en Chile. “El país se vio en la necesidad de generar ciertos productos que disminuyan, en este caso, el colesterol LDL (colesterol malo). En Chile existe el estanol vegetal que es un compuesto que hace que se reduzca este colesterol”, señala Leone.

Para tener de antecedente, este tipo de alimentos lo pueden consumir cualquier tipo de persona pero siempre consultando antes a un especialista. Además, no está ligado directamente con la disminución de peso, pero sí, a la larga, mejorará tu calidad de vida al reducir, por ejemplo, el colesterol alto.

Ejemplos de alimentos funcionales


La lista de productos modificados es larga, pero ejemplos más comunes son los huevos enriquecidos con omega 3 que ayudan a reducir el riesgo de problemas cardiacos. La leche y el yogurt ahora vienen con cultivos probióticos que facilitan la digestión y ayudan a proteger la flora intestinal. También podemos encontrar lácteos con estenol vegetal que reducen el colesterol (Benecol) lo que disminuye el riesgo de problemas cardiacos.

No sólo son productos modificados, también podemos encontrar alimentos considerandos dentro de este grupo que son naturales como el ajo y la cebolla que, según explica Carla Leone, “están asociados a disminuir el riesgo de cáncer”. En este grupo también encontramos los porotos que presentan un alto contenido de fibra dietética o las semillas de linaza presentan concentraciones importantes de antioxidantes.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.
Grupo Copesa