*


Consumo de antioxidantes durante embarazo ayudaría a prevenir obesidad en hijos

Por Biut y Agencias

Una de cada tres mujeres embarazadas en Chile tiene obesidad, según las cifras del Ministerio de Salud. Una condición que no sólo afecta a la madre, sino también al hijo que está por nacer. Si la madre tiene una dieta alta en grasas y carbohidratos durante la gestación, su hijo tendrá un mayor riesgo de desarrollar estrés oxidativo, una situación que aumenta su predisposición a desarrollar obesidad y diabetes.

La buena noticia es que una dieta saludable durante el embarazo también tiene efectos directos en el niño en gestación. Un estudio del Hospital de Niños en Filadelfia, en Estados Unidos, mostró que un alto consumo de antioxidantes antes y durante la gestación previene la obesidad y la resistencia a la glucosa en los descendientes.

La investigación fue realizada en ratones hembras de laboratorio, a las cuales se les dio una alimentación similar a la dieta occidental de los humanos y a la mitad de ellas se le agregó antioxidantes en su alimentación. Los científicos mantuvieron este régimen hasta que las ratas tuvieron crías, a las cuales examinaron.

De esta manera, descubrieron que en las ratas alimentadas con la dieta occidental, la inflamación y el estrés oxidativo se incrementaron en la primera etapa de gestación, durante el desarrollo de los fetos y una vez que las crías nacieron. Mediciones a las dos semanas y a los dos meses de edad demostraron que estos roedores tenían alteraciones en los genes que promueven la acumulación de tejido adiposo de lípidos.

La adición de suplementos antioxidantes en la dieta occidental, suministrada a una mitad de las ratas, logró reducir en sus crías el estrés oxidativo, los niveles de adiposidad y mejoró su tolerancia a la glucosa. “Este resultado sugiere que si logramos prevenir la obesidad, el estrés oxidativo y la inflamación en animales embarazados, podremos prevenir la obesidad en su descendencia”, comentó Rebecca Simmons, neonatóloga del Hospital de Niños de Filadelfia y autora del estudio.

El estrés oxidativo es una condición en la cual aumenta la producción de moléculas, como los radicales libres, que producen daño en el organismo y éste no es capaz de controlarlas. La obesidad durante el embarazo no sólo aumenta el estrés oxidativo en la descendencia, el cual causa inflamación, sino que también altera el metabolismo durante la gestación.

Las mujeres embarazadas con sobrepeso u obesidad tienen niveles de azúcar más altos en su sangre, los cuales transfieren a sus hijos durante la gestación, lo que produce en los niños una producción de insulina mayor a la normal. El exceso de esta sustancia hace que los niños ganen mayor cantidad de grasa que de músculo. Un estudio realizado en 2009 por el Inta de la U. de Chile reveló que a los dos años de edad, un 30% de los niños y niñas de Chile ya tiene sobrepeso u obesidad.

Los resultados aún no han sido confirmados en humanos, pero el presente estudio sugiere que el consumo de alimentos ricos en antioxidantes, como frutas rojas, aceite de oliva, nueces y té durante el embarazo puede prevenir el estrés oxidativo y, por lo tanto, evitar la obesidad en el hijo en gestación.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.