*


Esclerosis múltiple: Enemigo cercano a los 30

Por Camila Essus

La esclerosis múltiple afecta a personas jóvenes, especialmente a mujeres en plena etapa productiva de la vida, razón que ha elevado su impacto social a nivel mundial. Si bien se desconocen los agentes específicos que la desencadenan, el Dr. Mario Rivera, Jefe del Departamento de Neurología de Clínica Dávila, conversó con Biut y entregó algunas claves sobre cómo cuidarse y tratar esta enfermedad.

Según el especialista, el origen de esclerosis múltiple radica en el desarrollo de una respuesta autoinmunitaria dirigida principalmente contra el recubrimiento mielínico de las fibras nerviosas de este sistema. Esto significa que su repercusión se manifiesta en el cerebro, la médula espinal e incluye al nervio óptico.

Entre sus factores existen indicios claros que su desarrollo se da por motivos genéticos y raciales, condición que resulta más propicia en la población blanca, especialmente en europeos. En el caso de Chile, se presentan altas tasas de prevalencia en la Región de Antofagasta  y Magallenes, que se explica principalmente por la alta presencia de europeos y personas de origen yugoslavo.

Entre los factores ambientales que se le asocian a la esclerosis múltiple está la latitud (a mayor latitud mayor riesgo) y la falta de exposición a la luz solar, determinante de la conversión de la vitamina D, potente protector inmunológico. Este factor es propio de la falta de exposición a la luz solar en las zonas frías.

Atención con sus síntomas…

La esclerosis múltiple es una enfermedad muy heterogénea, por lo que puede afectar a cualquier zona del sistema nervioso central y la diversidad de sus síntomas es muy compleja. Resulta importante diferenciar en primer lugar lo que es tener por primera vez un cuadro sintomático que puede ser compatible con la enfermedad, de una enfermedad ya constituida.

En su primera etapa suele denominarse síndrome desmielinizante aislado, el cual, de repetirse o de existir demostración imagenológica (examen de resonancia magnética), pasa a constituir esta enfermedad.

Especial precaución deben tener las embarazadas. Si bien el embarazo tiene un efecto protector sobre la enfermedad, el período del puerperio es de mayor riesgo de ataques. El deseo de tener un hijo debe ser planificado con el médico tratante, ya que las terapias en ciertas terapias tiene un riesgo abortivo muy importante.

: Estadísticas. Si una persona tiene un síndrome desmielinizante aislado con una resonancia normal, la posibilidad de desarrollar una esclerosis múltiple es de un 10% a 20%. Si la resonancia es anormal, la posibilidad aumenta a un 80% a 90%. En general, se estima que un 60% de los síndromes desmielinizantes aislados se convertirán a esclerosis múltiple. La detección de estos casos tiene gran importancia para el manejo.

Otra forma de evidenciar los síntomas, es mediante su división en los tres grupos explicados a continuación:

  1. Aquellos en el cuál el existe compromiso inflamatorio del nervio óptico, conocido como neuritis óptica. Se caracteriza por pérdida aguda de la visión de un ojo. Generalmente su recuperación es espontánea. Se la considera como una manifestación de buen pronóstico. Pero, no todas las neuritis ópticas son por esclerosis múltiple.
  2. Los derivados de compromiso inflamatorio de la médula espinal. Estas manifestaciones pueden afectar a la sensibilidad (buen pronóstico) o a la fuerza (por ejemplo una paraplejia- mal pronóstico). Sin embargo, hay otras enfermedades inflamatorias muy parecidas en la médula espinal como la llamada neuromielitis óptica, que además compromete el nervio óptico y no tiene relación alguna con la esclerosis múltiple.
  3. Los producto del compromiso en el tronco cerebral, zona ubicada entre los hemisferios cerebrales y la médula espinal, desde la cual emergen todos los nervios que van a la región craneal. Síntomas característicos de esta zona pueden ser visión doble, vértigo y severa inestabilidad de comienzo agudo y larga duración.

Una nueva alternativa para la esclerosis

Los tratamientos para la enfermedad deben ser diferenciados en tres áreas:

El tratamiento del ataque o brote
Un conjunto de síntomas que haga pensar en un ataque o “brote” de esta enfermedad, ya sea por vez primera o por repetición de los mismos (“recurrencia”) se trata habitualmente con una forma endovenosa de los medicamentos denominadois corticoides. El usado universalmente es la metilprednisolona, que se dosifica en grandes cantidades por poco tiempo. Se repite cada vez que haya un nuevo brote o ataque de la enfermedad.

El tratamiento modificador de la evolución de la enfermedad
Desde el año 2003 aparece en el mercado una nueva generación de fármacos de la familia de los denominados anticuerpos monoclonales. El introducido para el tratamiento de la esclerosis múltiple es el Natalizumab, que estará disponible en Chile para su comercialización a partir de septiembre.

Es utilizado en las formas agresivas de la enfermedad, en casos en los que no hay respuesta a los interferones o cuando el paciente tiene efectos adversos que impiden el uso de los mismos. Hay ya pacientes que reciben esta terapia, en la forma denominada uso “compasivo” por no tener otra alternativa de tratamiento en una época en que no estaba la autorización sanitaria chilena para su comercialización.

La última generación de fármacos en uso, son las denominadas “terapias orales”, de las cuales el pionero es el denominado fingolimod. Dada la simplificación de la terapia es una alternativa  a considerar, aunque el inicio de su administración debe ser vigilado para pesquisa de eventuales efectos adversos.

El tratamiento sintomático
La última terapia es el llamado tratamiento sintomático. Esto se refiere a síntomas que presentan los pacientes como por ejemplo la Fatiga, la rigidez muscular denominada espasticidad, los síntomas urinarios como la necesidad de orinar a cada rato. Cada cual tiene su opción de terapia farmacológica adicional al tratamiento mismo de la enfermedad. Generalmente hay un equipo multidisciplinario encargado de las necesidades del paciente, que incluye, kinesiólogo, fonoaudiólogo, terapeuta ocupacional, psicólogo, psiquiatra etc.

Cuidados de la enfermedad ya diagnosticada

Hay varias maneras de hacerlo, una de ellas tiene que ver con el régimen alimenticio. Existe una dieta específica que se puede solicitar al tratante. Asimismo, la suplementación con vitamina D es aconsejable. Es muy importante no exponerse al calor ni tener fiebre, dado que son elementos que agravan los síntomas de la enfermedad.

Finalmente, el estrés también es un elemento agravante y no tan fácil de manejar, pero dentro de lo posible, evitarlo. Hay que considerar que al igual que la diabetes, son enfermedades que al principio no suelen ser tan incapacitantes, de tal manera que eso genera un exceso de confianza que hace abandonar la terapia y por ende acelerar el proceso evolutivo de la enfermedad, que una vez que ya genera incapacidad o secuelas, ya no es posible revertirla. La terapia debe ser permanente y llevada en forma controlada a fin de detectar eventuales efectos adversos corregibles con la pesquisa oportuna a través de los exámenes programados para tal eventualidad.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.