*


Estudio dice que siesta de 20 minutos mejora rendimiento en un 34%

Por Biut y Agencias

Muchas personas se han quedado alguna vez dormidas en su trabajo, lo que puede transformarse en una anécdota como en un grave problema. Este último fue el caso de cinco controladores aéreos de Estados Unidos quienes se quedaron dormidos al mando de la torre en un período de dos meses, lo que puso en peligro la seguridad de miles de personas que dependen de su labor. Aunque tres de ellos fueron despedidos, los episodios alertaron a las autoridades sobre la necesidad de contemplar el descanso dentro de la jornada laboral.

¿La solución?Mark Rosekind, experto de la Oficina Nacional de Seguridad en el Transporte de EE.UU. recomendó que los controladores tomaran una siesta de 26 minutos durante su jornada de trabajo. La recomendación se basa en un estudio de la Nasa -en el que Rosekind participó- que indica que tomar un descanso de esta duración mejora el rendimiento en un 34% y el estado de alerta en un 54%.

Expertos dicen que la siesta no debe durar más demedia hora para evitar caer en sueño profundo.

No es la primera vez que la siesta es avalada por la ciencia. Un estudio de la Universidad de California en Berkeley mostró que los estudiantes que duermen una siesta pueden mejorar en un 20% su capacidad de aprendizaje. Según los autores del trabajo, esto ocurre porque el sueño permite limpiar la memoria de corto plazo almacenada en el cerebro y dejar espacio para el ingreso de nueva información.

Cambios en el cerebro

Según explica Leonardo Serra, neurólogo del centro del sueño de la Clínica Alemana, conforme avanza la jornada de trabajo el cerebro va acumulando adenosina: un nucleótido encargado de producir el sueño, pues inhibe la actividad de las neuronas y provee una sensación de relajo. “Al dormir una siesta se reducen las concentraciones de adenosina en el organismo, con lo cual disminuye el cansancio y el sueño”, explica el especialista.

¿Cuál es el tiempo ideal de una siesta para recibir sus beneficios?
Aunque no existe consenso entre los expertos, los datos revelan que con 20 minutos es suficiente.

James Horne, del Centro de Investigación del Sueño de la Universidad de Loughborough, en Inglaterra, afirma a La Tercera que “la siesta no debe extenderse por más de 20 minutos”, ya que de otra forma pierde sus beneficios. Serra sostiene que el límite es la media hora, ya que a partir de ese período “hay más probabilidades de caer en sueño profundo”.

Cuando eso ocurre, explican los expertos, las personas sufren un fenómeno conocido como la inercia del sueño: tienen gran dificultad para despertar y una vez en pie se sienten extremadamente adormilados.

Un estudio de la Universidad de Colorado mostró que la inercia del sueño reduce la memoria de corto plazo y la capacidad de contar hasta dos horas después de despertar. Por lo que dormir más de la cuenta termina siendo perjudicial.

Sobre el mínimo requerido para una siesta beneficiosa, investigadores de la Universidad de Dusseldorf, en Alemania, afirman que apenas seis minutos son suficientes para mejorar la capacidad de procesar información y de memorizar. Aunque el neurólogo del centro del sueño de la Clínica Alemana afirma que lo óptimo es que una siesta dure como mínimo 10 minutos.

Aunque el lugar de trabajo no ofrece las mismas comodidades que la casa, Horne dice que para tomar una siesta reparadora solo es necesario contar con una silla reclinable y cómoda, un despertador y un ambiente medianamente tranquilo.

LAS CIFRAS

  • 10 minutos debe durar al menos una siesta, aunque un estudio propone sólo seis minutos.
  • 60 minutos pueden durar los problemas de memoria y funciones ejecutivas en quienes sufren inercia del sueño.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.