*


Evita caer en las típicas enfermedades veraniegas

Por Biut y Agencias

Así como las enfermedades respiratorias son comunes en invierno, también hay enfermedades que se dan con más frecuencia en verano. Con un poco de cuidado en nuestros hábitos alimenticios y de higiene podemos ahorrarnos muchas noches de desvelo y más de una molestia en nuestras vacaciones. Para ello, Carolina Sánchez, Subdirectora de la Escuela de Salud de AIEP, da algunas recomendaciones.

Infecciones intestinales

Suelen ser bastante comunes ya que, por las altas temperaturas, la gente ingiere alimentos frescos, como frutas y verduras muchas veces sin cocción o mal lavados. Otro factor es el calor, que acelera el proceso de descomposición de los alimentos. Algunos de los síntomas son la diarrea y el vómito, pero puede derivar en cuadros más graves como gastroenteritis, hepatitis y tifus, entre otros.

Un buen consejo es lavar bien frutas y verduras, preferentemente con una gotita de cloro, lo mismo pasa cuando sospechamos del agua que vamos a consumir, ésta debe ser hervida y se le deben agregar tres gotitas de cloro por litro. Lavarse las manos después de ir al baño y antes de comer es esencial.

Virus  Hanta

Muchas personas prefieren el campo para pasar sus vacaciones, lugar donde habita el ratón colilarga. Las recomendaciones son muy simples para prevenir el contagio que se produce al contacto con la saliva o las heces del animal.

Es importante ventilar los lugares que han permanecido por mucho tiempo cerrados, desinfectar a través de un aseo profundo utilizando mascarilla, guantes y cloro, y desmalezar al menos 30 metros alrededor del lugar, teniendo especial cuidado con la basura, para no atraer al roedor, enterrarla lejos de la casa y caminar por zonas pavimentadas o libres de maleza.

Otitis

El agua de las piscinas, ríos y lagos no siempre cuenta con todas las medidas de higiene adecuadas, por lo mismo suelen ser caldo de cultivo para gérmenes que pueden alojarse en el oído. Esta infección no es peligrosa, pero si dolorosa, entre sus síntomas está el dolor de oídos al mover la cabeza, al masticar y secreción de líquido, que pasados unos días puede ser de color amarillento.

Si presenta estos síntomas, es muy importante consultar con su médico por la posible necesidad de ingerir antibióticos.

Hongos

La humedad y el calor ayudan a su aparición, por lo mismo es importante secar bien los pliegues del cuerpo, los hongos producen escamas, fisuras dolorosas, irritación, picor e incluso mal olor.

Uno de los más comunes es el pie de atleta, una forma de evitarlo es no andar descalzos en piscinas o duchas públicas, así como lavarse los pies todos los días y secar bien entre los dedos, usar zapatos o calcetines que permitan la ventilación, ya que los hongos son muy difíciles de erradicar una vez que se contagian.

Insolaciones

Es en esta época del año cuando nuestra piel está más expuesta al sol y nuestro cuerpo pierde más líquido debido al calor y la sudoración, lo que puede generar insolación.

Los síntomas son dolor de cabeza cada vez más intenso, malestar general, nauseas, piel que se siente caliente y seca, pero no sudorosa, vómitos y pérdida de conocimiento, incluso puede llegar al coma en casos más extremos.

Lo ideal para estas altas temperaturas es tomar mucha agua durante todo el día para no deshidratarse, evitar las bebidas alcohólicas, té y café. Dejar las actividades deportivas al aire libre para antes de las 10 de la mañana o después de las 6 de la tarde, evitando una  prolongada exposición al sol.

Calambres Digestivos

Se producen cuando después de una comida sometes al cuerpo a un cambio brusco de temperatura, como ocurre cuando nos metemos rápidamente a la piscina, lo que es muy habitual entre los niños.

Esto puede provocar una falta de aporte sanguíneo al cerebro o al corazón, ya que el organismo tiene que mandar rápidamente sangre a la superficie para mantener la temperatura interna del cuerpo. Los síntomas son dolor abdominal, nauseas, vómitos, alteración del ritmo cardiaco y pérdida de conocimiento, lo que puede terminar en un accidente.

Lo ideal es esperar luego de ingerir alimentos contundentes, como las comidas, al menos una hora y media.

 

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.