*


Fertilidad v/s cáncer: Guerra contra la vida

Por Camila Essus

Muchos la catalogan como la epidemia del siglo XXI, y en efecto, el cáncer es una enfermedad cada vez más común dentro de la sociedad chilena. En el caso de la mujer, es aún más grave, porque la fertilidad puede resultar dañada de por vida. ¿Por qué? Los actuales tratamientos como radio o quimioterapia son procesos invasivos que dañan la reserva ovárica desde la primera sesión, y recobrarla, dependiendo de la edad en que se efectúe el tratamiento, es muy difícil.

“Las mujeres antes de los 35 años pueden llegar a tener sobre un 30% de probabilidades de recuperar su fertilidad, después es complicado porque la reserva ovárica disminuye con la edad”, afirma Carlos Troncoso, ginecólogo experto en reproducción, Director del Centro de Reproducción Asistida, IVI.

La radiación y algunos medicamentos específicos de la quimioterapia dañan a los folículos desde su primera etapa. La mujer podría quedar infértil a partir de la primera sesión de tratamiento.

El tema está en la cantidad y calidad de los óvulos que la mujer produce a lo largo de su vida. Se nace con alrededor de 2 millones de óvulos, luego de llegada la primera menstruación, este número se acorta a 400 mil y ya para los 40 años, la cantidad ha disminuido hasta 15 mil; por lo tanto luego de una enfermedad como el cáncer, la función ovárica se ve seriamente dañada si se busca un embarazo posterior a los 35 años. Además, con el tiempo los óvulos son de peor calidad y ello también termina afectando la posibilidad de procrear.

El cáncer es una enfermedad que altera varios aspectos del organismo, por ejemplo, los ciclos menstruales se ven pausados durante el tratamiento. 90% de las mujeres enfermas detienen su ovulación de forma natural y el deseo sexual de la mujer decrece debido a factores hormonales y psicológicos. Si bien este es un proceso largo y duro para las pacientes, hoy en día los médicos están más interesados en la calidad de vida posterior de la mujer que en simplemente salvarle la vida, debido a las altas probabilidades de sobrevivencia.

A favor de la vida

Diferentes técnicas han surgido gracias al aporte de la tecnología. Hoy, los aspectos más importantes a la hora de embarazarse y para mujeres con cáncer que busquen resguardar su maternidad futura son, según el doctor Troncoso informarse a través de fuentes médicas y realizarse los autoexámenes y controles periódicamente.

  1. Vitrificación de ovocitos: Es una técnica bastante nueva que se utiliza clínicamente hace cinco años, en la cuál los ovocitos son expuestos a una alta velocidad de congelación (-196° C) y luego guardados en una estructura igual a un vidrio de forma permanente. Los óvulos congelados pueden ser utilizados más adelante una vez acabado el tratamiento para superar el cáncer. Con este procedimiento, la tasa de sobrevida de la célula es superior al 95%, siendo el tratamiento más efectivo. La probabilidad de embarazo será prácticamente igual y los óvulos se conservan en el mismo estado que en la edad en que la mujer los vitrificó, por eso los especialistas no recomiendan usar los óvulos vitrificados pasados los 40 años.
  2. Congelación de tejido ovárico: Con este procedimiento se extrae parte de la corteza del ovario, tejido que se vitrifica, guardándolo a los mismos -196 grados, y a diferencia del proceso anterior, éste puede guardarse en caso de mujeres pre monárquicas. Se aplica a niñas más jóvenes, pero está indicado sólo cuando existe alguna patología y desde el punto de vista reproductivo es menos eficiente que la vitrificación de óvulos. Tiene la particularidad de que además de estar enfocado al punto de vista reproductivo, contribuye al soporte hormonal de la paciente. Para cuando el tejido vuelva a implantarse en la paciente, puede volver a recuperar su función reproductiva junto con su función hormonal.
  3. Uso de medicamentos: Tienden a frenar a los ovarios, es decir, dormirlos para que estén menos expuestos por la disminución de su metabolismo, a la quimio y radioterapia. Se llama uso de análogos de la GNRH.
  4. Transposición ovárica: Proceso a través del cual se sacan a los ovarios y llevan más arriba, de modo de levantarlos y dejarlos lejos del campo que va a ser expuesto a la radiación. Esto se hace mediante una cirugía paroscópica.
  5. Congelación de embriones: Método reservado para mujeres con pareja, pues se tiene que contar con el semen con el cuál se va a generar el embrión. Se realiza la misma estimulación ovárica que para la vitrificación de ovocitos con el semen del marido, los embriones resultantes son los que se guardan. Esta es una alternativa, pero el problema es que si la paciente no sobrevive a su patología oncológica, hay que resolver el problema ético de qué hacer con los embriones.

Una vez terminado cualquiera de los tratamientos anteriores, que ya se están comenzando a aplicar de forma simultánea a los pacientes, es vital ser responsable en la periodicidad de los controles para evitar la recurrencia de la patología cancerígena. “Si bien es recomendable hacer controles durante los primeros cinco años, las altas oncológicas son después de ese periodo de tiempo. Por lo tanto, la mujer no va a estar autorizada para embarazarse antes de cinco años”, concluye el especialista.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.