*


La diabetes y sus efectos ocultos

Por Biut y Agencias

La diabetes produce daño de los nervios (neuropatía diabética), tanto de aquellos encargados de la sensibilidad, como de los nervios motores. Una de las consecuencias es el mal funcionamiento urológico causando problemas físicos y psicológicos en quienes los padecen.
 
Disfunción eréctil. “La erección depende de múltiples factores, vasculares, hormonales y neurológicos todos ellos de igual importancia para conseguir una adecuada función eréctil y un satisfactorio desempeño sexual, en las personas diabéticas tanto los nervios como las venas y arterias se ven afectadas llevando a  la disfunción eréctil”, explica el urólogo Juan Carlos Castaño, quien forma parte del staff de investigadores de TENA.

Infección urinaria. “El mal control de la glicemia en la diabetes puede favorecer la presencia de infecciones urinarias permanentes, cuando la vejiga no logra vaciar completamente se produce residuos urinarios que permiten la proliferación de bacterias. Estas infecciones pueden ocurrir a cualquier nivel de las vías urinarias, pudiendo verse afectados riñones, vejiga o incluso la próstata, también pueden ser graves y poner en riesgo la vida de la persona”, advierte el especialista.
 
Vejiga neurogénica. “Se llama así al malfuncionamiento de la vejiga a causa de un trastorno neurológico. En el caso de la diabetes el compromiso neurológico se inicia en los nervios sensitivos y posteriormente los nervios motores. Los primeros síntomas que aparecen y los más frecuentes son los síntomas irritativos o de vejiga hiperactiva que son: aumento de la frecuencia urinaria en el día y en la noche y algunas veces incontinencia urinaria. Posteriormente ocurren los síntomas obstructivos que indican un mayor y severo compromiso de la enfermedad, estos síntomas se asocian a dificultad para orinar, pujo y retención urinaria. En algunos casos será necesario la colocación de una sonda vesical para resolver la retención urinaria”, concluye.
 
Es importante el control de los diversos factores de riesgo para prevenir estos trastornos. Las personas con altos niveles de glicemia o colesterol en la sangre, hipertenso, sedentario, obeso o fumadores están más expuestas.
 
Se pueden disminuir los problemas sexuales y urológicos manteniendo los niveles de glucosa, presión arterial y colesterol lo más cerca posible de la normalidad. Mantener una actividad física regular y un peso apropiado también ayuda a prevenir las complicaciones a largo plazo de la diabetes. Lo mismo la disminución y en posible erradicar el mal hábito del tabaquismo.

TAGS:

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.