*


Las 10 claves de la atracción y las relaciones que revela la ciencia

Por Biut y Agencias

1.    EL ESTILO CORRECTO DE BESAR
Expertos alemanes establecieron que hay una forma “ideal” de besar. Así, ahora se sabe que las personas son más propensas a inclinar su cabeza a la derecha cuando besan. El reporte publicado en Nature fue elaborado por expertos de la U. Ruhr, quienes entrevistaron a 124 pares de “besadores” y determinaron que 65% de ellos gira su rostro a la derecha. De acuerdo con los autores, este acto se origina desde el útero, ya que los humanos tienden a girar su cabeza a la derecha durante las últimas semanas de embarazo y los primeros seis meses después de nacer.

2. SONROJARSE ES LO MEJOR
Un reciente estudio realizado con primates terminó revelando que las mejillas ruborizadas son vitales en el proceso de conquistar a una pareja o de tener una cita.
Científicos de la Universidad de Stirling, en Inglaterra, descubrieron que los primates muestran mayor propensión a preferir a las parejas con rostros enrojecidos.
Según los autores, este factor también opera en humanos: la coloración es difícil de mantener cuando existen malas condiciones de salud, por lo que indica un estado corporal óptimo, tanto en hombres como en mujeres.

3. EL FACTOR VOZ

Al llamar a una persona para pedirle una cita, un buen consejo sería prestarle atención a su voz. Especialistas de la U. de Albany (EE.UU.) reunieron a 149 mujeres y hombrescon el fin de que analizaran el nivel de atracción de varias voces grabadas, en una escala de 1 a 10. Tras reunir datos sobre el historial sexual de las personas que realizaron las grabaciones, determinaron que aquellas voces que resultaron más sensuales pertenecían a las personas que se iniciaron sexualmente a una edad más temprana, tuvieron más parejas y eran más propensas a la infidelidad.

4. LAS MIRADAS MATAN
Cuando una mujer entra en una habitación se la considera más atractiva si dirige su mirada directamente a un hombre en particular. En el estudio realizado por la U. Dartmouth, EE.UU., los autores hicieron que varios hombres se sentaran y revisaran rostros de modelos cuyas fotos fueron alteradas digitalmente para que vieran directamente al participante ohacia otro lado. Al evaluar el rango de atracción de cada modelo, se determinó que las que apartaban la mirada eran menos atractivas. Esto indica que las impresiones se forman, en gran parte, por señalas no verbales.

5. EL CORAZON SI DUELE

Un informe de la U. de California, EE.UU., indica que el daño sicológico de una ruptura es tan intenso como el físico. Según el reporte, realizado con aparatos de resonancia magnética que monitorearon el cerebro de los participantes, dos áreas del cerebro que responden al dolor corporal también se activan cuando una persona enfrenta dolor social, como el que se produce al acabar una relación. Los expertos dicen que este dolor evolucionó como un factor motivacional que hizo a los humanos insistir en buscar una interacción vital para la supervivencia de los mamíferos.

6. EL AMOR NOS VUELVE LOCOS
Varios estudios muestran que enamorarse hace que los niveles de serotonina en el cerebro caigan fuertemente, lo que puede hacer que la gente se obsesione con su pareja, pues la presencia del neurotransmisor también es baja en los obsesivo-compulsivos. Enamorarse también eleva la hormona del estrés cortisol, alzando la presión sanguínea y alterando el sueño. Además, según la U. de Londres, cuando una persona mira a su nueva pareja, los circuitos neuronales que se encargan de los juicios sociales se ven suprimidos. En cierta forma, el amor enceguece.

7. LA IMAGEN EN EL ESPEJO
Al parecer, la mayoría de las personas deja traslucir aspectos narcisistas al elegir una pareja. Así lo muestra un reporte elaborado por la U. de Liverpool, que establece cómo el cerebro humano tiende a aceptar de mejor forma los rostros familiares. Los autores les pidieron a 200 personas que vieran varias imágenes de caras alteradas digitalmente, determinando que los sujetos preferían los rostros que les resultaban más conocidos, ya fuera el propio o de algún familiar. Esto, porque haría parecer que hay más probabilidades de que ambas personas se atraigan entre sí.

8. ATRACCION EN SEGUNDOS

Las citas suelen ser decisivas en cuestión de segundos. Al menos eso es lo que señalan expertos de la U. de Pensilvania (EE.UU.), quienes establecieron que las personas no requieren mucho tiempo para decidir si están interesadas en otra persona. La conducta de personas solteras indica que saben cuando alguien les atrae de forma casi inmediata. Al analizar 10.526 miembros de un portal que organiza citas rápidas, establecieron que bastan tres segundos para evaluar compatibilidad, evaluando factores como edad, altura y actractivo y descartando factores como religión.

9. LOS GENES NOS TRAICIONAN
La infidelidad no dependería de una mera atracción momentánea, sino que también tendría un factor genético. Este dato se basa en el análisis realizado por expertos de la unidad de investigación en gemelos del Hospital St. Thomas, en Londres. Según Tim Spector, director de la unidad, si un gemelo resulta infiel, las opciones de que el otro caiga en la misma conducta son de 55%. De acuerdo con el experto, no se trata de que exista un gen de la infidelidad, sino que es probable que existan varios genes que participan y que tendrían relación con la toma de riesgos y la personalidad.

10. EL HAMBRE ALTERA LOS SENTIDOS
Al conocer a una pareja, un factor como no haber ingerido alimentos puede alterar el atractivo. Sicólogos de las universidades de Nueva York y Stanford descubrieron que los hombres con más hambre prefieren a mujeres de mayor peso. A las afueras de un salón de comidas, cientos de estudiantes llenaron formularios sobre preferencias en una pareja. Los hombres que lo hicieron antes de entrar describieron a su mujer ideal con 1,36 kg a 1,8 kg más de peso  que los entrevistados después de haber comido. El hambre haría que los varones se fijen en señales de exuberancia.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.