*


Madres depiladas, mujeres felices

Por Biut y Agencias

La depilación cuando se es madre pasa a un segundo plano y algunas se van olvidando de esta importante rutina, que si bien no es desechada, si tiene una prioridad menor.

Pero la maternidad tiene distintas etapas, y en el siguiente artículo te ofrecemos útiles consejos sobre cómo actúan las madres primerizas, aquellas que llevan varios años lidiando con más de un hijo y esas que ya dejaron de criar, pero tienen una nueva preocupación estética.

Las primerizas

La madre primeriza vive toda una revolución y por lo tanto entrega todas sus energías en entender cuál es el papel que le toca jugar ahora, que una persona depende íntegramente de ella. Es durante este proceso, que se olvida de algunos aspectos físicos importantes, y deja de lado rutinas de bellezas antes aplicadas sin olvido.

“La depilación es una de las cosas que van olvidando, pero estas madres jóvenes, por lo general, olvidan o atacan con menos regularidad el rebaje. Esto es simplemente porque aunque ocupan mucho tiempo en su bebé, aún tienen espacios como para preocuparse de ‘lo que se ve’, como piernas o axilas, lo que todavía no dejan en el pasado”, explica Sheyla Centeno, del centro de depilación con láser de diodo Conlaser.

Lo común, según expertas del centro de depilación sobre el comportamiento de sus clientas madres, es que ellas opten por la depilación definitiva del rebaje, para erradicar de forma permanente el problema.

Las experimentadas

Sheyla cuenta que luego viene otra categoría, la de esas madres que tienen varios hijos y se ven superadas, que sólo tienen tiempo para su trabajo y el cuidado de la familia.

“Estas son las que están con los niños en el colegio y muy poco pueden pasar por acá o por cualquier otro centro de depilación. Prefieren la depilación casera, pero cuando ni para eso tienen tiempo, acuden a nuestro centro y sacan el problema literalmente de raíz. Ellas ya no alcanzan a ver otras partes de su cuerpo, como axilas y piernas y es lo que ahora nos piden que saquemos, casi como pidiendo auxilio”.

Las maduras

Este grupo de mujeres, que tienen más de 40 años, con hijos grandes que ya no dependen de ellas, claramente tienen mucho más tiempo y siempre están preocupadas de su depilación.

Sheyla Centeno, cuenta que desde este grupo, aparece un porcentaje importante de las que incluso buscan la depilación de rebaje reducido o brasileño y no hay problemas con las piernas ni axilas, ni otros partes del cuerpo. Sin embargo, los problemas hormonales que enfrentan las llevan a tener otros puntos débiles donde atacar y ese es el rostro.

“A ellas comienzan a salirle vellos en el rostro, que antes no tenían, principalmente en el mentón, lo que las aterroriza y ya no quieren usar cera, ni máquinas, si no que eliminarlos definitivamente. Por eso acuden a nosotras, porque no son muchos, pero sí que se ven muy feos”.

 

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.