*


¡Mantente saludable en el trabajo!

Por Camila Essus

Trabajar cerca de 8 horas sentadas frente al computador es la realidad de miles de chilenas. Es por eso, que buscando un mejor estilo de vida, grandes empresas están optando por brindar servicios complementarios de colaciones saludables y horas de ejercitación, para fomentar la armonía integral de los funcionarios. Aquí, una guía básica a seguir para mantener el bienestar físico y emocional en su jornada laboral.

Cuidar su salud, puertas adentro durante las más de 8 horas continuas que una persona está en el trabajo, no es una tarea difícil. No se trata de cambiar los hábitos sino de mejorarlos al estar expuesto a una rutina pasiva, como lo es el trabajo de oficina. Con simples cambios durante el día, su alimentación y digestión cambiarán de manera considerable y notoria. Tome nota de los siguientes consejos:

1. La recomendación general es tomar 8 vasos de agua al día, tres porciones de frutas y dos de verduras y en caso de ser mujer, ingerir tres porciones de lácteos.

2. Si su rutina tiende a ser sedentaria, debe moderar el aporte de los alimentos ricos en energía. Según la nutricionista Jocelyn Leichtnam, es importante no saltarse los tiempos de comida, y en caso de que entre uno y otro pasen más de cinco horas, agregar una colación. “La idea es que sea una colación con bajo aporte calórico, saludable y que no sea un tiempo de comida más sino algo rápido, como una fruta, un lácteo o para las personas que necesitan más aporte calórico, ambas cosas”, afirma la especialista. De esta forma, se cubrirán las necesidades de los distintos nutrientes que tenemos. Si se toma un lácteo, se cubrirá el aporte de calcio y en caso de la fruta las fibras o minerales.

Además, el snack a media mañana o entre comidas, ayuda a llegar al almuerzo con una menor sensación de ansías por comer, por lo tanto, generalmente las personas que consumen una colación, tienen tendencia a consumir menos aporte energético a la hora de almuerzo.

El aporte calórico de la alimentación debe disminuir a lo largo del día. Es recomendable una cena más liviana porque generalmente como uno se duerme, no se tienen las instancias para gastar esas calorías. Por el contrario, el desayuno puede ser un tiempo de comida más completo en todo sentido porque se rompe el ayuno y de empezar el día.

3. Respecto a cuántas calorías ingerir diariamente si lleva una vida pasiva, la nutricionista comenta que son varios los factores a considerar. Primero la edad, puesto que a medida que pasar los años el metabolismo es más lento. Luego el nivel de actividad física y el estado fisiológico. En este punto es importante considerar a las mujeres embarazadas, quienes durante los primeros dos semestres del embarazo deben consumir 130 calorías más que una mujer en condición normal, y en el último trimestre 300 adicionales debido a que es el periodo de mayor crecimiento del bebé. “Es muy importante cambiar esa mentalidad. Efectivamente una mujer embarazada no necesita comer el doble”, afirma Jocelyn Leichtnam.

Éstas medidas fueron implementas en Nestlé, y según la experiencia de la nutricionista, fueron cambios realmente buenos. “Uno pasa mucho tiempo en el trabajo, entonces por eso hay que aprovechar esos momentos para fomentar un estilo de vida saludable.”, aseguró Jocelyn.

                                                            IMPACTOS EN LA VIDA DIARIA

A través de la iniciativa implementada en Nestlé, se logró que las personas con Obesidad tipo 1 disminuyeran en 8 puntos porcentuales; en cuanto al grupo con sobrepeso, la disminución fue de un 16%. Asimismo, el porcentaje del grupo abordado que estaba con estado nutricional normal, aumentó en un 25% desde que se inició el programa.

El porcentaje de grasa de los participantes cambió. Al inicio, un 20% de ellos estaba en el grupo de personas con grasa asociadas a obesidad. Al finalizar el programa, este porcentaje disminuyó llegando a conformar solamente el 4% de los trabajadores.

Su circunferencia de cintura mejoró, quienes se encontraban en el nivel más alto de riesgo representaban un 20% del total y hoy llegan solo a un 12%.

Previo al programa sólo el 11% de los trabajadores consumía las 3 porciones diarias de fruta recomendadas; hoy esta cifra se ha doblado. En cuanto a la ingesta de lácteos, al final del programa se duplicó la cantidad de personas que consume 2 lácteos al día, y en cuanto al agua, se logró que 50% de los participantes cumpliese con el consumo diario de agua recomendado.

Angélica Valenzuela, Gerente comercial de comunicaciones Nestlé, confirmó finalmente que los hábitos aprendidos en el trabajo por parte de los funcionarios, fueron extensivos a sus vidas personales. “Debe existir una coherencia de nuestros hábitos alimenticios que se inicia en la casa, y así, facilitando un estilo de vida saludable, hemos visto como mejora el clima laboral y también la calidad de vida de nuestros funcionarios”, concluyó.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.